Los 3 elementos esenciales de una historia atractiva. Storytelling (2)

Tal y como dice el Dr. Nick Morgan, existe un tópico muy extendido sobre la estructura que debe seguir una buena historia que consiste en pensar que el storytelling consiste en un inicio, una trama central y un final. Esa descripción no es equivocada, pero puede aplicarse a una infinidad de cosas: a la declaración de la renta, a las canciones de David Bisbal, o a la cola del paro (aunque cada vez cueste más ver dónde está el final :-( ).

Por lo tanto, simplificar la forma de construir una historia en ese tópico es un gran error que puede conducirnos a relatos de lo más aburridos.

Así que, si eso no es distintivo, ¿existe algún otro elemento que no puede faltar en una buena historia?

En materia de estructura, Peter Guber propone tres elementos esenciales que deben estar presentes en toda historia atractiva: el reto, la lucha  y la resolución.

El reto

El reto tiene dos funciones principales: captar la atención y generar expectativas.

En primer lugar debe servir para captar la atención del oyente. Para ello debe ser un reto creible y lo más próximo a nuestro público objetivo. Eso significa que si buscamos un reto con el que el público se sienta identificado (o bien por haberlo vivido en primera persona o bien por la posibilidad de llegarlo a vivir) será más fácil que la audiencia sienta interés por cómo el protagonista de nuestra historia afrontó el reto que estamos proponiendo.

Pero el reto también sirve para generar las primeras expectativas sobre el desenlace. ¿Cuántas veces, mentalmente o de viva voz, no hemos hecho conjeturas sobre el desenlace de una película que acaba de empezar? Una vez se plantea el reto, nuestra mente empieza a elucubrar posibles soluciones y, generalmente, se decanta por una. Esas expectativas facilitan, en gran parte, el mantener a la audiencia atenta durante toda la historia.

La lucha

Narrar el proceso de lucha que el protagonista debe realizar para lograr el reto que hemos planteado ofrece al oyente una experiencia emocional. Nuestras neuronas espejo nos hacen vivir imaginariamente todos los periplos por los que pasa el personaje de la historia. Sufrimos con él, disfrutamos con él, lloramos con él…

Por eso hay películas en que nos echamos a llorar, en las que no podemos parar de reír, en las que acabamos enfurecidos o de las que salimos hipermotivados.

Esta lucha es la que asciende al protagonista a la categoría de héroe, otro punto clave del Storytelling.

La resolución

La resolución debe contener el factor sorpresa que genere en el oyente la dosis de emoción necesaria para llamarle a la acción.

El factor sorpresa es fundamental para mantener la atención durante todo el relato. Y la clave para que la sorpresa exista es la violación de la expectativa. Esas hipótesis de lo que va a pasar que nos creamos nosotros mismos al conocer el reto, deben incumplirse. De lo contrario, la historia sería completamente previsible y falta de interés. Si no, sólo hay que fijarse en las novelas y películas.

Los Pilares de la Tierra de Ken Follett, por ejemplo. Lo que me mantenía leyendo hasta altas horas de la madrugada a pesar de tener que trabajar el día siguiente era esa necesidad de saber si la historia se resolvía del modo que yo había imaginado. Y lo que más me fascinaba era comprobar, una vez tras otra, que la resolución final nada tenía que ver con mis expectativas.

Otro ejemplo es la película Memento, de Christopher Nolan . Esta película destaca por dos cosas. En primer lugar, por su efecto sorpresa. Pero también por ser un claro ejemplo de que una buena historia no tiene por qué tener un inicio, una trama central y un final, dispuestos en orden cronológico. No digo más por si alguien todavía no la ha visto.

¿Esto del efecto sorpresa significa que no podemos utilizar una historia conocida de ejemplo en una presentación?

Claro que podemos! Pero debemos procurar que se trate de una historia que contenga esos tres elementos, ya que el efecto que produjo la primera vez que nos la contaron perdura en el tiempo, porque nos emocionó. De lo contrario, no se podrías hacer películas basadas en novelas. Revivir o volver a escuchar una buena historia implica revivir las emociones que sentimos la primera vez.

Entradas Relacionadas:

Trackbacks

  1. […] El uso de historias en una presentación es uno de los recursos por excelencia. Funcionan especialmente bien si son personales. Hablar sobre algo que le ha pasado a uno mismo despierta la curiosidad de los demás y, con ello, su atención. Y, además, contar nuestra propia historia nos garantiza que nuestra presentación será diferente al resto. Y nadie mejor que uno mismo para contar de forma creíble su propia experiencia. Te invito a descubrir en este blog las claves del storytelling. […]

Responder a El héroe: 3 pasos para implicar al público en tu historia. Storytelling (3) | presentable.es Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *