¿Por qué tu público va a dejar de escucharte tarde o temprano?

audiencia distraida

Foto obtenida en pwtorch.com

De pequeño, en clase, me costaba un montón prestar atención al profesor. En clase, mi mente iba y venía constantemente y pasaba mucho tiempo divagando.

Me sigue ocurriendo lo mismo en según qué ponencias. Por muy concienciado que esté, al poco de haber empezado,salvo que la pericia del interlocutor sea notable, desconecto. Da igual que sea un ponente desconocido, que sean mis padres o mi mujer. Salvo que esa persona sepa generarme interés, tarde o temprano desconecto.

Por eso, saber que lo que me ocurre a mi, en mayor o menor medida, le ocurre a todo el mundo, fue un gran alivio.

Sin embargo, que a todos nos suceda es una mala notícia para los presentadores, pues implica que, hagas lo que hagas, tu público va a dejar de escucharte tarde o temprano. Y hay una razón científica para ello.

Divagamos el 30% del tiempo

Según un estudio realizado por los doctores Matt Killingsworth y Dan Gilbert de la Harvard University, nuestra mente divaga, de promedio, un 30% del tiempo, salvo al practicar sexo, momento en el que solemos estar mucho más presentes y concentrados en lo que estamos haciendo (se divaga sólo un 10% del tiempo). En esta TED Talk nos lo explica:

Esto implica que durante una tercera parte de nuestro tiempo nuestra mente viaja muy lejos de la acción que estamos realizando.

Según un estudio de la neurocientífica Kalina Christoff de la Universidad de California, Santa Barbara, divagar con la mente está muy ligado a la creatividad y a la resolución de problemas.

El caso es que esto no ocurre por cosas del azar sino que hay una razón bioquímica detrás.

Nuestras neuronas tienen hambre

Según explica el psicólogo Peter Killeen en su Teoría Neuroenergética, nuestras neuronas pueden funcionar durante un rato con la energía que tienen, pero no por mucho tiempo. Después de 12 segundos, necesitan más energía.

Esto significa que después de estos primeros 12 segundos, debido al esfuerzo mental que implica prestar atención, las neuronas hambrientas solicitan energía almacenada.

Cuando tu cerebro no tiene suficiente energía disponible, tus neuronas se cansan y bajan su rendimiento, permitiendo a otras partes de tu cerebro captar la atención. Por eso experimentas un déficit en tu capacidad de permanecer atento o, lo que es lo mismo, tu mente empieza a divagar.

No puedes hacer nada para alimentar las neuronas de tu audiencia

Disponer de nutrientes suficientes en nuestro cerebro depende de varios factores, como por ejemplo, descansar bien, seguir una buena alimentación y también estar entrenados (la meditación es un buen ejercicio para ello).

Como puedes comprobar, mejorar tu capacidad de atención es algo que está en tus manos. Sin embargo, si lo que te propones es mejorar la capacidad de atención de tu audiencia, poco puedes hacer, pues generalmente no tienes incidencia en lo que comen y en cuánto duermen.

Así que lo único que puedes hacer es ser consciente de que tarde o temprano tu audiencia dejará de atender. Y prepararte para ello.

¿Qué puedes hacer para reducir el impacto de la pérdida de su atención?

Dado que la pérdida de la atención del público es inevitable, lo que debes hacer es concentrarte en recuperarla una vez la hayas perdido.

El problema radica en que en una público heterogéneo, no todos los espectadores van a perder la concentración en el mismo momento.

Por eso, tal y como comentamos hace unos meses al hablar de cúanto debe durar una presentación, convenimos en que debes hacer que tu discurso sea rico en recursos para romper la monotonía y despertarles el interés por conectarse de nuevo a tu charla.

Y para que esa reconexión sea satisfactoria, es importante recapitular de vez en cuando (especialmente en presentaciones largas) para que puedan ubicarse sin problemas y retomar el hilo de tu explicación.

¿Qué haces cuando notas que empiezas a perder la atención del público? Gracias por compartir tu experiencia en un comentario.

En el próximo artículo te hablaré de cuál es el futuro de las presentaciones presenciales en un mundo cada vez más online. Si no quieres perdértelo, puedes suscribirte aquí y recibirás los próximos artículos en tu correo electrónico.

 

Entradas Relacionadas:

¿Te gusta el contenido?
Suscríbete a la Newsletter para no perderte ni un detalle

Y además, con la inscripción a la Newsletter, un curso online de presentaciones GRATIS!!!

Comentarios

  1. Pavlov Valdivia dice

    Es verdad y sobre todo ocurre mas seguido con la audiencia joven, tan acostumbrada a la tecnología y la info reducida. Saludos Roger ya estamos terminando el semestre en las universidades…. Sigo confiado en que saldrá algo para el próximo año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *