¿Cómo aplicar el Andamiaje a las exposiciones en clase?

Mi hijo, en segundo de primaria (7-8 años), tiene que exponer oralmente en clase los proyectos que va trabajando durante el curso.

Eso es una buena noticia, pues desde bien pequeños, van adquiriendo el hábito de hablar frente al resto de sus compañeros.

Sin embargo, sospecho que no recibe instrucciones sobre cómo debe ser esa exposición. Y eso es algo que me temo que ocurre en muchos colegios.

Hemos mejorado en cuanto a que ahora se habla en público en clase mucho más que hace 30 años, pero se pretende en muchos casos que los niños lo hagan sin ningún tipo de orientación previa sobre cómo hacerlo. Como si el mero hecho de repetir el ejercicio muchas veces fuese suficiente para que se aprenda a hacerlo correctamente.

AndamiajeQueremos que nuestros alumnos lleguen a lo más alto, pero al no darle la ayuda necesaria es como si les pidiéramos que escalasen el edificio por la fachada a pulso. Al mínimo resbalón, el golpe puede ser mortal.

Precisamente por este motivo aparece el concepto de Andamiaje (del inglés Scaffolding), basado en las teorías de Vigotsky.

Según este psicólogo ruso, hay que diferenciar entre aquellas tareas que un niño puede realizar por sí mismo de aquellas que puede realizar con la ayuda de un adulto. Estas últimas constituyen lo que él denomina la Zona de Desarrollo Próximo (ZDP).

El andamiaje consiste en trabajar en esa zona ZDP e ir guiando al alumno para que, poco a poco, pueda realizar esa tarea sin la necesidad de su ayuda, consolidando así el aprendizaje.

Los niños necesitan andamios para aprender a hablar en público

Cuando un alumno debe exponer un trabajo en clase por primera vez, se encuentra en la zona ZDP: es capaz de hacerlo si recibe la ayuda necesaria. Así que como profesores, sería recomendable una orientación previa sobre cómo preparar esa exposición.

Evidentemente se trataría de conceptos básicos adaptados siempre al nivel de los alumnos. No podemos dar los mismos consejos a alumnos de primero de primaria que a los de cuarto de secundaria.

Luego…. ¿Cómo puedes aplicar el Scaffolding a las presentaciones de tus alumnos?

1.- Ayúdale a identificar el propósito de su exposición

Puede que el título del proyecto sea Pablo Picasso, pero a la hora de presentar, deberá centrarse en ciertos aspectos de la vida y obra del pintor malagueño. ¿Va a centrarse en cómo fue su vida? ¿O quizás quiere hacer hincapié en cómo evolucionó su arte pictórico? ¿O quizás quiere poner énfasis en cuáles fueron sus influencias?

Los títulos genéricos como “Pablo Picasso” son tan extensos que pueden generar bloqueo mental en los alumnos más pequeños al no saber qué decir de tanta información disponible. Ayúdales a concretar esos aspectos en los que quieren incidir y les será mucho más fácil empezar.

Si quieres puedes aplicar el método de la Pizza con cajones de César Bona, del que te hablé hace unos días.

2.- Guíale a la hora de estructurar la información

Recuérdale que una presentación debe tener una introducción en la que cuentas de qué vas a hablar, un cuerpo central en el que lo cuentas, y una conclusión en la que recuerdas lo que has contado.

Ayúdale también a saber qué información es relevante para el propósito que se ha marcado y cuál debe ser obviada. No hace falta contarlo todo y cuanto antes lo aprendan mucho mejor para ellos.

3.- Enséñale cómo comportarse en el escenario

Recuérdale algunas de las normas básicas que debe seguir cuando salga a exponer: no leer del papel, mirar a los ojos de sus compañeros (de todos), vocalizar y no hablar muy rápido, utilizar un tono de voz alto y claro…

Se trata de dar 4 instrucciones básicas para que el alumno pueda empezar a ponerlas en práctica y las adquiera como un hábito.

4.- Ponle ejemplos

Muéstrale algun video que hayas podido grabar en años anteriores en las que se vea cómo tiene que ser una exposición.

No hay mejor maestro que el ejemplo de otra persona. Así que no dudes en ofrecerlos modelos a imitar.

5.- Dale feedback

Una vez realizado la exposición, repasa esos consejos que le habrás dado previamente y dale feedback sobre cómo los ha llevado a cabo y algunas ideas de mejora.

Va a necesitar comprobar que eso ya lo ha aprendido para sentirse capaz de hacerlo por sí solo y que esa tarea abandone la zona ZDP.

Es más, pide al resto de compañeros que evaluen al alumno en base a esos criterios. Eso les ayudará a afianzar todavía más los conceptos.

Tan importante es que sepan cómo tienen que hacerlo como que analicen cómo lo han hecho. Exponer por exponer lo único que hace es que el alumno se acostumbre a hablar en público, pero no forzosamente que se acostumbre a hacerlo bien.

Scaffolding en casa

Esta misma tarea de guía la puedes aplicar como padre cuando le ayudas a preparar la exposición en casa. Y poco a poco, a medida que vaya realizando exposiciones, vas a poder ir reduciendo esa ayuda.

Si te interesa poner en práctica estas y otras ideas con tus alumnos o hijos, te recomiendo que te suscribas a la lista de correo del proyecto “¿Cómo enseñar a nuestros hijos a hablar en público?”. De esta manera recibirás en tu correo ideas como la de este artículo con recomendaciones para su puesta en marcha y podrás contarme qué tal te ha ido.

Si estás interesead@, solo tienes que rellenar el formulario que encontrarás al final de este artículo (si estás recibiendo este artículo por mail deberás abrir el enlace a la versión web del artículo para poder ver el formulario).

Entradas Relacionadas:

PARTICIPA EN ESTE PROYECTO
¿CÓMO ENSEÑAR A NUESTROS HIJOS A HABLAR EN PÚLICO?

Inscríbete y recibirás todas las novedades sobre el proyecto y todas las ideas que podrás probar en primera persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *