El pueblo contra PowerPoint. Turno de la defensa.

Juicio

Foto obtenida en www.ipadsfera.com

Desde ya hace un tiempo existe una corriente popular en contra del archiconocido y ultrautilizado software de presentaciones PowerPoint, al que se le acusa de homicidio en primer grado de la audiencia que asiste a las presentaciones realizadas con dicho programa. Se conoce este fenómeno como Muerte por PowerPoint (Death by PowerPoint).

¡¡¡La situación ha llegado a tal extremo que hasta en Suiza se ha creado un partido político Antipowepoint!!! Me parece completamente ridículo.

Entre otras causas que se le imputan, se le acusa de:

  • Permitir que se creen diapositivas llenas de texto que resultan completamente indigeribles para el público.
  • Hacer que los presentadores lean durante la presentación.
  • Permitir el uso de listas de viñetas (bullet points), los cuales parece ser que són altamente perjudiciales para la salud mental del oyente.
  • Hacer animaciones que marean y distraen al personal.
  • Y, en general, de aburrir a la audiencia y hacerles perder el tiempo.

Personalmente me cuesta quedarme sentado de brazos cruzados cuando escucho o leo este tipo de acusaciones contra el pobre de PowerPoint.

Por eso hace tiempo que le daba vueltas a la idea de autoerigirme como abogado defensor y escribir un artículo con las pruebas de la defensa. Y por fin me he decidido. Así que…

Empieza el turno de la defensa

PRUEBA #1

PowerPoint sólo es un programa informático que no hace nada salvo que un usuario se lo indique. Por lo tanto, no tiene voluntad propia como para hacer que una presentación aburra. El responsable de que eso ocurra siempre es quien lo maneja: el presentador.

Acusar a PowerPoint de hacer malas presentaciones es igual de ridículo que acusar a una plancha de arrugar o quemar la ropa, a un coche de saltarse un semáforo en rojo, o a un bolígrafo de hacer faltas de ortografía.

PRUEBA #2

Puede que PowerPoint no sea el programa ideal para según que tipo de presentaciones, pero la responsabilidad de saber escoger el programa adecuado es del presentador.

El presentador debe conocer los recursos que tiene a su disposición y debe saber cómo sacar el máximo rendimiento de cada uno. Si PowerPoint no es el programa indicado en un caso concreto, debe ser capaz de encontrar una alternativa. Pero en ningún caso puede utilizarlo y pretender luego responsabilizar al programa del pobre resultado obtenido.

PRUEBA #3

Buscar una alternativa a PowerPoint sólo porque PowerPoint aburre es una forma cobarde de no querer admitir que no se sabe presentar correctamente.

No importa que elijas un coche deportivo, un familiar o un 4×4 si no sabes conducir. El resultado va a ser el mismo. Lo mismo ocurre con el programa para presentar. Si uno no sabe hacerlo, poco va a importar el programa que elija. Va a acabar aburriendo igual.

PRUEBA #4

Cualquier otro programa que represente una alternativa al PowerPoint tan sólo porque es algo nuevo que la gente no conoce tiene los días contados y está condenado a acabar aburriendo tanto o incluso más que PowerPoint.

Precisamente la semana pasada Gonzalo Álvarez publicaba un artículo que suscribo al 100% en el que explicaba precisamente lo mareantes que pueden llegar a ser las presentaciones con Prezi si éste no se sabe utilizar de la forma adecuada.

El efecto novedoso de los programas informáticos dura muy poco. Sí esa es la única ventaja de utilizar otro programa, entonces no es un argumento suficiente como para quere condenar a PowerPoint.

PRUEBA #5

Es mucho más fácil criticar a un programa de ordenador que aprender a usarlo correctamente.

Así que cualquiera de los que acusa a PowerPoint de un mal resultado debería preguntarse si conoce el programa lo suficientemente bien como para haber podido evitar el desastre.

Necesitamos más autocrítica para tomar las medidas oportunas en vez de defenestrar un programa completamente inocente.

PRUEBA #6

PowerPoint ofrece posibilidades predeterminadas a través de su asistente y de las plantillas. Pero se trata únicamente de eso, de posibilidades. Cada uno puede tomar la decisión de desestimarlas y personalizar al 100% su presentación.

El programa en ningún momento te obliga a utilizar bullet points, ni a llenar de texto las diapositivas. Él sólo te sugiere que los uses. Si el presentador no tiene criterio suficiente como para saber decir que no cuando no le interese no es responsabilidad del programa.

PRUEBA #7

Muchos presentadores utilizan las animaciones como un modo de diferenciarse del resto o porque creen que eso dinamizará su presentación. Nuevamente se trata de un caso claro de querer suplir sus carencias como presentadores con recursos del programa. El caso extremo es el de aquellos que usan animaciones aleatorias y pierden el control sobre su presentación.

Las animaciones no son elementos decorativos. Deben ser utilizadas para contribuir a transmitir nuestro mensaje. Si no tienen una finalidad clara no tienen por qué utilizarse. Aunque, bien empleadas, con las animaciones de powerpoint se pueden hacer cosas muy creativas, tal y como explicamos al hablar del uso de la tecnología como estrategia creativa.

PRUEBA #8

Acusar a PowerPoint de aburrido es ridículo. Hasta el momento es el programa con más recursos disponibles y el que permite mayor flexibilidad de todos los que he probado. Por lo tanto, es el que te permite hacer cosas más originales y creativas.

Deberíamos averiguar que porcentaje de esos recursos conocen todos los que acusan al programa de aburrido. Uno no se puede quejar de que un coche no corre si todavía no sabe pasar de la primera marcha.

PRUEBA #9

Hay muchos presentadores cuya máxima premisa a la hora de preparar su presentación es que el documento PowerPoint se pueda entregar.

Powerpoint es un programa para presentar. No sirve para tomar apuntes. No sirve como documento de lectura. No sirve como sustituto de una presentación. Si un powerpoint puede transmitir toda la información por sí sólo entonces no hace falta para nada el presentador ni la presentación.

CONCLUSIÓN DE LA DEFENSA

En base a todas las pruebas presentadas, la defensa concluye lo siguiente:

En lugar de intentar condenar al PowerPoint, condenemos a los malos presentadores que lo utilizan incorrectamente. Ellos son los que aburren. Ellos son los que nos hacen perder el tiempo.

Dejemos de culpar a un programa de nuestra incapacidad como presentadores y centrémonos en aprender cómo debemos hacer una buena presentación para que, con independencia del programa que utilicemos (si es que lo utilizamos) el resultado sea excelente.

¿No sabes dónde aprender? Te invito a empezar por el Curso de presentaciones online gratuito que acabo de lanzar en mi web. Puedes inscribirte en el formulario que encontrarás al final de este artículo.

¿Estás a favor o en contra de PowerPoint? ¿Se te ocurren otros argumentos? Gracias por dejar tu comentario.

¿Quieres recibir los próximos artículos de Presentable.es en tu correo electrónico? Suscríbete aquí.

Entradas Relacionadas:

APRENDE GRATIS
a presentar con éxito

¡INSCRÍBETE AL CURSO ONLINE!

Para más información sobre el curso haz click aquí.

 

Al inscribirte al curso recibirás también la Newsletter de Presentable

Comentarios

  1. Eco Charlie dice

    Cobarde se escribe con b.
    Y una cuestión no menos importante, lo que expones son argumentos no pruebas. Son casi todos correctos pero argumentos.
    Un saludo

    • Roger Prat dice

      Eco Charlie,

      Muchas gracias por la corrección. Ya está rectificado.

      En cuanto a lo de las pruebas, tienes toda la razón. Técnicamente serían argumentos.

      Saludos,

      Roger

    • Roger Prat dice

      Gracias por el comentario, Sebastián

      El video es muy divertido y, a pesar de que claramente es humorístico, hay una gran parte de verdad detrás que en muchos casos roza lo dramático.

  2. dice

    Gracias por el artículo, divertido y aleccionador.
    De acuerdo 100%.
    Los crímenes son el criminal, no de la herramienta.
    He visto barbaridades en Power Point (exceso de texto, exceso de animaciones, exceso de color, entre las principales), pero el responsable es el que las diseña, que, en realidad.. ¡no las diseña! Sólo pasa un documento de word (no revisado, no corregido, no trabajado) y lo pega en diapositivas.
    Afortunadamente también he visto exposiciones geniales (no muchas).
    Tu curso gratuito me parece fabuloso hasta ahora (lección 9), me encantaría tomar el de pago… espero poder hacerlo en el futuro.
    Excelente trabajo. ¡Gracias!

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *