Esto es lo que tienes que ver

Imagina la siguiente situación…

Estás asistiendo a una presentación. Un comercial de una empresa lleva ya un rato bombardeándote con ideas y datos cuando, al cambiar de diapositiva te suelta:

- Como puedes ver en esta diapositiva, el margen total ha crecido notablemente.

Tu miras hacia la pantalla y te encuentras una diapositiva tan repleta de información que no eres capaz de ver nada. Así que buscas esa información sin saber exactamente dónde buscarla y, entretanto, ya has perdido el hilo.

Estoy seguro que habrás vivido alguna vez una experiencia similar. Pero…

Como presentador, ¿has hecho que tu audiencia la viva alguna vez?

Y en cualquier caso, ¿sabes cómo evitarlo?

Patadas que casi no se ven

embarazoSi todo va bien, en mayo voy a ser padre por segunda vez. Esta vez llegará una niña.

Evidentemente es una gran noticia que me hace muchísima ilusión. Y, en tanto que el embarazo “sólo” dura nueve meses, cada momento lo intentamos disfrutar al máximo.

Por eso, de vez en cuando, mi mujer me manda vídeos en los que se ve su barriga.

Teóricamente, en esos vídeos se pueden ver las patadas que da la niña. Pero muchos de ellos los he tenido que visualizar varias veces antes de lograr verlas. Entre que la barriga se mueve al respirar y que las patadas son todavía muy sutiles, el movimiento no se ve si no sabes dónde tienes que mirar.

Perdido en una diapositiva

Lo mismo ocurre en una presentación cuando llenas tanto la diapositiva que la información importante se diluye hasta el extremo de que casi no puede verse.

Y entonces pasa lo que hemos comentado al inicio del artículo. El oyente se pierde en la inmensidad de la diapositiva en busca de la información y deja de prestar atención a tus palabras. No sabe dónde tiene que mirar para ver lo que tu le has dicho que puede ver.

Como presentadores nos cuesta ser conscientes de que aquello que para nosotros es tan obvio porque lo vivimos desde dentro (como las patadas para las embarazadas) para el público no tiene por qué serlo.

Guía a tu audiencia

Ahora, cada vez que mi mujer me manda un vídeo o me dice que mire como se mueve la barriga, le pido que me indique la zona en que supone que debo verlo. Eso me ayuda a centrarme en la zona correcta y puedo disfrutar de la magia de notar como se mueve la criatura.

Cuando quieras que tu audiencia vea algo, ayúdale a saber dónde tiene que mirar.

Lo ideal es que lo hagas reduciendo el contenido de tus diapositivas, simplificándolas al máximo. Pero cuando eso no sea posible, señala en cada momento aquel contenido que sea de interés en ese momento. Diles: esto es lo que tienes que ver.

¿Te has perdido alguna vez como oyente en las diapositivas del ponente? ¿Lo tienes en cuenta a la hora de preparar las tuyas? Gracias por dejar tu comentario.

En el próximo artículo mucho más. Si no quieres perdértelo, puedes suscribirte aquí y recibirás los próximos artículos en tu correo electrónico.

Entradas Relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *