¡¡TU CUERPO HABLA!! Cómo tomar consciencia del lenguaje corporal sin perder la naturalidad

Tu cuerpo hablaHace algunos días, mi compañero Roger y yo escuchamos el siguiente comentario: “Si yo pongo atención durante la presentación en mi lenguaje corporal, me distraigo de lo que estoy diciendo y ya no fluye naturalmente. Por eso, prefiero no fijarme en el lenguaje corporal”.

Casi de inmediato Roger me miró y preguntó: ¿Cómo podemos solucionar esto?

¿Cómo podemos tomar consciencia del lenguaje corporal sin perder la naturalidad?

Así nace este texto sobre el proceso que nos facilita tomar conciencia de forma natural del lenguaje no-verbal durante nuestras presentaciones. En concreto, hago 3 sugerencias para facilitar este proceso: preparar, practicar y recibir feedback. Nos fijaremos más detenidamente en la primera antes de comentar las restantes.

1. Preparar

Una buena preparación de una presentación es gran parte de su éxito. Lo mismo sucede con el lenguaje no-verbal: requiere preparación. ¿Cómo se prepara? De la siguiente forma: Después de establecer la temática y la estructura de la presentación, pasamos al ensayo de lo que vamos a decir. Y una vez que hemos incorporado el QUÉ vamos a decir, pasamos al CÓMO lo diremos. Es aquí donde entra el lenguaje no-verbal y su preparación.

Por lenguaje no-verbal entiendo: a) voz b) contacto visual y expresión facial y c) lenguaje corporal (gestos y movimientos en el escenario). Para preparar el cómo haremos nuestra presentación, queremos tener en cuenta las siguientes preguntas:

¿Cómo utilizaré mi voz para expresar los distintos mensajes y contenidos de mi presentación?

En lo cotidiano, todos modulamos la voz de distintas formas según el mensaje: volumen (alto/bajo), velocidad (rápido/lento), tono (agudo/grave). En las diferentes partes de nuestras presentaciones, queremos igualmente modular la voz de maneras distintas para que nuestro público reciba el mensaje que deseamos expresar.

¿A quién miraré y qué cara pondré cuando exprese los distintos mensajes y contenidos de mi presentación?

El contacto visual y las expresiones faciales (sonrisa, fruncir el ceño, abrir o cerrar los ojos o la boca, etc.) son un medio privilegiado de comunicación. Saber en qué momento haremos qué expresión hace parte de la preparación de una buena presentación. Por ejemplo, cuando empleamos la exageración como forma de humor, poner una cara de admiración (ojos y boca bien abiertos) facilitará que nuestro público entienda que se trata de una broma y así se podrá reír — si la broma tiene gracia evidentemente. ;-)

¿Cuando esté hablando dónde me colocaré en el escenario y qué gestos haré?

En la comunicación diaria nuestros movimientos y gestos son instrumentos de comunicación. Por ejemplo, imagina que en medio de una reunión sobre un tema polémico, uno de los presentes calmamente se pone de pie, se inclina hacia adelante y coloca las manos abiertas sobre la mesa. Sin decir nada, ya logró la atención de los presentes, ya informó que desea hablar, y ya dejó muy claro que la cosa va en serio. Todo eso sin una única palabra. Es este poder de los movimientos y gestos del cuerpo que queremos potenciar en las distintas partes de nuestras presentaciones: dónde me muevo, a qué velocidad, a qué distancia de público, dónde pongo las manos, en qué posición pongo las piernas son todos elementos que pueden ayudar o dificultar la expresión de nuestros contenidos. Tomar conciencia de ellos y decidir cómo y en qué momento utilizarlos hace parte de una buena preparación.

2. Practicar

Una cosa tengo muy clara: no aprenderemos cómo potenciar nuestro lenguaje no-verbal leyendo blog posts como este. Es necesario que se ponga en práctica. Dice un proverbio Latín que “Repetitio mater studiorum est” — la repetición es la madre del aprendizaje.

SI Y SÓLO SI el lenguaje no-verbal fue una parte importante de la preparación, cada vez que damos presentación, nos volveremos más conscientes de lo que estamos diciendo tanto con las palabras como con la voz, los ojos y el cuerpo. La practica hará que tengamos la capacidad de estar atentos a lo que estamos diciendo tanto de forma verbal (con palabras) como no-verbal (sin palabras).

3. Recibir Feedback

Nadie logra mirarse la espalda solito. Necesitamos de espejos. Ellos nos ayudan a conocer quiénes somos. Un tipo de espejo es la grabación vídeo de la presentación. Ellas permiten revisar, comparar y ajustar nuestro desempeño tanto verbal como no-verbal.

Sin embargo, NO soy fan de las grabaciones. El problema no es el vídeo  el problema es quién lo interpreta: uno mismo. Sabemos que muchas veces la persona más crítica y negativa con uno mismo es… uno mismo.

En cambio, las demás personas suelen ser más objetivas: ellas no saben lo que querías decir, sólo lo que a ellas les llegó y eso es lo que al fin y al cabo importa. Por eso, recomiendo recibir feedback positivo y constructivo del público. Lo que no siempre es fácil de encontrar. Pero…

Hay un lugar donde regularmente puedes preparar, practicar y recibir feedback positivo y constructivo sobre tus presentaciones. Son clubes donde se practica el hablar en público llamados Toastmasters. Cerca de ti seguramente hay un club. Visítalo sin compromiso. ¡Será divertido!

Resumiendo, el cómo decimos las cosas es tan importante como lo que decimos. Así, la cuestión no es si utilizaré o no la comunicación no-verbal en mis presentaciones, sino cómo puedo utilizarla para potenciar mi mensaje. Y la respuesta a eso ya la sabemos: preparar, practicar y recibir feedback.

¡Energía y entusiasmo!

Tobias

_________________________________________________

Tobias RodriguesTobías Rodrigues es un profesional de la comunicación y la resolución de conflictos. Coach en el IESE Business School, Universidad de Navarra, Tobias ofrece seminarios sobre comunicación efectiva y gestión de conflictos, asesoramiento de team-building para líderes, y mediación de conflictos nombradamente en empresas y organizaciones.  Más información en theconflictmentor.com.

Su trabajo exige un alto dominio de la interpretación del lenguaje corporal de los demás para saber leer los mensajes no verbales que la gente emite durante un conflicto. De ahí que sea la persona ideal para hablarnos sobre cómo tomar conciencia de ello.

____________________________________________

¿Quieres recibir los próximos artículos de Presentable.es en tu correo electrónico? Suscríbete aquí.

Entradas Relacionadas:

APRENDE GRATIS
a presentar con éxito

¡INSCRÍBETE AL CURSO ONLINE!

Para más información sobre el curso haz click aquí.

 

Al inscribirte al curso recibirás también la Newsletter de Presentable

Comentarios

  1. Roger Prat dice

    Quiero agradecer a Tobías que aceptara el reto de resolver en este post la pregunta que le planteé. Creo que el uso del lenguaje corporal es inevitable, por lo que tiene suma importancia tomar el control sobre ello en lugar de dejar a nuestro subconsciente que haga lo que quiera con él.

  2. Juliand1 dice

    Hi, Tobías

    estoy de acuerdo con lo del vídeod, pero solo en parte.
    Yo prefiero ver las grabaciones en alta velocidad (x4?) porque acentúa los movimientos repetitivos como tocarse el pelo, “bailar” y cosas parecidas.

    Para la voz, prefiero una grabación non visual porque invariablemente nos enfocamos en los movimiento y sería una distracción.
    Great article
    J

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *