Errores frecuentes del proceso creativo: (7) El sistema no responde

A veces uno se encuentra inmerso en una crisis creativa. No está inspirado para generar nuevas ideas y las horas dedicadas a ello terminan por ser una pérdida de tiempo.

Antes de tirar la toalla y abandonar tu creatividad te sugiero que cuando te encuentres en esta situación revises interiormente si estás cometiendo algún error en el proceso creativo.

El de hoy es el último de una serie de artículos dedicados a comentar los errores más frecuentes que se cometen al intentar poner en práctica la creatividad. Hemos visto hasta ahora qué sucede cuando hay un fallo en la fuente de alimentación, cuando se tiene el filtro anti-spam activado, cuando existe un error en tiempo de ejecución, cuando hay un fallo en la Configuración de seguridad, cuando los recursos son insuficientes y cuando el fichero no es compatible con el sistema. Hoy toca hablar de qué hacer cuando nuestro entorno no comprende nuestras ideas.

sistema no respondeEl séptimo error del proceso creativo lo llamamos “El sistema no responde”.

¿Tu creatividad en manos de los demás?

Una de las peores sensaciones que puedes tener cuando intentas ser creativo es que cuentes una idea que has tenido y a tu entorno no le guste o no le parezca brillante.

Es como cuando cuentas un chiste y no le hace gracia a nadie.

¿Una idea que no ha gustado a alguien es una mala idea sólo por eso? ¿Estás seguro de que el problema es de la idea? ¿Cabe la posibilidad de que se la hayas contado a la persona equivocada? O mejor todavía ¿Es posible que no la hayas contado de la mejor manera?

Pensar que el éxito de una idea depende de que a la gente le guste cuando se la cuentas es poner tu creatividad en sus manos. Y peor aún es extrapolar este hecho para terminar pensando que eso de la creatividad no es lo tuyo (te remito al quinto error: recursos insuficientes).

El lado oscuro de la incomprensión

Al igual que vimos en el último artículo que muchas invenciones fueron rechazadas en un primer momento, la incomprensión también ha sido un elemento presente en la gran mayoría de inventos.

La ilusión y el entusiasmo con el que alguien presenta una idea nueva choca brutalmente con la pasividad y el desinterés que puede despertar en el interlocutor su incomprensión.

Muchas veces me ha ocurrido que después de buscar un solución original a un problema, acudo a la persona que debe autorizarme a llevarla a cabo y lo que me encuentro es una negativa tras otra porque mi interlocutor no logra entender el beneficio de hacer lo que yo propongo.

Ponte en su lugar

Si alguna vez te encuentras en ese caso, que no cunda el pánico.

Lo que debes hacer es un esfuerzo sobrehumano para ponerte en el lugar de la persona a la que vas a hablar.

Para empezar, debes tener en cuenta que, probablemente, esa persona puede que no sea consciente del problema existente. Así que éste debe de ser tu primer paso: hacerle tomar consciencia de ello.

En segundo lugar, debes entender que mientras que tu le has dado muchas vueltas al tema antes de llegar a la solución propuesta, puede que para esta persona sea su primera vez. Así que debes esforzarte en explicarlo paso a paso y de forma que tu discurso facilite la comprensión.

Y por último, recuerda que la gente entiende mucho mejor las ideas si las puede palpar. Los conceptos abstractos son más difíciles de asimilar que las ideas concretas. Es por eso que, si puedes, lo mejor es acompañar tu discurso de esquemas, prototipos, ejemplos que ilustren lo que les estás contando.

Hacer esto ayuda a reducir la incomprensión de tu interlocutor y, por lo tanto, a que tus ideas sean mucho mejor recibidas

Recuerda que antes de poner en duda tu capacidad creativa debes revisar que no estés cometiendo ninguno de los errores que hemos comentado en esta serie de artículos.

¿Te ha pasado alguna vez que una de tus ideas no haya despertado el interés que esperabas en los demás? ¿De qué fue la culpa? ¿Supiste explicarla adecuadamente? Gracias por dejar tu comentario.

En el próximo artículo mucho más. Si no quieres perdértelo, puedes suscribirte aquí y recibirás los próximos artículos en tu correo electrónico.

 

Entradas Relacionadas:

¿Te gusta el contenido?
Suscríbete a la Newsletter para no perderte ni un detalle

Y además, con la inscripción a la Newsletter, un curso online de presentaciones GRATIS!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *