10 aspectos sobre los que puedes incidir para hacer presentaciones creativas

creatividad

Foto obtenida en www.alumniunab.cl

Una presentación creativa puede representar un reto muy grande para alguien acostumbrado a hacer presentaciones tradicionales. Tanto que, a menudo, no sabe ni siquiera por dónde empezar.

En primer lugar porque buscan una creatividad absoluta (hacer algo que nadie en el mundo mundial haya hecho antes) en vez de intentar conseguir una creatividad relativa (hacer algo que la audiencia que voy a tener delante no haya visto nunca).

Claramente el segundo caso es mucho más asequible e igual de efectivo que el primero, ya que el resto del mundo no va a ver tu presentación. Así que rebaja las expectativas de creatividad y te resultará mucho más fácil encontrar buenas ideas o inspirarte en ideas ajenas (creo que eso todavía no es ilegal ;-).

Otra dificultad habitual es intentar abordar la creatividad de toda tu presentación de golpe. Para ello te propongo usar la famosa táctica del “divide y vencerás”. Céntrate en los distintos aspectos de ésta por separado y aplica las diferentes Estrategias Creativas de las que ya hemos hablado en otros posts en aquellos en los que pienses que puedes hacerlo.

¿Cuáles son los aspectos de una presentación en los que se puede aplicar la creatividad para hacer presentaciones creativas?

De entrada te diría que absolutamente todos. Pero para guiarte un poco te voy a ofrecer 10 aspectos a los que puedes aplicar la creatividad en tus presentaciones.

1.- El tema

Es muy frecuente encontrar a gente que confunde las presentaciones creativas con aquellas que tienen un tema inusual.

Es cierto que un tema bien escogido puede resultar muy original a ojos de la audiencia. Sin embargo, la mayor parte de las veces que nos toca presentar, el tema nos viene dictado por la organización del evento o bien por nuestra propia profesión. Así que no siempre podrás ser creativo con el tema de tu presentación.

2.- El cuándo

Al igual que ocurre con el tema, no siempre tendrás la opción de elegir tú el día y la hora a la que quieres presentar. Sin embargo, en alguna ocasión, puede que, escogiendo bien el día y la hora logres sorprender a la audiencia. Pero no olvides que tu objetivo no es sorprender por sorprender. No se trata de poner una presentación a las 3 de la madrugada para quedarte con el público. Se trata de aportar valor con esa innovación. Por ejemplo, en función de la temática, puede ser muy acertado hacer la presentación a una hora determinada. Imagínate tener que hacer una presentación sobre las costumbres de los británicos y hacerla a la hora del té.

3.- El dónde

Nuevamente, el lugar donde vas a hacer la presentación es algo que, generalmente, no depende de ti. Por lo tanto ocurre lo mismo que en los dos casos anteriores. Pero no olvides que, cuando te sea posible, elegir bien el lugar de la presentación te puede aportar un plus de creatividad siempre que, de nuevo, aporte valor a la presentación.

4.- El programa informático

Este es seguramente el recurso más utilizado por la gente para decir que ha realizado una presentación creativa: abandonar el PowerPoint y pasarse al Prezi.

Evidentemente usar un programa menos habitual le da un componente creativo a tu presentación, pero a nadie se le escapa que esa creatividad tiene fecha de caducidad. Hoy en día, Prezi, por ejemplo, ya es algo bastante extendido.

Pero puedes ser creativo utilizando también el mismo programa de siempre pero de una forma distinta. A veces, el simple hecho de aprender a usarlo bien ya te da un punto de diferenciación sobre el resto de usuarios.

5.- El attrezzo y el vestuario

En ocasiones, ir vestido de una forma determinada o usar ciertos objetos pueden contribuir de forma original a transmitir el mensaje.

En una ocasión usé mi vestuario para escenificar una transformación que sufrí en persona. Pasé de ser racional (completamente de negro) a empezar a usar la creatividad (me puse una americana a rayas). Manuel Antolín realizó una presentación en la que escondió un objeto bajo una sábana, a la vista de todos los oyentes, y mantuvo la incógnita sobre la naturaleza del objeto hasta el final de la presentación. Un objeto o una prenda de ropa puede aportar un toque de originalidad a tu presentación.

6.- Estructura / Hilo argumental

Este es uno de mis recursos preferidos. En lugar de utilizar una estructura típica (introducción, desarrollo y conclusión), intento insertar esta estructura dentro de un hilo conductor que acompañe al oyente durante toda la presentación.

Cuando debemos presentar sobre temas abstractos, el mensaje nos sirve para buscar paralelismos con otros ámbitos un poco más materiales y próximos al oyente. Y entonces podemos construir una historia paralela a nuestro discurso.

Por ejemplo, en una ocasión en la que debía avisar a la audiencia de la llegada inminente de una ola de trabajo importante, ambienté toda la presentación con la película Lo Imposible y el mundo de los tsunamis.

El paralelismo no sólo tiene un efecto sorpresa y creativo sino que ayuda a la audiencia a fijar mejor tu mensaje.

7.- Los roles

Lo habitual es que en una presentación el presentador habla y el público escucha (por eso lo llaman oyentes o audiencia ;-) Sin embargo, en ningún lugar está escrito que esto deba ser siempre así.

Una forma de hacer presentaciones creativas es invertir los papeles (ni que sea durante pequeños ratos) y hacer participar a la audiencia. Lanza preguntas, pídeles que hagan algo… Por ejemplo, hace unos meses, les pedí a los oyentes que hiciesen un dibujo en medio de la presentación. Como siempre, no se trata de hacer algo por hacer sino que conviene que aquello que les hagas hacer aporte valor a tu discurso.

8.- Soporte visual / Diseño

Lo normal es restringir el soporte visual de nuestra presentación a una pantalla. Sin embargo, puedes buscar la manera de hacer que el soporte visual vaya mucho más allá de un simple rectángulo de proporciones 4:3.

En abril realicé una presentación en la que yo mismo formaba parte del soporte visual, ya que interactuaba con aquello que se mostraba en pantalla.

Incluso limitándolo a la pantalla, el diseño empleado puede incorporar elementos poco frecuentes en muchas de las presentaciones como imágenes a página completa sin apenas texto. En términos absolutos eso no sería nada creativo, pero posiblemente en el contexto en el que tú te mueves puedas marcar la diferencia.

9.- El antes y el después

Las presentaciones acostumbran a limitarse al momento que dura la exposición del ponente. sin embargo, existe el antes y el después de esa ponencia y podemos utilizar ambos perfectamente.

Por ejemplo puedes hacer llegar a todos los asistentes (si los conoces) una lectura para leer antes de la presentación. O crear un trailer de lo que va a encontrar el público  si vienen a ver tu presentación. O pedir al público que al salir de la presentación haga algo (la llamada a la acción) y que te informen posteriormente para hacer un seguimiento.

10.- La duración

Determinar la duración de la presentación también es algo que no siempre está a nuestro alcance. Pero en ocasiones sí podemos hacer algo distinto. Un ejemplo es el de Risto Mejide, quien, en una presentación, redujo su intervención a una frase y dejó el resto del tiempo para preguntas y respuestas.

Combinar varios aspectos amplifica la creatividad

Una misma idea te puede sugerir incidir de forma creativa en más de uno de estos aspectos de forma conjunta. Por ejemplo, combinar el vestuario, el attrezzo y un hilo argumental. No es necesario ser creativos en todos ellos, pero no hay ningún problema en serlo en tantos como la ocasión te pida. La creatividad aplicada en más de un aspecto produce un a sinergia que amplifica el impacto en la audiencia.

La creatividad sólo es útil si aporta valor

Lo repetimos una vez más para que no se diga que no lo dijimos. Tener ideas originales está muy bien, pero la rareza por la rareza no debe ser nunca el objetivo a perseguir. Esas ideas creativas deben servir al mensaje. Deben aportar valor al discurso. Deben estar justificados dentro del hilo argumental que estés siguiendo.

Las ideas originales que aportan valor nos convierten en creativos.

Las ideas originales que no lo aportan nos convierten en frikis.

La creatividad no lo es todo

No olvidemos tampoco que de lo que se trata es de hacer una presentación. Creativa, sí, pero presentación al fin y al cabo. Por lo tanto debemos tener en cuenta que las ideas creativas deben apoyarse siempre en los principios básicos sobre como hacer una presentación.

Una presentación con un hilo conductor muy original per muy mal estructurada no sirve. Una presentación hecha con Prezi pero excesivamente cargada de información no nos vale. Una presentación infumable en la que le pidamos al público que haga algo no es suficiente.

Ante todo, hagamos una buena presentación para que el mensaje llegue correctamente. Y luego, añadámosle unas pinceladas de creatividad.

Si quieres aprender los principios básicos sobre cómo hacer buenas presentaciones puedes apuntarte a nuestro Curso de Presentaciones Online GRATUITO.

¿Se te ocurre otro aspecto de una presentación sobre el que podamos aplicar la creatividad? Gracias por dejar tu comentario.

¿Quieres recibir los próximos artículos de Presentable.es en tu correo electrónico? Suscríbete aquí.

Entradas Relacionadas:

APRENDE GRATIS
a presentar con éxito

¡INSCRÍBETE AL CURSO ONLINE!

Para más información sobre el curso haz click aquí.

 

Al inscribirte al curso recibirás también la Newsletter de Presentable

Comentarios

  1. dice

    Hola Roger. Enhorabuena de nuevo por tu post sobre un aspecto tan importante como es la creatividad.
    Cada vez más, pienso que una parte importante del impacto de nuestra presentación para conseguir un cambio en la audiencia, tiene que ver con hacerla participar activamente. La audiencia es la protagonista.
    Es interesante potenciar la creatividad con actividades en las que la audiencia se luzca.
    Muchas gracias por la mención, es un honor!!

    Un saludo.

    • Roger Prat dice

      Coincido contigo Manuel,

      La tendencia es empezar a hacer partícipe al público. Las presentaciones monólogo cada vez tienen menos sentido.

      Saludos,

      Roger

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *