5 tips para que el diseño de nuestras presentaciones refuerce el mensaje

Good Design MANIFESTO

“No es la flecha ni el arco, sino el indio” dijo alguien con razón, porque no podemos culpar siempre a la herramienta. En cambio, es mucho más productivo pensar hasta dónde podemos llegar nosotros con su uso.

En mi opinión, el PowerPoint es una herramienta de un enorme potencial de impacto audiovisual, comúnmente desaprovechada. Pero no deja de ser una herramienta. El verdadero valor de una presentación depende de nosotros, de virar nuestro paradigma de transmitir información hacia entender que una presentación es un acto de comunicación y por lo tanto se beneficiará enormemente con diseño. Del mismo modo que vestirnos bien o mal hace la diferencia, un orador con una mala presentación será juzgado en parte, y a nivel subconsciente por lo que muestre en la pantalla y el mensaje no será efectivo.

Nos guste o no, cuando abrimos el programa todos nos convertimos en diseñadores. En ese momento es importante entender que el diseño no sólo tiene fines estéticos sino fundamentalmente comunicacionales.

¿Cómo podemos contribuir a transmitir mejor nuestro mensaje con el diseño de nuestras presentaciones?

He aquí cinco criterios clave para potenciar la efectividad en la transmisión de nuestro mensaje. Cinco tips para cambiar nuestro paradigma sobre las presentaciones visuales y lograr el mayor impacto y recordación posible.

1.- ¿Qué queremos lograr?

Es la pregunta inicial y clave que una vez respondida nos ayudará a resolver todas las inquietudes y decisiones que tengamos que tomar a nivel de contenido y de diseño. Marquemos un norte con esa respuesta y cada slide, bullet, palabra, imagen o recurso debe ser juzgado duramente con la misma vara:

¿Suma a mi objetivo?

Si la respuesta es sí, queda; si la respuesta es no, vuela. Determinen un objetivo y luego simplemente, sean coherentes con él.

2.- Información digerible

Si los invito a cenar y tiro un salmón crudo sobre la mesa, no sería una ofensa mayor que hacer copypaste de tablas y gráficos de Excel atiborrando los slides con información. Ni siquiera me tomé el trabajo de filetear el pescado ¡Háganlo ustedes!

Traten de descubrir con esfuerzo, qué es lo importante en ese caos de información. Sería muy diferente si les ofrezco una bandeja de sushi que he preparado con cuidado, descartando aquellas partes inútiles del pescado para brindarles sólo lo mejor en un formato visualmente atractivo. “Tengo que poner toda esta información” OK, ¡pero no necesariamente en un mismo slide! El contenido de cada slide debe ser breve, limpio y digerible como una pieza de sushi.

Un slide = Un bocado de información.

3.- Transmitimos un mensaje en dos canales

Disponemos de dos canales para transmitir nuestro mensaje. En general AUDIO será el orador y VISUAL lo que vemos en pantalla. Exploremos tres variables para combinar dichos canales: Redundancia, disociación y coherencia.

Redundancia: Es la variable que más aburre. Somos redundantes cuando decimos lo mismo que hay en pantalla, cuando leemos lo que la audiencia puede leer por sí misma, entonces el receptor está sometido a un doble mensaje innecesario y antieconómico porque debe hacer un doble esfuerzo que ocupa parte de su atención. Además nos posiciona como oradores improvisados que no preparamos la presentación.

Bien usada, la redundancia nos permite generar énfasis sobre determinados conceptos que queremos destacar, pero manejemos palabras solas, frases cortas. Si en pantalla figura “¿Qué es el Marketing?” y el orador dice “La primera pregunta que debemos hacernos es ¿Qué es el Marketing?” podría ser un buen recurso de redundancia enfática. Pero en líneas generales ¡Dejemos de leer slides!

Disociación: Esta variable puede confundirnos mucho o bien llamarnos la atención, reforzando el mensaje. Disociamos cuando mostramos algo en pantalla que no concuerda directamente con lo que estamos diciendo.

Una mala disociación se produce cuando llenamos los slides con viñetas o dibujitos que supuestamente ilustran el contenido pero que no suman sino que llenan un espacio en blanco. Me hubiera gustado preguntarle a Freud de dónde viene el miedo de las personas a dejar espacios en blanco – “Che, está un poco vacío, ¿no?”. Si no suma, afuera. Miren presentaciones de Steve Jobs presentando nuevos productos.

También disociamos cuando incluimos animaciones o transiciones innecesarias e incoherentes sólo “Para que tenga movimiento”. La capacidad de atención es frágil, no la obliguemos a desviarse hacia objetos voladores, mantengámosla enfocada en la idea.

Una buena disociación actúa como una ruptura de lo esperado, un llamado de atención para generar una alta recordación de un concepto. Prueben cortar sus presentaciones con una imagen a pantalla completa de algo en apariencia desvinculado. Por ejemplo: he usado una foto de mis hijos para hablar sobre los parecidos en las familias y argumentar que los slides de una presentación no deben verse gemelos si no familiares. Este tipo de ruptura genera mucha recordación porque la memoria tiende a registrar eficazmente las desviaciones de los patrones habituales: una oveja negra entre cien blancas.

Coherencia: Es la variable que más debería predominar. Hay coherencia entre los canales cuando lo que veo en pantalla guarda una relación con lo que escucho, cuando lo complementa para conformar la totalidad del mensaje.

El orador actúa como un facilitador en la entrega de información vasta y abundante, esa es su razón de ser. La pantalla en cambio, debería condensar la información, actuar como una especie de resaltador fluorescente imaginario que nos ayuda a focalizar en los conceptos más relevantes entre el caudaloso torrente de palabras que estoy escuchando. Si el orador dice una frase, en lugar de verla textual en un bullet, me sería más útil ver una sola palabra o dos que resuman dicha idea. Esto ayuda a la memoria porque actúa como filtro que separa lo vital de lo complementario. Cuando la pantalla logra condensar exitosamente al orador, nos aseguramos mayor efectividad en el mensaje.

Miren la película “Una verdad incómoda” documental de Al Gore como un gran ejemplo de coherencia entre orador y pantalla.

4.- Pensemos diferente

¿Por qué un PowerPoint debe ser una monótona secuencia de slides con un título y un contenido? ¿Podemos romper ese standard? ¿Cómo?

Un gran avance en este sentido es aprender a crear nuestras propias plantillas o layouts. Esto nos dará una primera diferenciación.

Otros recursos que contribuyen a salir del patrón son las emociones y las metáforas. Ambos nos ayudan enormemente a la recordación. Las emociones son como adhesivas, fijan más los recuerdos, incluyamos fotos y videos que nos ayuden a transmitirlas. Las metáforas actúan como un punto de acceso desde el cual la mente puede evocar fácilmente un grupo de conceptos más complejos.

En una ocasión he utilizado imágenes de la película 300. La repetición de la metáfora a través de toda la presentación construía un universo metafórico coherente comparando los guerreros espartanos con el notable crecimiento de una PyME librando una batalla desigual con la competencia.

5.- Hagámoslo simple

¿Para qué complicarla?

El diseño no es un camino hacia la complejidad. Poner más cosas no suma, generalmente resta. Practiquemos ser minimalistas en el contenido de cada slide, probemos sólo una imagen, sólo una palabra, sólo una frase, sólo un dato numérico en lugar de un gráfico y vamos a descubrir un gran negocio.

Por un lado, el mensaje va a llegar más claramente y la audiencia estará agradecida por una inusual limpieza visual. Por otro lado, tendremos menos trabajo para producir slides.

Nuestro esfuerzo debería volcarse principalmente a pensar, antes que simplemente hacer. Pensar en cómo expresar lo mismo con menos, en lugar de desgastarnos en la lucha por reordenar lo complejo. Primero síntesis, después orden.

Pablo Garcia

_________________________________________________

Pablo GarcíaPablo García es diseñador profesional y director en Estudio Edison, en Argentina.

Sus aportaciones al grupo de Linkedin El mundo de las buenas presentaciones siempre han sido hechas con muchísimo criterio. Por este motivo le pedí que colaborara en este blog con su visión sobre cómo debe plantearse el diseño de una presentación.

____________________________________________

¿Quieres recibir los próximos artículos de Presentable.es en tu correo electrónico? Suscríbete aquí.

Entradas Relacionadas:

APRENDE GRATIS
a presentar con éxito

¡INSCRÍBETE AL CURSO ONLINE!

Para más información sobre el curso haz click aquí.

 

Al inscribirte al curso recibirás también la Newsletter de Presentable

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *