El diario de verano, un ejercicio de introducción a la estructura

Desde hace 3 años, cada verano mi hijo escribe un pequeño diario de las vacaciones. Lo que se busca con este ejercicio no es que el niño haga una obra maestra sino que mantenga fresca la escritura de cara al nuevo curso. No miramos ni el estilo ni la ortografía (salvo cosas muy obvias).

Sin embargo, este verano decidí añadir una nueva variable que ha terminado funcionando muy bien: el periodismo. Y lo primero fue diferenciar las tres partes de una noticia: la entradilla, el cuerpo y el final.

querido diario

La entradilla

La primera innovación que hicimos este verano fue incorporar una entradilla al inicio de cada “noticia” del diario. Una primera frase cuya misión es poner en contexto a la persona que quiere leer esa noticia. Y para ello le expliqué el principio de las 6 preguntas: ¿Qué ha pasado? ¿A quién? ¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Por qué? ¿Cómo?

Le expliqué a mi hijo (7 años y medio) que hacer eso es importante, alegando que cuando la profesora tenga que corregir los diarios de verano de todos los alumnos, es posible que no pueda leer todas las noticias de todos los niños. En ese caso, deberá seleccionar algunas. Y encontrar en la primera frase un pequeño anticipo de lo que se va a hablar a continuación puede ayudarle a elegir.

Hicimos juntos la primera noticia del verano. Y luego me tuve que volver a Barcelona a trabajar mientras el permanecía en el lugar de veraneo con los abuelos. La sorpresa fue mayúscula cuando el fin de semana siguiente comprobé que había redactado el solo cuatro noticias más todas con la entradilla respondiendo las preguntas. Objetivo cumplido! El concepto entradillo lo ha integrado a la perfección.

 

El final

En el cuerpo de la noticia le dejé carta blanca para no agobiarlo con nuevas normas, pero sí que trabajamos el final.

La idea era que la noticia no se podía terminar de cualquier modo, sino que debía resumir o concluir de algún modo todo el texto. Y le propuse terminar cada noticia con una frase “especial” que explicara sus sensaciones sobre aquello de lo que hablaba.

Su primera opción fue terminar las noticias con frases del estilo “Me ha gustado mucho visitar esa cueva”, “Me ha gustado mucho bañarme en la piscina”…

El siguiente paso fue pedirle que todas las frases fueran distintas, cosa que también captó perfectamente y puso en práctica el solo.

 

El misterio

Visto que el concepto entradilla había sido asimilado perfectamente, acabo de introducir un nuevo elemento: el misterio.

Responder las 6 preguntas está muy bien, si bien existe la posibilidad de dejar alguna de ellas a medio responder.

Pongamos un ejemplo. Esta fue, aproximadamente, la propuesta realizada por mi hijo:

El segundo día de las vacaciones (cuándo) visité el espacio de interpretación de la naturaleza (dónde) con mi familia (quién) donde gracias a las explicaciones del guía (cómo) aprendimos los diferentes métodos de pesca (qué).

Lo que intenté hacerle ver es que con este titular ya queda muy claro qué es lo que te van a contar a continuación. Y le propuse hacer una pequeña variación para que, sin dejar de responder la pregunta “qué”, se pudiera crear un poco de misterio que despertara el interés del lector. He aquí la propuesta:

El segundo día de las vacaciones (cuándo) visité el espacio de interpretación de la naturaleza (dónde) con mi familia (quién) donde gracias a las explicaciones del guía (cómo) aprendimos cosas muy interesantes sobre (qué).

Con esta segunda frase, se genera el misterio sobre qué es lo que aprendió, y invita a seguir leyendo.

 

Introducción a la estructura

Con este ejercico, se empieza a asimilar el concepto de dividir cualquier comunicación en tres partes (introducción, cuerpo y desenlace). Se empieza también a trabajar la idea de que la introducción debe servir para despertar el interés de los demás, y que el final debe decir algo importante.

Será interesante ver si esta idea la mantiene cuando, en lugar de un diario, deba preparar un vídeo.

Si te interesa poner en práctica estas y otras ideas con tus alumnos o hijos, te recomiendo que te suscribas a la lista de correo del proyecto “¿Cómo enseñar a nuestros hijos a hablar en público?”. De esta manera recibirás en tu correo ideas como la de este artículo con recomendaciones para su puesta en marcha y podrás contarme qué tal te ha ido.

Si estás interesead@, solo tienes que rellenar el formulario que encontrarás al final de este artículo (si estás recibiendo este artículo por mail deberás abrir el enlace a la versión web del artículo para poder ver el formulario).

Entradas Relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *