¿Cómo recibir feedback?

A principios de noviembre escribí sobre cómo dar feedback para ayudar al presentador a mejorar.

Ya hemos hablado muchas veces sobre la importancia de recibir feedback por parte de nuestra audiencia. Incluso en el último artículo hablamos de una manera de obtener autofeedback.

Por eso es importante que tengas en cuenta estos consejos cuando tengas que opinar sobre cualquier cosa que haya hecho tu hijo o alumno. Y que les enseñes también a dar feedback a sus compañeros, ya que el proceso de analizar a otros hablando en público es un ejercicio muy enriquecedor (también para aquel que da feedback).

Pero si saber dar feedback es clave, hay otro aspecto fundamental que tu hijo o alumno debe dominar: recibir el feedback.

feedback

Existen unas normas básicas a seguir cuando alguien nos da feedback para que podamos aprovechar al máximo ese regalo que es que alguien nos dé su opinión.

1.- Calla y escucha

Una buena sesión de feedback no tiene nada que ver con criticar. A priori, el feedback debe verse siempre como una oportunidad de mejora y no como una amenaza o un ataque. Por eso es importante que aquel que va a recibirlo, lo haga en el más estricto silencio.

Es muy frecuente el querer contraargumentar algunas de las ideas que nos exponen. Buscar excusas que justifiquen, en aquel mismo momento, que aquello que el otro nos hace notar no se trata de un error. Eso es un grave error.

Debemos escuchar todo lo que nos dicen con atención, mirando a los ojos del evaluador sin decir nada, ni tan solo haciendo gestos o muecas de desaprobación. Tomando nota si es posible de todas las ideas.

Si no eres receptivo con el feedback que recibes, la gente va a dejar de querer dártelo.

2.- Considera cada una de las ideas

Piensa en cada comentario no como una crítica sino como una sugerencia de mejora.

No puedes olvidar que el proceso de comunicación no termina cuando las palabras han salido de tu boca (con un propósito y una intención concreta), sino que se acaba cuando tu receptor lo ha recibido y lo ha interpretado a su manera.

Puede ser perfectamente que aquello que tú has hecho con una razón de ser, no sea interpretado del mismo modo por la persona que te escucha. Es una suerte que alguien te pueda hacer saber que existe ese desfase entre lo que tu pretendías transmitir y lo que realmente ha llegado a tu audiencia. No lo desaproveches.

Por lo tanto no juzgues ni ningunees ninguna idea que te digan (ni tan solo mentalmente). Tienes que estar abierto a todos los comentarios. Luego ya decidirás cuáles consideras acertados y cuáles no. O, mejor dicho, cuáles pueden ayudarte y cuáles no.

3.- Habla con el evaluador después de la sesión

No dejes pasar la oportunidad de tener a tu evaluador cerca para acercarte a él una vez haya concluido la sesión y preguntarle cualquier duda que te haya surgido a raíz de sus comentarios.

También es un buen momento para aclarar algunos aspectos que él haya podido malinterpretar para que tenga la oportunidad de corregir o matizar alguna de sus opiniones.

Aprovecha también para pedirle feedback sobre algún aspecto que haya podido omitir durante su evaluación del que te interese tener una opinión.

Y no olvides agradecerle en persona el regalo que te ha hecho. Creeme, de verdad, no tiene precio.

Si te interesa poner en práctica estas y otras ideas con tus alumnos o hijos, te recomiendo que te suscribas a la lista de correo del proyecto “¿Cómo enseñar a nuestros hijos a hablar en público?”. De esta manera recibirás en tu correo ideas como la de este artículo con recomendaciones para su puesta en marcha y podrás contarme qué tal te ha ido.

Si estás interesead@, solo tienes que rellenar el formulario que encontrarás al final de este artículo (si estás recibiendo este artículo por mail deberás abrir el enlace a la versión web del artículo para poder ver el formulario).

Entradas Relacionadas:

PARTICIPA EN ESTE PROYECTO
¿CÓMO ENSEÑAR A NUESTROS HIJOS A HABLAR EN PÚLICO?

Inscríbete y recibirás todas las novedades sobre el proyecto y todas las ideas que podrás probar en primera persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *