4 cosas que podemos hacer en nuestras presentaciones para recuperar nuestra confianza creativa

Confianza

Foto obtenida en vk.com

La semana pasada, mi mujer tuvo que realizar una presentación en su trabajo. Por la noche vino toda disgustada porque uno de los directores había dicho que esa presentación, con tanta imagen y tan poca letra, parecía una presentación de primaria.

¿Cuántas veces habremos escuchado una sentencia como esta, referida a nuestro trabajo?

En muchas ocasiones, cuando intentamos aplicar nuestra creatividad a una tarea, recibimos críticas destructivas que minan la confianza en nosotros mismos y en nuestra capacidad para ser creativos. Hasta el punto que, en ocasiones, nos negamos esa capacidad.

Es entonces cuando oímos frases del tipo “es que yo no soy creativo”.

¿Es eso cierto? ¿Cómo podemos recuperar nuestra confianza creativa? ¿Cómo podemos superar el miedo a ser creativos en nuestras presentaciones?

Hace unos días descubrí esta TED talk de David Kelley, fundador de IDEO, sobre “cómo construir tu confianza creativa”.

En ella, David Kelley explica la historia del psicólogo Albert Bandura, quien diseñó un proceso rápido y efectivo para superar las fobias.

Serpiente

Foto obtenida en genuardis.net

El Dr. Bandura, para ayudar a la gente que padecía fobia a las serpientes, les invitaba a acompañarle hasta una habitación contigua en la que había una serpiente. Evidentemente se negaban horrorizados. Pero luego les hacía hacer una serie de pasos que los iban aproximando a la serpiente hasta que al final lograban tocarla.

La clave del proceso es que no pedía al paciente que diera un nuevo paso hasta que no se sintiera cómodo con el paso anterior. Y el resultado de esta metodología no solo era haber superado la fobia de las serpientes sino que los pacientes mostraban una mejor predisposición a enfrentar otro tipo de dificultades.

El método Bandura aplicado a las presentaciones

Como expone David Kelley, a veces los comentarios de los demás pueden actuar como un depresivo de nuestra confianza creativa. La creatividad, entonces, se convierte en una fobia.

Y como tal, la metodología ideada por Bandura puede ayudarnos a vencer el miedo y a atrevernos a ser creativos. ¿Qué pequeños pasos podemos dar para poner el método Bandura en funcionamiento en nuestras presentaciones?

En este artículo quiero desmontar 5 mitos de las presentaciones y proponer 5 pasos para superarlos.

1.- Reduce texto y aumenta imágenes

En muchos casos como el de mi mujer, nos encontramos con un entorno muy enquistado demasiado acostumbrado a las presentaciones llenas de texto que se pueden entregar y ser leídas a posteriori sin necesidad del ponente.

Por eso es normal que salirse de esta tendencia asuste.

Lo que puedes hacer es empezar a reducir gradualmente la presencia de texto en tus slides y sustituir algunos párrafos por imágenes que ilustren lo que se quiere decir.

No se trata de hacer un cambio radical de la noche a la mañana. Haz una primera presentación con algo menos de texto y siéntete cómodo con ello. Cuando ya esté conseguido, intenta reducir el texto un poco más todavía, y siéntete cómodo de nuevo. De esta manera, tanto tú como tus oyentes, os vais a ir acostumbrando a una nueva manera de hacer las cosas que, aunque ahora no te lo acabes de creer del todo, les va a encantar.

2.- Cuenta una historia o utiliza una metáfora o un símil

Otra creencia habitual en muchos entornos (profesionales principalmente) es la que dice que las presentaciones deben limitarse a los datos técnicos del tema sobre el que se está hablando.

Por eso muchos presentadores se centran en los datos y en las cifras, con una premisa: cuanta más información mejor. Y todo lo que no sean datos o información lo consideran fuera de lugar. Así que utilizar otro tipo de recursos asusta.

Lo que puedes hacer es introducir  una pequeña anécdota ilustrativa en algún momento de la presentación, o hacer una comparación entre tu tema y otro tema más común. Algo que no distorsione demasiado la dinámica habitual a la que la gente está acostumbrada pero que rompa un poco con la monotonía. Siéntete cómodo con ello y fíjate como lo recibe la audiencia.

Cuando tengas eso superado, anímate a introducir más anécdotas, metáforas, símiles  o alguna historia. Y, poco a poco, haz que tus presentaciones contengan más recursos de estos para lograr que el ritmo no sea siempre igual y sea mucho más agradable de seguir.

¡Cuidado! No se trata de poner historias por ponerlas. Estas deberán siempre estar directamente relacionadas con la idea a transmitir.

3.- Utiliza el sentido del humor

¿Quién dice que en una presentación profesional no se puedan hacer bromas?

Esto es algo que mucha gente cree, pero que no es cierto en absoluto.

Lo que ocurre es que la gran mayoría de presentaciones profesionales son serias, muy serias. Y esa tendencia es tomada como un dogma por muchas de las personas que deben hacer una presentación profesional. Luego es normal que introducir una broma en una presentación les de pánico.

No se trata de escribir un monólogo para empezar. Con que de vez en cuando intercales una broma puede ser suficiente. Empieza con una broma y fíjate en la reacción del público. Si la broma está bien escogida, lo normal es que les encante. Encuéntrate a gusto utilizando el humor e incrementa la presencia de bromas a medida que te sientas con confianza.

¡Cuidado! No se trata de hacerse el gracioso. Si quieres aprender a usar el humor en tus presentaciones te interesará conocer los 6 ingredientes fundamentales para preparar presentaciones con humor.

4.- Haz que participen

Otro mito de las presentaciones es pensar que en una presentación el ponente habla y el público escucha.

Muchas de las presentaciones que se hacen siguen este patrón al pie de la letra hasta el extremo de no dejar espacio ni para un turno de preguntas y respuestas. Así que lo normal es relegar a los oyentes a un papel puramente pasivo.

Así que es lógico que plantearse hacer participar al público pueda dar miedo.

Para empezar, puedes lanzar alguna pregunta al público para que este responda un si o un no en voz alta o levante la mano. Es algo muy sencillo, pero que les va a despertar de su letargo. Siéntete cómodo haciéndoles participar. Y cuando lo hayas conseguido, ve un poco más allá y pídeles algo con un poco más de acción por su parte.

Un paso detrás del otro

No se trata de 4 pasos definitivos para convertirse en alguien supercreativo. Son simplemente 4 maneras de aproximarse hacia la creatividad y de afianzar nuestra confianza creativa. Después de aplicar cualquiera de estos 4 pasos no tocarás la serpiente de Bandura, pero estarás más cerca de lo que hayas estado nunca.

Tampoco intentes ponerlos en práctica todos a la vez. Primero uno y luego otro, al igual que hacía Bandura. No se puede dar el siguiente paso hasta que no te sientas cómodo con el paso anterior. Empieza a aplicar gotitas de creatividad en tus presentaciones, disfrútalo, siéntete a gusto y luego ve a por más.

La audiencia no es una amenaza sino una oportunidad. No le temas

Fíjate que la mayoría de estos miedos consisten en temer que la audiencia desapruebe nuestras ideas.

Me he encontrado con muchos presentadores a los que les he recomendado ideas creativas y cuyas respuestas han sido: “me parece una idea genial, pero en mi caso no puedo llevarla a cabo”.

Por lo tanto no se trata tanto de tener que convencerse de que todas estas ideas pueden ser válidas sino de superar el miedo a que nuestro entorno no las entienda y no las acepte. Tememos ser rechazados.

En muchos casos el problema viene porque nosotros mismos contemplamos a la audiencia como una amenaza en vez de como una oportunidad. Y nos predisponemos a ser criticados si hacemos cualquier cosa distinta a lo que la audiencia está acostumbrada.

¿Y sabes lo mejor del caso? La audiencia aborrece aquello a lo que está acostumbrada.

Así que empieza a darles cosas nuevas. Empieza a fortalecer tu confianza creativa.

Se trata de dejar de ver a la serpiente como una amenaza y empezar a dar pasos confiados hacia ella hasta lograr tocarla.

No hay nada más reconfortante que dar uno de estos pasos y comprobar lo mucho que tu audiencia lo agradece. Y te aseguro, por experiencia propia, que lo agradece.

¿Os da miedo poner en práctica la creatividad en vuestras presentaciones? ¿Habéis conseguido alguna vez vencer el miedo? ¿Alguien ha conseguido hacer algo rompedor en un entorno acostumbrado a las presentaciones “clásicas”? Gracias por dejar tu comentario.

¿Quieres recibir los próximos artículos de Presentable.es en tu correo electrónico? Suscríbete aquí.

Entradas Relacionadas:

APRENDE GRATIS
a presentar con éxito

¡INSCRÍBETE AL CURSO ONLINE!

Para más información sobre el curso haz click aquí.

 

Al inscribirte al curso recibirás también la Newsletter de Presentable

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *