¿Cómo referenciar los contenidos ajenos?

Salvo en casos muy excepcionales, todos usamos contenidos que no nos pertenecen para preparar nuestras presentaciones: fotos, citas, vídeos, contenidos de otros blogs de referencia… Si el trabajo ya lo hizo alguien antes, a veces no merece la pena volver a hacerlo y es más fácil usar el suyo.

Copyright

Pero a estas alturas de la película supongo que ya estarás al corriente del tema de los derechos de autor. Y sabes que hay ciertos contenidos, los Creative Commons, que se ceden a cambio de ser debidamente referenciados.

Muchas veces no estamos seguros de si eso es necesario en una presentación y, en caso de decidir que sí lo es, no siempre sabemos de qué forma hacerlo.

La semana pasada, Jonatan, un lector del blog, me hizo justamente esta pregunta:

¿Cómo referenciar los contenidos ajenos en una presentación?

Aunque no soy ningún entendido en este tema, permíteme que te dé mi opinión al respecto.

¿Quien controla tu presentación?

Lo primero que debes tener claro es en manos de quien va a estar tu presentación.

En muchos eventos se pide al conferenciante que envíe las diapositivas para poder elaborar un dossier y dárselas a los asistentes. Cuando hacemos eso, nuestra presentación va a estar en manos de la audiencia, quien podrá hacer con ella lo que quiera. De modo que perderemos el control sobre lo que se hace y se deja de hacer con el contenido ajeno que hemos utilizado. Dicho de otro modo, no podremos asegurar que se respeten los derechos de autor.

Si no vamos a entregar la presentación, entonces sólo nosotros vamos a controlar lo que se hace con ella. No habrá peligro de que alguien lo haga circular de forma indebida.

En el primer caso será necesario referenciar todos los contenidos ajenos. En el segundo, podríamos obviarlo. ¿Por qué?

Cuestión de probabilidades

¿Te imaginas que en una presentación proyectaras una imagen sin referenciar y se levantara uno de su butaca para decirte: “Perdona, pero esa foto es de Ricardo Martínez y no lo has dicho”?

El caso que te propongo es muy improbable. Podríamos llegar a decir que es más baja la probabilidad de que alguien reclame la autoría de una imagen durante la presentación que la probabilidad de que alguien del público deje de escucharte para leer las referencias que has puesto a pie de foto.

Así que si tengo que escoger, prefiero correr el “riesgo” de que alguien averigüe la autoría de una imagen en los escasos segundos en que ésta es proyectada que perder a la audiencia por permitirles leer la letra pequeña de las referencias.

Pero que no lo ponga por escrito en mis diapositivas no significa que no pueda mencionarlo de palabra durante mi discurso. Eso sí: necesitamos saber cuándo sí y cuándo no hacerlo.

Protagonista o actor secundario

Debemos discernir entre aquellos contenidos que toman un papel protagonista en nuestra presentación y los que juegan un rol totalmente secundario.

Por ejemplo, cuando citas una frase célebre o usas una terminología inventada por alguien relevante, esos recursos utilizados están siendo protagonistas. Porque es precisamente de ellos que estás hablando. En cambio al proyectar una foto que acompañe visualmente una idea que vas a transmitir, el protagonismo no es para la foto sino para lo que dices. Así que la imagen queda en un segundo plano, haciendo de refuerzo visual.

Si mencionamos la autoría de un contenido secundario, lo convertimos inmediatamente en protagonista, y le quitamos ese rol principal a nuestro mensaje. Así que mi criterio es no mencionar nunca la referencia de un contenido que tenga un papel secundario.

¿Y con los contenidos protagonistas qué hacemos?

¿Qué aporta saber quién es el autor?

Esta es la pregunta que debes hacerte para decidir si mencionas o no el autor de un contenido.

En ocasiones hacerlo puede dar credibilidad a lo que decimos. Por ejemplo, una cita puede tener mucha más relevancia si quien la dijo es alguien altamente reconocido en la materia. Y citar su nombre (incluso por escrito al lado de la frase) es muy recomendable.

También puede darnos mayor credibilidad citar el estudio científico en el que se base una afirmación que acabamos de hacer.

En otras ocasiones, citar al autor puede ser relevante porque es una forma de dar a conocer a la audiencia alguien de quien pueden aprender más cosas sobre el tema tratado.

Incluso puede que mencionar un artículo de otro blog nos permita hacer un resumen del mismo para destacar la idea que nos interesa y emplazar al público a leerlo luego en detalle.

Pero si no encuentras respuesta a la pregunta de qué aporta conocer el autor, entonces no hace falta que lo menciones.

No decirlos no es lo mismo que no saberlos

Una vez visto que, bajo mi punto de vista, hay ocasiones en los que la autoría no merece la pena ser referenciada, hay que decir que incluso en esos casos, es recomendable que tú si tengas bien identificado al autor.

Y si quieres ser muy meticuloso con el tema de la autoría porque si no no duermes tranquilo por la noche, siempre puedes entregar en mano al término de la presentación un papel con todas las referencias.

¿Tu qué opinas? ¿Se deben referenciar todos los contenidos usados en una presentación? ¿Y si és así, cómo lo haces? Gracias por dejar tu comentario.

En el próximo artículo conoceremos un caso de éxito de cómo se puede ser creativo sin parecer poco científico. Si no quieres perdértelo, puedes suscribirte aquí y recibirás los próximos artículos en tu correo electrónico.

Entradas Relacionadas:

APRENDE GRATIS
a presentar con éxito

¡INSCRÍBETE AL CURSO ONLINE!

Para más información sobre el curso haz click aquí.

 

Al inscribirte al curso recibirás también la Newsletter de Presentable

Comentarios

  1. dice

    Yo creo que si se utiliza material de otros en nuestra presentación, licenciados con cualquier tipo de licencia (con CopyRight, CopyLeft, Creative Commons, … ) al menos, aunque sea en la última página, se debería mencionar la autoría del material (foto, pdf, documento, …).
    Creo que se trata más de una opción ética, ya que como comentas, la probabilidad de que el autor del material esté en la misma sala en la que haces la presentación es ínfima.

    • Roger Prat dice

      Daniel, gracias por tu punto de vista (que entiendo, pero no comparto del todo)

      No debemos perder de vista que el objetivo máximo de una presentación es comunicar un mensaje. Y la manera más efectiva de que el público lo reciba es despojándolo de todo cuanto es innecesario (por ético que pueda ser). Si quieres que encuentren la aguja, hay que eliminar toda la paja.

      Como comento en el artículo, uno puede quedar en paz con su espíritu ético entregando las referencias por escrito en un papel, enviándolas por correo o haciendo dos versiones del Powerpoint (una para presentar, sin más referencias que las estrictamente necesarias, y otra para entregar, con todas las referencias habidas y por haber).

      Bajo mi punto de vista no tiene ningún sentido proyectar en pantalla algo de lo que no vas a hablar. Y me atrevería a decir que ningún ponente que las ponga va a leer las referencias al final de la presentación, porque más allá de la ética, no aportan nada al discurso (salvo en los casos que ya he comentado en el texto).

      Creo que existen maneras suficientes para poder referenciar los contenidos más allá de la presentación sin perjudicar a su finalidad absoluta: comunicar efectivamente un mensaje.

      Gracias por tu comentario

      Saludos,

      Roger

      • dice

        Roger, entiendo lo que dices y quizás me expresé mal. Veo claro que en una presentación pública, en la que lo más importante es el mensaje, podría desvirtuar el mensaje o dejar un mal sabor de boca acabar con una retahíla de agradecimientos por los materiales reverenciados, pero si que veo como tú, que se pueden hacer varias versiones de una misma presentación (por ejemplo para colgar una en internet que sí que incluya esta información).

        Gracias a ti por el tema y las aclaraciones.
        Un saludo.

Responder a Roger Prat Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *