Missatge del President de la Generalitat 2011

 Siguiendo con los comentarios sobre los mensajes de Navidad y Año Nuevo de nuestros políticos y representantes públicos, esta vez le toca el turno al President de la Generalitat de Catalunya, Sr. Artur Mas.

 El mensaje del discurso es claro: No hay que tener miedo. Hay que tener esperanza porque, esforzándonos, de ésta vamos a salir.

El Sr. Mas acompaña adecuadamente el discurso con repetidas menciones a “no tener miedo” y al “esfuerzo colectivo” que ayudan a la “digestión” del mensaje.

El President utiliza además una metáfora muy adecuada para ilustrar el tema. Nos invita a imaginarnos sumidos en la espesa niebla que simboliza la situación actual de crisis, empatiza con la gente que se siente perdida y desorientada en medio de esta niebla y anima a todos a continuar caminando hacia delante con la promesa que esta niebla se diluirá para dejarnos ver el horizonte, nuestro futuro.

Se trata de un discurso que busca la aceptación de la audiencia, que los oientes estén de acuerdo con el mensaje. Por lo tanto, se debe convencer a los ciudadanos que no hay que tener miedo porqué se van a superar los obstáculos. Y es en este punto de intentar convencer en el que hay dos elementos del discurso que bajo mi punto de vista fallan:

1.-Yo practico el montañismo y he estado en más de una ocasión sumido en una niebla espesa. La sensación de desorientación es abrumadora, y sólo la consigues apaciguar cuando encuentras en el corto campo visual que tienes algún elemento que te permite comprobar que vas por el camino correcto (o, al menos, que vas por un camino).

En este sentido, pedir a la gente que no tenga miedo basándose en la madurez, la creatividad y la bondad de los catalanes no me parecen pruebas suficientemente claras como para seguir creyendo en ello. Es como si en medio de la niebla te dijeran: “no tengas miedo, que tu eres una persona madura y buena y vas a encontrar una salida”. Pero tu sigues en la niebla sin ver absolutamente nada.

Bajo mi punto de vista, el Sr. Mas debería haber mostrado a los ciudadanos signos evidentes e inequívocos que se está yendo por el buen camino. Algo tan simple como decir, por ejemplo, “ya hemos conseguido reducir un X% el déficit inicial”. Como indica John P. Kotter en su artículo “Liderar el cambio: por qué fracasan los intentos de transformación”, un error frecuente es no crear logros a corto plazo que permitan convencer a la gente que dichas transformaciones son positivas para ellos. Este tipo de éxitos cortoplacistas son los que el Sr. Mas podría haber mencionado en su discurso.

2.- El segundo aspecto mejorable es cuando apunta que hay decisiones que no depenen de ellos y que son vitales para lograr salir de la niebla. Nuevamente, desde el punto de vista de tener que convencer a alguien que no se debe tener miedo, el mensaje que nos da el President con esta afirmación es que por si sólos no podremos solucionar esta situación, lo cual no es muy alentador.

Está claro que esta frase está apuntando muy directamente al pacto fiscal y a la deuda de los 759 millones de euros del Estado. Pero, utilizando otra vez el paralelismo de la niebla, imaginemos que nos dicen “no tengáis miedo que, si nos vienen a buscar, saldremos de ésta”. La pregunta obvia que nos haríamos todos es “¿Y si no vienen?”. Estaremos de acuerdo entonces que esta frase no acaba de tranquilizarnos del todo y que choca con el resto del discurso.

Así que, en mi opinión, el mensaje debería incluir un “salvavidas”. Algo que deje claro que aunque hay decisiones que no dependen de ellos y que facilitarían enormemente el salir de esta situación más rápido, existen alternativas que dependen de uno mismo para salir igualmente en caso que estos terceros no estén por la labor de ayudar.

Entradas Relacionadas:

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *