Cómo usar el storytelling para motivar a tu audiencia

Desde este blog he defendido en muchas ocasiones el uso del storytelling en las presentaciones como una forma de conectar con la audiencia.  Las historias tienen potencian nuestra capacidad de entretener a la audiencia y hacer que la presentación sea más agradable. Y por lo tanto, las historias nos ayudan mucho a conseguir introducir nuestro mensaje en las mentes del público.

Sin embargo, aunque casi todas las historias entretienen, no todas logran conmover y mover al público. Y es una lástima, ya que una buena historia puede ser una fuente de motivación enorme para nuestros oyentes.

¿Qué tienen en común todas esas historias motivadoras? ¿Cómo podemos motivar a nuestra audiencia a través del storytelling?

El pasado sábado asistí al EBE Barcelona. Después de asistir a una gran presentación por parte de Jeroen Sangers sobre productividad, tuve la suerte de conocer en persona a Eva Snijders, quien hizó a su vez un gran speech sobre storytelling, y conversar con ella y Carles Caño al respecto. Eva es una eminencia en este campo y de esa conversación salieron reflexiones muy interesantes sobre las que me apetecía escribir aquí.

Volvamos a Jeroen. Empezó su presentación con su propia historia, diciendo que él no era productivo.

¿¿¿Cómo puede una persona que viene a hablar sobre productividad presentarse como alguien improductivo???

La cultura del superhéroe

Superhéroes

Foto obtenida en superheroesanonymous.com

Estamos muy acostumbrados al cliché de superhéroe. Desde pequeños nos educan para intentar convertirnos en superhéroes de nuestra especialidad. Suponemos que para poder hablar de un tema hay que ser un experto en la materia, hay que ser uno de los mejores, hay que ser un supercrack.

Piénsalo.

¿Cómo acostumbramos a presentar a los ponentes en una presentación? Incluso, ¿cómo nos presentamos a nostros mismos?

Como expertos. Como gente con un talento especial.

Por eso, cuando en una presentación sobre productividad el ponente no se presenta como alguien superproductivo, quedamos totalmente descolocados. Eso no era lo esperable. Nosotros esperábamos al superhéroe de la productividad.

Los superhéroes entretienen, pero no motivan

Las historias de superhéroes son muy entretenidas. ¿Quién no ha disfrutado de un sábado por la tarde en el sofá viendo Superman, Spiderman, Batman, etc…?

Sin embargo, es muy difícil identificarse con ellos. ¿Por qué?

Eva Snijders dio en el clavo. La gente, cuando tiene delante a un “superhéroe”, no se identifica con él.

Siguiendo el ejemplo de Jeroen, imagina que se te presenta un experto en productividad, alguien con un don innato para ser productivo, y te dice que tú también debes poner en práctica la productividad porque a él le funciona. ¿Qué es lo que pensarías?

Es probable que pensaras que tú no puedes hacerlo porque no tienes sus “superpoderes”. Que eso es algo muy fácil para él porque tiene ese don, pero que el resto de los mortales no pueden hacerlo.

Cuando alguien se presenta delante la audiencia como un  superhéroe en su materia, la gente no se identifica con el ponente.

La gente no quiere superhéroes, quiere luchadores.

En lugar de presentarse como un maestro de la productividad, Jeroen se presentó como una persona a la que le cuesta ser productiva.

¿Cuánta gente con el mismo problema de Jeroen crees que había en la sala?

Mucha, por no decir todos. Empezando por mí mismo. De modo que al instante todo el mundo se identificó con él. Todo el mundo, interiormente, pensó: “Jeroen es igual que yo”.

Por eso, cuando él explico cómo logró vencer su problema y aplicar 3 cosas básicas para incrementar su productividad todos lo vimos posible. Si Jeroen es como yo y él lo ha logrado, yo también lo puedo lograr.

Eso es lo que motiva a la gente. La gente como ellos que lucha para superarse.

Elige un héroe luchador para tus historias

En su día hablamos de una figura importante en las historias: el héroe.

Una buena historia debe tener un héroe con quien el público pueda identificarse.

Y como acabamos de ver, el mejor héroe no es aquél que tiene superpoderes sino el que lucha para superar sus propias limitaciones.

¡¡¡Pon un héroe luchador en tu próxima historia y consigue motivar al público!!!

PD: por cierto. La presentación de Jeroen fue un éxito. Yo ya he empezado a aplicar algunas de las cosas que recomendó.

¿Quieres recibir los próximos artículos de Presentable.es en tu correo electrónico? Suscríbete aquí.

Entradas Relacionadas:

APRENDE GRATIS
a presentar con éxito

¡INSCRÍBETE AL CURSO ONLINE!

Para más información sobre el curso haz click aquí.

 

Al inscribirte al curso recibirás también la Newsletter de Presentable

Comentarios

  1. dice

    Hola Roger,
    Muchas gracias por la mención. Me alegra que lo que te dijéramos Jeroen y yo te haya inspirado un post.
    Estoy de acuerdo en que el hecho de que alguien como Jeroen se presente como “no productivo” para luego explicar cómo consiguió serlo, nos hace pensar que nosotros también podamos.
    Es cierto que dije “La gente, cuando tiene delante a un “superhéroe”, no se identifica con él”, pero hay que contextualizarlo. Entre otras cosas, porque conozco unos cuantos niños que se identifican incluso con los superhéroes de Marvel. Forman parte de su aprendizaje y crecimiento.
    Estábamos siguiendo el hilo de mi charla y los múltiples posts que últimamente hablan de Storytelling en este país. Comentábamos que en ellos aparece frecuentemente la idea del Viaje del Héroe como estructura idónea para elaborar historias (de marca). En ese punto comenté que “El héroe es una de las figuras más incomprendidas de nuestra cultura”. Un héroe no es un personaje plano. Un héroe no es “alguien que hace algo heroico”. Un héroe no es alguien que está por encima de nosotros, o a lo lejos.
    Un buen héroe (entendiéndose como un personaje bien construido) refleja nuestros propios miedos, dudas, trampas. Un buen viaje de héroe refleja nuestro propio viaje por la vida.
    Jeroen bien puede ser un héroe de la productividad. Depende de cómo se mire.
    Un abrazo,
    Eva

    • Roger Prat dice

      Eva,

      Muchísimas gracias por puntualizar y matizar el tema.
      Hice lo que pude por retener tus palabras en mi cabeza, pero la memoria nunca ha sido mi fuerte ;-)
      Estoy de acuerdo con tu comentario.

      Un abrazo,

      Roger

  2. dice

    En el fondo, nadie quiere oír a otra persona fardar de lo bueno y bonito que es. Cuando nos presentamos como super héroes, caemos mal. Cuando mostramos nuestra vulnerabilidad, lo difícil que ha sido superar nuestros problemas, la gente nos sólo se identifica, sino que nos coge cierto tipo de “cariño”.

    • Roger Prat dice

      Gracias por el comentario Sebastián,

      Tienes toda la razón. Y sin embargo, ¡cuánta gente no lo tiene en cuanta y a la hora de presentar se intenta mostrar como un superhéroe!

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *