¿Cómo trabaja la comunicación el sistema educativo danés?

Hace unas semanas recibí un correo de Sara Lopez, una estudiante española de ICT Engineering que ha optado por estudiar sus cuatro años de carrera en VIA UNIVERSITY (Horsens, Dinamarca) ofreciéndose para contar en el blog su experiencia con el sistema educativo danés y cómo éste pretende asegurar que todos los estudiantes adquieren los conocimientos y competencias que les cualifiquen para tomar parte y contribuir a un futuro desarrollo de la sociedad, haciendo especial mención de cómo se trabaja la comunicación. Me pareció muy interesante ver cómo lo hacen en otros países, así que os dejo con el resultado.

Dinamarca

Desde pequeña tenía claro que quería cursar mis estudios universitarios en el extranjero, pero ¿dónde? Eso es otra cuestión.

Tenía echado el ojo a varios países escandinavos, y más en concreto a Dinamarca. ¿Pero por qué Dinamarca? Muy sencillo, desde hace tres años consecutivos Dinamarca ha estado entre los tres países con mejor sistema educativo, inclinado a la educación práctica. Además, según la ONU en su informe sobre la felicidad mundial, Dinamarca es el país más feliz del mundo después de Noruega. Varios autores han reflexionado sobre el tema y sus obras dan respuesta al enigma detrás de este buen rollo bajo el término danés hygge. Algo que el resto del mundo traduce como “lo acogedor” o “lo familiar”.

El hecho de que Dinamarca tuviera una educación práctica era justo lo que yo necesitaba, estaba cansada de un sistema educativo en el que solo se valorará memorizar.

Además, una de las principales ventajas de este sistema educativo es que se basa en el aprendizaje cooperativo. La mayoría de los ejercicios, proyectos y algunos de los exámenes se hacen en grupo. Este sistema está enfocado de cara ayudar a los estudiantes en su futuro laboral y facilitar su inserción. En una empresa eres parte de un equipo, no estás solo y no dependes únicamente de ti mismo, por eso, la educación danesa te enseña a trabajar con otros desde un primer momento.

Pero, ¿qué quiere decir que la educación sea práctica? Muy sencillo, los estudiantes reciben una formación global que no se basa únicamente en adquirir conocimientos académicos, sino en un desarrollo que abarque todos los ámbitos de la persona.

Estos dos objetivos los vi muy marcados desde mi primer día de clase. Como ya he mencionado anteriormente, estoy estudiando Ingeniería informática, una carrera en la que hablar en público no es un requisito fundamental, pero si recomendable para poder explicar a otros tu trabajo. En mi primer semestre tuve una asignatura que se llamaba “Communication skills” o lo que es lo mismo, habilidades de comunicación. En esta asignatura nos enseñaban a hablar en público y a dar presentaciones.

Teníamos clase una vez a la semana durante 4 horas, y tenía la misma importancia que cualquier otra asignatura. Cada semana teníamos que exponer un tema diferente que hubiéramos elegido previamente, estos temas podían o no estar relacionados con nuestro área de estudio.

Generalmente estas exposiciones se llevaban a cabo en grupos de cuatro personas. Todos los estudiantes eran requeridos a escuchar la presentación de nuestros compañeros y evaluar sus errores y puntos fuertes que nos sirvieran de inspiración.

He de decir que esta fue una de las asignaturas más útiles de toda mi vida, desde pequeña hablar en público me atemorizaba, el hecho de hablar delante de miles de personas que puedan valorar lo que estoy diciendo de manera negativa me ponía los pelos de punta.

Pero desde mi primera hora en esa clase mi vergüenza y timidez desaparecieron y era libre de dar mi opinión sin importarme lo que la gente pensase.

La finalidad de esta clase, aparte de enseñarnos a hablar en público y a dejar nuestra timidez de lado era prepararnos para nuestros exámenesfinales.

Este fue otro de los grandes cambios que experimente con mi llegada a Dinamarca, deje de lado los exámenes escritos para pasar a los orales. El último mes de cada semestre eran exámenes finales, uno por semana. Estos exámenes duraban alrededor de media hora, cuarenta y cinco minutos aproximadamente, incluyendo la valoración de tu actuación.

En todos los exámenes hay dos examinadores, el profesor que imparte la materia y un especialista en la materia para que la nota sea neutral y no haya prioritarismo.

Por ejemplo, una de mis asignaturas más importantes era JAVA. El examen de JAVA consistía en programar en vivo. Los examinadores te dan una tarea y tú tienes que llevarla a cabo mientras explicas lo que estás haciendo y te hacen pregunta para comprobar que de verdad dominas la materia.

En general todos los exámenes siguen la misma estructura y son individuales, aunque en algunas asignaturas el examen final se basa en presentar un proyecto que has llevado a cabo durante el semestre con tu grupo, y lo tienes que presentar y realizar mejoras en el momento de manera individual.

Al principio este sistema me asustaba, siempre había estado acostumbrada a los exámenes escritos y tenía la sensación de que en un examen oral no tienes tanto tiempo para pensar como en un examen escrito, hay que dominar la materia sí o sí. Ahora, tras mi primer semestre y a un mes de los siguientes exámenes sin duda me quedo con los exámenes orales frente a los escritos, entre otras razones porque los exámenes orales te dan la oportunidad de explicar todo lo que sabes – aunque no sea al pie de la letra –  desde diferentes puntos de vista y poniendo ejemplos.

Este cambio de vida que hablar en público me ha proporcionado no solo me ha supuesto ventajas en mis estudios, sino que también el mundo laboral. Hoy, diez meses más tarde, puedo decir que esta decisión me ha ayudado a afrontar la vida de otra manera, con la mente más abierta, con un interés por lo novedoso y un espíritu aventurero.

Esto también me ha llevado a interesarme por nuevos campos como por ejemplo el marketing, tanto que llegue a encontrar un trabajo en este área.

Sara y sus compañeras de trabajo

Sara y sus compañeras de trabajo

Trendhim, empresa danesa de accesorios masculinos, buscaba el pasado octubre estudiantes de diferentes nacionalidades para formar un departamento de marketing internacional con el objetivo de equipararse a las demás potencias europeas de este mundo tan competitivo como son los accesorios.

Y gracias a esta gran oportunidad hoy en día soy manager del departamento de marketing español. Es mucha responsabilidad la que tengo en mis manos siendo la encargada de todo un mercado, aunque sin duda, algo que implica más responsabilidad y de lo que estoy más orgullosa es de que gracias a los conocimientos que he ganado en la universidad soy capaz de ayudar a mis compañeros de mercado explicándoles qué tácticas y estrategias seguir para mejorar el rendimiento de la empresa.

Pero sin duda, no habría llegado hasta donde he llegado si no hubiera sido por las clases de hablar en público y los exámenes orales, que me hicieron dejar de lado la timidez y centrarme en mi futuro. Gracias a esto encontré este trabajo y día a día doy charlas en público a diferentes compañeros que necesitan mi ayuda.

En general, en la cultura laboral danesa el saber hablar en público es muy valorado por las empresas, es por eso que la educación intenta hacer hincapié en ello y promover la oratoria desde tempranas edades. Los daneses valoran que sus empleados sepan expresarse ya que para ellos una empresa es como una gran familia, y los propios empleados tienen que ser capaces de explicar a sus compañeros lo necesario para que estos mejoren o usen técnicas que no estaban utilizando.

Esto lo veo día a día en mi trabajo, mis jefes valoran mucho cuando nos ayudamos unos a otros. Es por eso que hacemos reuniones semanales donde hablamos de las técnicas que estamos empleando y como nos ha ido cada semana. En mi caso, todas las semanas preparo una presentación para ayudar a mis compañeros, después de hacer un estudio de cada mercado, y siento que si no hubiera sido por las clases impartidas en la universidad no me hubieran seleccionado para esta posición.

En definitiva, Dinamarca es un país con buen sistema educativo gracias al cual disponen de una alta calidad de vida. Esta calidad de vida no sería posible si no fuera por la importancia que los daneses dan a la oratoria y a aprender a expresarse hablando en público, factores de los que dependen las posibilidades de encontrar trabajo. Personalmente, gracias a la formación que estoy recibiendo me siendo mucho más capacitada para trabajar en cualquier parte del mundo, con cualquier tipo de personas y en cualquier trabajo.

¿Quién es Sara López?

SaraSara López es una estudiante española cursando estudios en la VIA University College, Dinamarca. Además es Country Marketing Manager España en Trendhim.es. Podéis saber más de ella en su web sara-lopez.com

Si te interesa poner en práctica estas y otras ideas con tus alumnos o hijos, te recomiendo que te suscribas a la lista de correo del proyecto “Los niños tienen mucho que decir”. De esta manera recibirás en tu correo ideas como la de este artículo con recomendaciones para su puesta en marcha y podrás contarme qué tal te ha ido.

Si estás interesead@, solo tienes que rellenar el formulario que encontrarás al final de este artículo (si estás recibiendo este artículo por mail deberás abrir el enlace a la versión web del artículo para poder ver el formulario).

Si además quieres participar de una forma más activa, te invito a unirte al grupo de Telegram “Mucho que decir”. Aquí tienes un enlace-invitación para unirte al grupo.

Entradas Relacionadas:

LOS NIÑOS TIENEN MUCHO QUE DECIR
Hagamos que se escuchen sus voces. Enseñemos a los niños a comunicar.

Inscríbete y recibirás todas las novedades sobre el proyecto en tu correo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *