4 formatos cortos de presentación que puedes utilizar en tus clases

El tiempo es un factor muy limitante, diría que incluso más que el dinero. Y eso se ve fácilmente cuando se trata de hablar en público. O cuando quieres escribir en un blog con un recién nacido en casa :-(

Hablar es gratis, pero disponer de tiempo suficiente para hacerlo cuesta. La audiencia no siempre está dispuesta a cedernos el suyo o bien uno mismo no dispone del tiempo necesario.

Y si es difícil para un solo ponente, imagina cómo debe ser pretender que los 25 alumnos de tu clase tengan su momento de gloria para poder presentar.

Por eso hoy me parece interesante mostrarte algunos formatos cortos de presentación que seguro que te permitirán optimizar el tiempo en tus clases.

cronómetro

Pecha Kucha (6 minutos 40 segundos)

Un Pecha Kucha consiste en una presentación con 20 diapositivas, cada una de las cuales se proyecta durante 20 segundos. Aquí tienes un ejemplo:

Hace un tiempo explicamos en este blog 4 trucos para hacer un Pecha Kucha y no morir en el intento. Seguro que estos trucos te servirán como guía.

Ignite (5 minutos)

El formato Ignite es muy parecido al Pecha Kucha, salvo que las diapositivas se proyectan durante 5 segundos menos (15 segundos cada una). Adjunto también un ejemplo (en inglés):

Lightning talks (5 minutos)

El formato de las presentaciones relámpago consiste en 5 minutos libres. No hay ningún tipo de requisito en cuanto a número de diapositivas ni tiempo para cada una de ellas.

Este formato está pensado no para tratar un tema completo sino para centrarse en algún aspecto destacable de él.

Elevator Pitch (de 30 a 45 segundos)

Imagina que quieres conseguir algo de alguien que te encuentras por casualidad en un ascensor. Tienes tan solo el medio minuto que dura el trayecto para transmitirle tu mensaje. No vas a poder contárselo todo. Pero tienes que ser capaz de despertar su interés para que te ofrezca una oportunidad de hablar de ello más en detalle en otro momento. Eso, es un Elevator Pitch.

Este formato de menos de un minuto es ideal para potenciar la capacidad de síntesis y aprender a centrarse en la esencia de tu discurso. Y, además, introduce la necesidad de que no sólo te limites a pronunciar tu discurso sino que debes lograr que éste despierte el interés de tu interlocutor.

Te adjunto un vídeo explicativo que ilustra muy bien los factores determinantes de un buen Elevator Pitch.

Si te interesa poner en práctica estos formatos y otras ideas con tus alumnos, te recomiendo que te suscribas a la lista de correo del proyecto “¿Cómo enseñar a nuestros hijos a hablar en público?”. De esta manera recibirás en tu correo ideas como la de este artículo con recomendaciones para su puesta en marcha y podrás contarme qué tal te ha ido.

Si estás interesead@, solo tienes que rellenar el formulario que encontrarás al final de este artículo (si estás recibiendo este artículo por mail deberás abrir el enlace a la versión web del artículo para poder ver el formulario).

Entradas Relacionadas:

LOS NIÑOS TIENEN MUCHO QUE DECIR
Hagamos que se escuchen sus voces. Enseñemos a los niños a comunicar.

Inscríbete y recibirás todas las novedades sobre el proyecto en tu correo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *