¿Por qué organizar la información siguiendo una estructura piramidal?

Muchos ponentes tienden a estructurar sus ideas en forma secuencial: una detrás de otra. Eso dificulta muchísimo la memorización de la información y su posterior réplica. Es como cuando un niño o niña tiene que ir al super y su madre le dice de palabra las 9 cosas que tiene que comprar. Si no están apuntadas, es muy difícil recordarlas todas (tanto para el niño o niña como para la madre).

Cuando en una presentación le damos a la audiencia la información en forma secuencial y sin ningún tipo de estructura más elaborada es muy difícil que al terminar recuerde lo que les hemos contado.

Algunos de los expertos en presentaciones recomiendan estructurar los argumentos en forma de pirámide para facilitar la comprensión y la memorización de la audiencia. En este blog ya hablamos de ello en el artículo sobre capas argumentales.

Sin embargo, ¿por qué funciona la estructura piramidal?

Pyramids

Según Barbara Minto, autora del libro “The pyramid principle”, nuestra mente trabaja siguiendo una estructura piramidal, motivo por el que aplicar este tipo de organización a las ideas de nuestra presentación funciona de maravilla. Es lo que se conoce como la Piramide de Minto.

Desde hace muchísimo tiempo, el hombre se ha caracterizado por agrupar cualquier secuencia de cosas mediante la construcción de patrones lógicos. Los griegos, por ejemplo, agrupaban las estrellas en figuras (constelaciones) en lugar de recordarlas de forma individual.

Agrupamos informaciónNuestra mente tiende a agrupar cualquier serie de elementos que tienen algo en común. Fíjate en la figura. Sólo de mirarla salta a nuestra vista que hay 2 grupos de tres puntos en vez de ver sólo 6. Es algo inconsciente. Los agrupamos.

Nuestra memoria a corto plazo no puede retener más de 7 cosas a la vez (2 arriba, 2 abajo). De hecho, el número recomendable es el 3, que ya vimos que es un número mágico en las presentaciones.

Cuando nuestra mente ve un número de elementos con los que lidiar que sobrepasa los 4 o 5, empieza a agruparlos en categorías lógicas para poder ser retenidas.

En el caso de la compra que comentábamos al principio de este artículo, es muy probable que acabemos agrupando los productos por secciones del supermercado; lácticos para la leche, la mantequilla, el queso i los yogures; bebidas para el agua, el vino y las cervezas; congelados para los guisantes y la ensaladilla rusa… De este modo sólo tenemos que recordar las 3 o 4 secciones a las que debemos ir y, una vez allí, recordar las 3 o 4 cosas que debemos coger en cada sección.

Ejemplo estructura piramidal

En lugar de recordar los 9 elementos, recordamos sólo las 3 categorías. Pensamos en un nivel de abstracción superior. Y como esa categoría fue creada de forma lógica, recordar la categoría nos sugiere directamente los elementos que hay en ella.

Del mismo modo, si en una presentación agrupamos las ideas y argumentos de forma lógica, no sólo nuestra audiencia tendrá mayor facilidad para retenerlo sino que a nosotros nos costará mucho menos recordarlos a la hora de presentar.

¿Utilizas la estructura piramidal en tus presentaciones o das la información de forma secuencial?  Gracias por dejar tu comentario.

¿Quieres recibir los próximos artículos de Presentable.es en tu correo electrónico? Suscríbete aquí.

Entradas Relacionadas:

APRENDE GRATIS
a presentar con éxito

¡INSCRÍBETE AL CURSO ONLINE!

Para más información sobre el curso haz click aquí.

 

Al inscribirte al curso recibirás también la Newsletter de Presentable

Comentarios

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *