6 Estrategias para hacer presentaciones creativas (I): Cuestionar asunciones

Hemos hablado en posts anteriores de la importancia de ser creativos. Incluso lo justificamos con razones científicas.

Sin embargo, a mucha gente, hacer algo creativo a la hora de realizar una presentación les resulta muy difícil.

No existe una fórmula secreta para hacer presentaciones creativas porque si la hubiese, dejarían de serlo ya que todos la utilizarían. Así que cada uno debe trabajar la creatividad.

Pero eso no significa que no puedan haber ciertos recursos que se pueden utilizar para estimular nuestro hemisferio derecho.

Los próximos 6 artículos los vamos a dedicar a responder a esta pregunta:

¿Qué podemos hacer para potenciar nuestra creatividad al hacer presentaciones?

1.- Cuestionar asunciones

Y si... ?

Foto obtenida en youthleaderstash.com

Esta primera entrada de la serie que vamos a dedicar a los recursos para generar ideas originales cuando debamos preparar una presentación está dedicado a Cuestionar asunciones.

Cuando pensamos en presentaciones, en hablar en público, a uno le viene a la cabeza una serie de ideas prefabricadas sobre cómo tienen que ser. Por ejemplo que una presentación es un ponente que habla y una audiencia que escucha.

Por fortuna, existen libros y blogs (como este) en donde uno puede encontrar muchos consejos para mejorar sus presentaciones. Se trata de guías muy útiles para empezar a familiarizarse con todo lo que representa hablar en público. Sin embargo, cuanto más al pie de la letra se siguen todos esos consejos más difícil resulta diferenciarse de los demás.

Como la gran mayoría de la gente se rige por esos patrones, una forma sencilla de hacer presentaciones creativas es poner en duda todas o algunas de esas asunciones sobre las presentaciones.

¿Qué pasaría si en lugar de hablar el ponente lo hiciera la audiencia?

¿Qué pasaría si no hubiera un tema fijo sobre el que hablar?

¿Quien dice que el ponente tenga que hablar en directo siempre?

¿Qué pasaría si el ponente se situara entre el público, como un oyente más?

Muy probablemente, hace un tiempo, alguien se preguntó ¿Qué pasaría si el ponente y la audiencia no estuviesen en el mismo lugar en el momento de la presentación? Y el resultado a esa pregunta fueron las teleconferencias.

De lo que se trata es de buscar esas ideas que se dan por supuestas en una presentación y preguntarse que pasaría si, en lugar de cumplirse, se hiciesen las cosas de otra forma distinta. Consiste en no aceptar los límites impuestos e intentar ir siempre más allá. Esta pregunta estimula nuestra creatividad y nos ofrece muchas ideas que pueden ser de aplicación en una presentación.

Pongamos un ejemplo. La gente da por supuesto que en una presentación la mayor parte del tiempo corresponde a un discurso bien preparado por el ponente y luego hay un turno de preguntas del público que se extiende más o menos en función del tiempo disponible.

¿Qué pasaría si diésemos el protagonismo a ese turno de preguntas?

Probablemente eso es lo que se preguntó Risto Mejide cuando preparó una presentación que empezó de la siguiente manera: “Voy a dar la conferencia más corta de vuestra puta vida. La creatividad es una actitud. ¿Preguntas?”

No he encontrado el vídeo de esta presentación (si alguien lo encuentra y lo comparte se lo agradeceré mucho), pero por lo visto tuvo mucha repercusión en las redes sociales y el turno de preguntas fue de lo más rico y participativo.

Josep Vaqué me pasó también un artículo que explica como en Amazon las reuniones internas se hacen sin powerpoint. La gente elabora una pequeña memoria antes de la reunión para que los asistentes se la lean por su cuenta y se empieza la sesión directamente con la discusión en grupo. Los de Amazon se habrán preguntado en su día ¿Qué pasaría si una reunión no empezase con una presentación? Y parece que muy mal no les va ;-)

Cuestionarse las cosas que todo el mundo da por sentadas es un recurso potente para hacer presentaciones creativas.

En la segunda entrega de esta serie veremos el poder creativo que tiene juntar cosas. Si no quieres perdértelo puedes recibir los próximos artículos de Presentable.es en tu correo electrónico. Solo tienes que suscribirte aquí.

Entradas Relacionadas:

APRENDE GRATIS
a presentar con éxito

¡INSCRÍBETE AL CURSO ONLINE!

Para más información sobre el curso haz click aquí.

 

Al inscribirte al curso recibirás también la Newsletter de Presentable

Comentarios

    • Roger Prat dice

      Pamela,

      En este blog encontrarás varios artículos dedicados a las presentaciones creativas. Aunque si quieres que te de el mejor consejo, te diré que lo más importante es que te atrevas a intentarlo.

      Saludos,

      Roger

  1. OSCAR METAUTE dice

    Es importante tener en cuenta, que no todos tienen la misma capacidad de manejar el público. Personalmente siento miedo para realizar las exposiciones en la u, pero a la hora de dicha actividad me siento muy bien.

    • Roger Prat dice

      Oscar,

      Yo creo que la capacidad para hablar en público, al igual que la capacidad de ser creativos, la tenemos todos. Lo que acostumbra a fallar es el hábito. Hacer cosas que están fuera de nuestra zona de comfort, como tu bien dices, dan miedo. Pero una vez nos atrevemos, la satisfacción es enorme y merece la pena.

      Al final, es cuestión de atreverse.

      Gracias por tu comentario

      Saludos!

  2. yudy stella blandon dice

    Hay algunas personas que nacen con buena capacidad de expresión y de manejo de publico sus argumentos son convencedores y cada vez que hablan ante un publico su capacidad es mayor , el manejo de publico no es para todas las personas aunque todos debiéramos de poseer esta habilidad

    • Roger Prat dice

      Yudy,

      Que no todos nazcamos con ese don no significa que no podamos (y debamos) trabajarlo para llegar a controlarlo. Así que poseer esta habilidad es posible.

      Saludos!

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *