6 técnicas de diseño para dirigir la mirada del público en tus diapositivas

¿Has asistido alguna vez a una presentación en la que el ponente utilizaba unas diapositivas tan repletas de información que no sabías exactamente qué es lo que tenías que mirar y en qué orden?

Si la respuesta es no, considérate un privilegiado.

Habitualmente, muchos presentadores sobrecargan tanto las diapositivas que dificultan al oyente la tarea de visualizar, discriminar, eliminar y elegir aquellos que más le interesa dentro de su campo visual para integrarlo a su memoria.

Debes tener en cuenta que todo el rato que tu público esté deambulando con la vista por la slide intentando averiguar qué significa cada cosa, será tiempo que dejará de prestar atención a tí y a tu discurso.

Como ponentes, necesitamos que nuestra audiencia se fije en cada momento en aquello que a nosotros nos interesa. De esta forma el canal visual se sincroniza con el auditivo y se potencia la comprensión. Sin embargo…

¿Existe alguna forma de dirigir la mirada del público hacia aquello que nos interesa?

Lo habitual, en el mundo occidental, es que, ante cualquier estímulo, nuestros ojos tienden a hacer un escaneo del estímulo visual de izquierda a derecha, en el mismo sentido que seguimos para leer o escribir.

Si queremos que sigan un orden distinto, debemos diseñar la slide con mucha intención. Y para ello podemos utilizar las siguientes técnicas de diseño.

1.- Espacio en blanco

La escasez de elementos sobre un fondo uniforme es una de las mejores maneras de resaltar el elemento que queremos que la gente mire. Sí sólo hay algo que mirar, no hay dudas sobre qué es lo que van a ver.

Espacio en blancoEsto significa que debemos utilizar imágenes con un fondo muy uniforme o bien eliminar el fondo de una imagen mediante algún editor de pago como Photoshop o uno gratuito como Pixlr.

En la imagen, el cubo Rubik es el primer elemento que capta nuestra atención, ya que aparte de haber mucho espacio en blanco, juega con la siguiente técnica: el color.

2.- Color

ColorHay ciertos colores muy llamativos que son capaces de captar la atención de las personas por sí solos. Según un estudio realizado por la Escuela Politécnica Federal de Lausanne (Suiza), el rojo es el color que mejor capta la atención, seguido muy de cerca por amarillo y verde. Otros colores como el naranja y el azul también son llamativos.

Para dirigir la mirada mediante el color necesitamos colocar estos colores más llamativos en la zona en la que queremos captar la atención, y dejar el resto de zonas con colores más neutros.

3.- Contraste

ContrasteCuanto más consigas que aquello que quieres que miren se destaque de lo que le rodea, más fácil será que lo vean.

Así que debes utilizar imágenes en las que el elemento principal mantenga un gran contraste con el resto de elementos. También puedes hacerlo tu jugando con los colores del fondo y del texto.

En la imagen, la oveja negra destaca por encima de las demás.

4.- Caras y ojos

caras y ojosLa atención se dirige, por lo general, a los rostros, las extremidades, los puntos más iluminados, las líneas o figuras geométricas. Existen estudios que demuestran que los rostros captan la atención de las personas. La presencia humana o animal en una diapositiva tiene mucha fuerza para dirigir la mirada si sabemos jugar con su rostro y sus ojos.

Los ojos de nuestro público buscarán inconscientemente hacia dónde miran los ojos de la persona o animal de la slide y dirigirán hacia allí su atención.

En la imagen, el príncipe encantado mira hacia el texto.

5.- Señales direccionales explicitas

Señales direccionales explícitasLa incorporación de elementos que denotan claramente una dirección en nuestra slide (flechas, personas señalando…) es un recurso muy útil para dirigir la mirada hacia un punto determinado de la diapositiva.

Este tipo de señales explícitos sirven también para crear recorridos visuales dentro de la propia slide.

En la imagen, las flechas marcan el recorrido que debemos hacer con nuestra mirada.

6.- Señales direccionales sugestivas

En ocasiones, estos elementos direccionales pueden ser mucho más sutiles que los anteriormente descritos. Por ejemplo, una senda.

Señales direccionales sugestivas

Cuando nuestros ojos se topan con la imagen de un camino, su tendencia natural es la de seguir con la mirada el recorrido para ver hacia dónde nos lleva. Esta es la oportunidad perfecta para hacer coincidir el destino con aquello que nosotros queremos que miren.

En la imagen, la vía del tren nos lleva hacia el texto.

¿Qué otras formas de dirigir la mirada de tus oyentes conoces? Gracias por dejar tu comentario.

¿Quieres recibir los próximos artículos de Presentable.es en tu correo electrónico? Suscríbete aquí.

Entradas Relacionadas:

APRENDE GRATIS
a presentar con éxito

¡INSCRÍBETE AL CURSO ONLINE!

Para más información sobre el curso haz click aquí.

 

Al inscribirte al curso recibirás también la Newsletter de Presentable

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *