Los mejores discursos de los Oscars

Esta pasada madrugada tuvo lugar la Ceremonio de los Oscars de Hollywood. Un acontecimiento singular y único repleto de caras conocidas, de glamour, de premios… y  de discursos!!!

oscars

Este artículo está programado desde antes, así que no voy hablarte de lo que pasó durante la reciente edición. Sin embargo, la gala de los Oscars ha dejado grandes momentos para bien y para mal en los que los recién galardonados se enfrentaban al micro y al público para dirigir unas palabras de agradecimiento.

El maldito director de orquesta

La ceremonia de los Oscars acostumbra a durar más de 3 horas. Durante ese tiempo, se hace entrega de los 24 galardones oficiales (más alguno de especial) y cada ganador tiene unos instantes para hablar al auditorio.

Precisamente para intentar que estos parlamentos no se extiendan demasiado, existe la figura del director de orquestra. Este personaje se encarga de hacer tocar a sus músicos una melodía astutamente llamada “Too long” cuando alguno de los premiados se extiende demasiado.

En otras palabras, tal y como Jack Black y Will Ferrell parodiaron en la 76ª edición, cuando la música suena es señal que estás aburriendo.

Las listas interminables de agradecimientos

Si el papel del director de orquesta es tan necesario es porque históricamente, muchos de los premiados han aprovechado sus discursos para hacer un agradecimiento eterno. Pero no eterno en el sentido de que están eternamente agradecidos, sino que el agradecimiento se alarga y se alarga hasta parecer que no va a acabar nunca.

Podría poner muchísimos ejemplos porque, por desgracia, este comportamiento es el más habitual. Pero déjame que te muestre sólo uno muy ilustrativo, en el que Mel Gibson recibe el Oscar y aprovecha su minuto de gloria para leer una lista de gente a la que estar agradecido. Sí, sí. Una lista física, real, de papel.

Actuando de esta forma, los premiados desaprovechan una oportunidad de oro para poder hacer llegar un mensaje a todo el mundo que merezca la pena. En un evento que se retransmite por todo el planeta y con un gran impacto mediático, muchas de las personas que suben al escenario a recoger su estatuilla se limitan a listar una ristra de nombres a los que les dan las gracias.

El minuto de oro

¿Si tuvieras un minuto para poder decirle algo a todo el mundo…en qué lo gastarías?

Es difícil de imaginar porque nosotros no concebimos esa posibilidad. Pero teniendo en cuenta lo poco probable que es que eso ocurra, estoy convencido que yo intentaría transmitir un mensaje global, que pueda inspirar al resto del planeta.

No sé si lo conseguiría, pues eso tampoco está al alcance de mucha gente. Pero estoy seguro que si hay una manera de lograrlo, esa no es leyendo una lista de nombres a los que estar agradecidos. Porque esa es la manera más común de que el director de orquesta se harte de  tí, ponga a tocar a sus músicos y tu parlamento se quede en el olvido.

Por eso, hoy, quiero compartir contigo algunos discursos que han pasado a la historia y comentar alguna de las claves que han contribuído a tal éxito.

Los mejores discursos de los Oscars

1.- Cuba Gooding Jr

Cuando Cuba Gooding subió al escenario a recoger su estatuilla por su intervención en Jerry Maguire y empezó haciendo los típicos agradecimientos, de forma emocionada. A los 35 segundos, el director de orquesta ya se había cansado de ello e hizo sonar la música. Pero Gooding aprovechó ese momento para ponerse a gritar apasionadamente que amaba a todas las personas involucradas en esa película y en su premio. Y la música no sólo no logró callarle, sino que añadió épica al momento (como si de la banda sonora se tratase). El resultado final fue una gran ovación, muchos de los presentes en pié, y un discurso memorable que inspiró a otros discursos en ediciones posteriores.

2.- Julia Roberts

Se hace muy extraño ver a una figura de la talla de Julia Roberts tan nerviosa al recoger el Oscar por su papel principal en la película Erin Brockovich. En el fondo, su discurso fue uno más de esos en los que se hace una larga lista de agradecimientos, pero Roberts tuvo el acierto de ponerse al director de orquestra en el bolsillo nada más empezar con una frase muy bien elegida. “Voy a pasar algún tiempo aquí arriba, tengo algunas cosas para decir. Señor [dirigiéndose al director musical], está haciendo un gran trabajo, pero está demasiado apresurado con esa batuta. ¿Por qué no se sienta, ya que tal vez yo no vuelva a estar aquí arriba?”. El resultado fue que su discurso duró casi 4 minutos sin interrupción por parte del director.

3.- James Cameron

El discurso de James Cameron como ganador del Oscar al mejor director por Titanic empezó como todos los demás. Agradecimientos al reparto, al equipo, a los productores, a la familia… Sin embargo, tuvo la ocurrencia de finalizar el discurso imitando una escena famosa de su película en la que el personaje interpretado por Leonardo Di Caprio grita “¡¡¡Soy el rey del mundo!!!” desde la proa del Titanic. Una frase afortunada que, sin duda, ayuda a que su discurso sea recordado.

4.- Meryl Streep

La emoción puede ayudar a recordar mejor las cosas. Y Meryl Streep seguro que lo sabía cuando recogió su tercer Oscar por La dama de hierro. Su discurso se basó en un contraste de emociones. Empezó bromeando sobre el hecho de haber recibido el premio una vez más y acto seguido se emocionó (y emocionó a más de uno), al hacer un sentido agradecimiento a sus seres más cercanos y hacer un canto a la amistad.

5.- Halle Berry

Hay que ver en qué estado de emoción salió a recoger Halle Berry su Oscar a la mejor actriz (el primero otorgado a una mujer negra en toda la historia). No es para menos, pues era un logro muy importante. Berry no pudo parar de llorar en todo el rato. Sin embargo, consciente del momento histórico que estaba protagonizando, tuvo la valentía y el acierto de hacer un agradecimiento a las grandes actrices negras que no lo habían logrado antes y lanzar un mensaje para todas las mujeres negras, que hasta ese momento parecían no poder optar a ese galardón, para que tuviesen fe y siguieran luchando. Berry, a pesar del estado emocional que vivía, supo aprovechar su minuto de oro para transmitir un mensaje que trascendió más allá de los agradecimientos de turno.

6.- Matthew McConaughey

Si tengo que elegir algún discurso, sin ningún tipo de duda, elijo el que pronunció Matthew McConaughey al recoger su Oscar por su papel protagonista en la película Dallas Buyers Club. Su discurso, a pesar de durar casi 4 minutos, no hizo que el director de orquesta pusiera a sus músicos a tocar. Y es que el parlamento de McConaughey tenía estructura (algo de lo que carecen la mayoría de los otros discursos). Empieza con una introducción en la que anticipa 3 puntos clave que va a comentar, y además lo hace con cierta intriga. Con eso, crea una expectativa en el público que el director de orquesta no se atreve a interrumpir el discurso. Luego desarrolla cada uno de esos puntos y termina con una conclusión entregando un mensaje para todos (presentes y no presentes).

¿Qué otros discursos de los Oscars recuerdas como algo memorable? Gracias por compartirlo con todos.

En el próximo artículo mucho más. Si no quieres perdértelo, puedes suscribirte aquí y recibirás los próximos artículos en tu correo electrónico.

Entradas Relacionadas:

¿Te gusta el contenido?
Suscríbete a la Newsletter para no perderte ni un detalle

Y además, con la inscripción a la Newsletter, un curso online de presentaciones GRATIS!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *