Creatividad aplicada: ¿Qué tienen que ver las patatas con las presentaciones?

Patatas

Foto obtenida en www.goerieblogs.com

Si hay alguien en este mundillo de las presentaciones que sabe de dinámicas participativas es Carles Caño, quien en su blog le ha dedicado varios artículos al tema.

Por eso, cada vez que pruebo una actividad nueva en uno de mis cursos corro a llamarle para contársela, aun sabiendo que ello me puede suponer tener que escribir un artículo ;-)

El martes pasado realicé un curso y probé una nueva dinámica. Se la conté a Carles y, efectivamente, me pidió que le escribiera un artículo. Y lo hice.

Carles me dijo que este tipo de dinámicas que me inventaba yo en mis cursos eran un claro ejemplo de cómo poner en práctica la creatividad en las presentaciones. Era un ejemplo real y propio de la aplicación de las estrategias creativas sobre las que escribí hace unas semanas. Y me animó a compartirlas a modo de ejemplo.

Muy probablemente, esos 6 artículos teóricos guardan demasiada distancia con la realidad. Y eso genera una duda a cualquiera que lo lee:

¿Cómo puedo poner en práctica todas esas estrategias creativas que cuentas?

Se me ocurrió entonces que podía intentar explicar con este ejemplo el proceso creativo que seguí para llegar a la idea. Espero que este ejemplo os pueda servir de inspiración.

Lo primero que hay que decir es que el proceso creativo es totalmente caótico, de modo que es muy dificil describir el proceso seguido sin marear al personal. Así que lo que he intentado es definir a grandes rasgos los pasos seguidos para llegar a la idea.

Si intentáis ponerlos en práctica y os encontráis de repente yendo de un punto al otro sin seguir un orden fijo no os asustéis. A mi también me ocurre.

¿Cómo demostrar la importancia de crear un hilo conductor continuo?

El curso que di el martes trataba sobre la importancia de planificar y estructurar correctamente una presentación. Uno de los aspectos a los que doy más importancia es conseguir un discurso fluido y continuo que sea fácil de seguir.

Para explicarlo, lo habitual sería hacer una clase magistral sobre el tema. Preparar un discurso para argumentar que cuanto más inconexo es nuestro discurso, más le cuesta a la audiencia juntar los trozos para entender el mensaje de la presentación. Y que por ese motivo debemos invertir tiempo al preparar la presentación en lograr que el discurso sea continuo, lógico y bien estructurado.

Pero para el curso de 5 horas que tenía que dar frente a 20-30 profesores de educación infantil, primaria y secundaria, estaba buscando algo que me sirviera para explicar esta idea pero saliéndome de lo habitual. Necesitaba poner en marcha la creatividad.

Aplicando el mezclar cosas

De todas las estrategias creativas que vimos hace un tiempo, la que uso con mayor frecuencia es la de mezclar cosas.

¿Cómo lo hago?

Dentro del desorden general que impera durante todo el proceso, me he dado cuenta que sigo unos pasos que son los que me conducen hacia la idea:

1.- Tener clara la idea que quiero transmitir

Lo primero que hago es definir muy bien cuál es la idea que quiero transmitir. Es fundamental saber a donde vamos para poder crear un camino que nos lleve hacia el destino. Mientras la idea no esté clara no merece la pena seguir adelante.

En mi caso, lo que yo quería era demostrar que para conseguir que nuestra audiencia capte perfectamente nuestro discurso, éste debe ser fluido y continuo, y necesitamos dedicarle tiempo para que eso ocurra.

2.- ¿Qué me evoca esa idea?

A continuación intento pensar qué otras cosas de cualquier otro ámbito me recuerdan a la idea que quiero transmitir.

Por ejemplo, la idea de un hilo conductor continuo que no se rompe me sugirió varias posibilidades:

  • Un cuento infantil
  • La piel de una naranja
  • Un hilo de lana

Este tipo de paralelismos entre ideas no siempre surgen intencionadamente cuando uno se lo propone, sino que a veces, haciendo cualquier otra actividad, establecemos de forma espontánea una relación con esa idea que debemos transmitir y que permanece en nuestro subconsciente a la espera de otra idea que le encaje.

3.- ¿Encaja esa otra idea perfectamente con la idea principal?

Una vez tengo una lista de ideas, lo que hago es averiguar si ese paralelismo que se me ha ocurrido encaja perfectamente con la secuencia argumental de la idea que debo transmitir

En mi caso, la secuencia era:

Si no dedico tiempo, el hilo argumental sale entrecortado. Si el hilo argumental sale entrecortado, es muy difícil de entender y seguir.

Si dedico mucho tiempo, el hilo argumental sale continuo. Si el hilo argumental sale continuo, se entiende perfectamente sin esfuerzo.

La idea del cuento infantil encajaba perfectamente. Cuanto más le dedica el escritor a que quede una historia bien ligada, más fácil es de contar y de seguir.

Lo mismo ocurría con el caso de una naranja. Si invertimos más tiempo en que la piel quede entera, es más fácil después que otro pueda reconstruir esa piel. Si está hecha añicos, le va a llevar mucho tiempo y encima habrá un riesgo elevado de que se haga mal.

En cambio, la idea del hilo de lana no encajaba del todo. Lo de que si el hilo se rompe sea más difícil de reconstruir sí. Pero que el hilo no esté roto no depende de que se le dedique más tiempo o no. O al menos, no me pareció un ejemplo tan evidente.

Así que descarté esta tercera opción.

4.- ¿Es viable?

Una vez sabemos que la idea encaja con la nuestra, el siguiente paso consiste en comprobar la viabilidad de la idea. ¿Puedo llevar a la práctica esa idea que he tenido?

En mi caso, ¿era posible hacer alguna dinámica relacionada con escribir un cuento infantil? ¿Ilustraría bien la idea principal?

Evidentemente, ser capaces de demostrar que aquellos que le dedican más tiempo a escribir obtienen cuentos más bonitos era complicado, ya que el resultado final era difícil de medir, y escribir un cuento ocupaba demasiado tiempo. Por lo tanto no era una actividad viable para un curso de 5 horas.

Otra idea descartada.

¿Y la naranja? ¿era posible hacer una actividad en la que se tuviese que pelar naranjas y comprobar que dedicarle tiempo a conseguir la piel entera permitia luego reconstruirla más rápidamente?

En este caso sí. Podía pedir a dos o más personas a la vez que pelaran una naranja. Uno con el objetivo de hacerlo muy rápido y otro con la misión de que la piel quedase toda entera. Supuestamente el tiempo que necesitaría el primero sería mucho menor que el tiempo del segundo. Así que reforzaría la idea de dedicar más tiempo a hacerlo continuo.

Luego podía pedirle a otras dos personas que intentaran reconstruir la piel de las naranjas en el menor tiempo posible. Presumiblemente, aquel que reconstruyera la piel de la naranja que fue pelada a toda prisa tendría mucha dificultad en juntar los pedazos de piel, mientras que el otro, ya lo tendría hecho y no le costaría nada. Y eso reforzaría la segunda parte de la idea principal: cuanto más continuo, más fácil de entender.

5.- Ultimar detalles

El último paso consiste en preparar la dinámica y hacer los ajustes necesarios para que ésta se pueda desarrollar correctamente.

En mi caso, había un problema. Las naranjas tienen mucho jugo y la dinámica sería extremadamente sucia. Así que me decidí por la patata, ya que no sólo es más limpio sino que además conseguir la piel entera es más difícil, por lo que las diferencias de tiempos se acentuarán.

También pensé que, para incentivar al primero de los participantes a ir rápido, debía poner a otros participantes más a competir con él, ya que el que debe conseguir la piel entera no sería competencia.

¿Cuál es el resultado final?

El resultado de todo este proceso es una dinámica llamada Concurso de pelar y reconstruir patatas que sorprendió a los asistentes, les hizo participar, y sirvió luego de referencia para explicar otras muchas cosas sobre la estructura de una presentación.

Podéis leer la ficha descriptiva de la dinámica en el blog de Carles: Una forma creativa de mostrar que un buen hilo argumental facilita la comprensión de la audiencia.

¿Quieres recibir los próximos artículos de Presentable.es en tu correo electrónico? Suscríbete aquí.

Entradas Relacionadas:

APRENDE GRATIS
a presentar con éxito

¡INSCRÍBETE AL CURSO ONLINE!

Para más información sobre el curso haz click aquí.

 

Al inscribirte al curso recibirás también la Newsletter de Presentable

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *