El libro en una frase: un ejercicio para que los niños aprendan a encontrar la idea principal de un tema

Estamos preparando a los niños a que aprendan a sintetizar. Y el primer paso lo dimos la semana pasada con el ejercicio “El día en una frase”.

Sin embargo, este ejercicio trabaja sólo un aspecto importantísimo de todo el proceso: el de elegir una información de entre la totalidad de datos acumulados durante todo el día.

Es un trabajo útil porque aprenden a centrarse en una idea y abandonar el resto. Pero es insuficiente porque en verdad, de lo que se trata es de intentar construir una idea principal que engloba a la mayor parte de ellas.

Construir la idea principal

¿Te imaginas hacer una presentación sobre un tema eligiendo sólo una idea del mismo? ¿Verdad que no?

Lo que generalmente sucede es que a partir de las distintas ideas que hay sobre un tema, buscamos una idea que las incluya. Te pondré un ejemplo.

Supón que debes hablar sobre los beneficios del running. Y para ello buscas en internet y encuentras el siguiente artículo: Los 10 beneficios que aporta el running.

Te voy a resumir los 10 puntos:

  1. Reduce el riesgo de contraer enfermedades.
  2. Mejora el sistema cardiorespiratorio.
  3. Fortalece los huesos.
  4. Regenera la masa muscular.
  5. Permite perder y controlar el peso.
  6. Combate la celulitis.
  7. Favorece el descanso.
  8. Ayuda a combatir el estrés y la ansiedad.
  9. Aumenta la autoestima.
  10. Es un arma de socialización.

¿Podrías elegir sólo uno para tu charla? Lo más probable es que no, ya que perderías un montón de información por el camino. No puedes renunciar a ninguno de esos beneficios si verdaderamente quieres demostrar lo saludable que resulta correr. Porque los beneficios de correr van más allá que cualquiera de estos 10 puntos por separado.

Y, sin embargo, necesitas elegir la idea principal como sea. Por lo tanto, debes construirla. Debes buscar una frase que englobe estos 10 beneficios y mantenga la esencia del artículo.

Por ejemplo: Correr es bueno para tu salud.

Se podría trabajar más esta idea, pero por ahora nos vale para ilustrar lo que venía diciéndote.

Los niños necesitan aprender a construir esas ideas principales

Si queremos que los niños no sólo sepan elegir una idea (como cuando deben decidir qué parte del día nos quieren contar) sino que aspiramos a que realmente nos hagan un resumen en una única frase que lo integre todo, tienen que aprender a realizar este proceso.

Lo he comprobado con mi hijo.

Después de unas semanas de pedirle la frase del día, empieza a dominar el arte de elegir una información y resumirla en una frase. Sin embargo, cuando le pido que resuma en una frase varias informaciones a la vez, le cuesta horrores y se limita a juntar todas las ideas de nuevo.

Después de darle muchas vueltas a cómo podía ayudar a mi hijo de 6 años a trabajar este importantísimo aspecto, empecé a probar un ejercicio que, si bien es muy pronto para tener ya resultados, estoy convencido que los dará a corto-medio plazo.

El libro en una frase

Como parte fundamental de la educación de un niño de 6 años, mi hijo tiene que leer cada día. Y después de mucho pelearnos con ello, hemos dado con un estilo de libros que le encantan.

niño leyendo

Su ritmo de lectura no es demasiado rápido, así que en los 20-30 minutos que dedicamos cada noche antes de ir a la cama, podemos leer entre 2 y 4 páginas (en función del tamaño de la letra, la cantidad de dibujos y el grado de cansancio del niño).

Cada día, pues, le pregunto que me explique en una frase el fragmento que hemos leído.

Le cuesta todavía una barbaridad, ya que no se trata de elegir una frase del texto sino que debe construir una frase que las explique todas. Así que, por ahora, él hace el intento y yo le ayudo luego a construir esa frase. Espero pronto empezar a tener buenos resultados al respecto.

Intuyo que con hijos mayores, con una mayor velocidad de lectura, la frase que puedes pedirle puede resumir todo un capítulo. O incluso todo el libro. O puede que incluso la lectura sea un tema del libro de texto de una asignatura. Deberás probarlo.

Y si se trata de niños que todavía no leen, puedes probarlo con los dibujos animados. Ponle un capítulo de la Pepa Pig (por decir uno) y luego pídele que te lo explique en una sóla frase.

De lo que se trata es de que empiecen a familiarizarse con la tarea de tener que encontrar la idea principal de un texto o de un tema. Les será super útil cuando tengan que preparar sus primeras presentaciones.

¿Quieres probar este experimento en tu casa o en el aula?

Si te interesa poner en práctica este ejercicio con tus hijos o tus alumnos, te recomiendo que te suscribas a la lista de correo del proyecto “¿Cómo enseñar a nuestros hijos a hablar en público?”. De esta manera recibirás en tu correo ideas como la de este artículo con recomendaciones para su puesta en marcha y podrás contarme qué tal te ha ido.

Si estás interesead@, solo tienes que rellenar el formulario que encontrarás al final de este artículo (si estás recibiendo este artículo por mail deberás abrir el enlace a la versión web del artículo para poder ver el formulario).

Entradas Relacionadas:

LOS NIÑOS TIENEN MUCHO QUE DECIR
Hagamos que se escuchen sus voces. Enseñemos a los niños a comunicar.

Inscríbete y recibirás todas las novedades sobre el proyecto en tu correo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *