¿Qué hacer cuando te encallas siempre en las mismas palabras?

Siempre me ocurre lo mismo. Cuando preparo una presentación y me escribo un guión con el texto que quiero decir y luego me pongo a practicar en voz alta me encallo con muchas de las palabras que escribí.

A pesar de haber sido yo mismo quien las pensó, muchas palabras se me resisten al hablar. Me obligan a pensar demasiado tiempo en ellas, dejando desatendido el discurso.

En ocasiones con decirlo en voz alta un par de veces consigo ponerle remedio, aunque son más las veces en las que no hay forma de memorizar esa palabra o esa frase rebelde.

Como te puedes imaginar, eso me implica destinar mucho tiempo a ensayar (algo que no siempre se tiene) y además me genera mucho estrés e inseguridad de cara a la presentación.

¿Cómo podemos acabar con las palabras rebeldes?

palabras

Foto obtenida en comunicaccionypersonas.blogspot.com

Vocabulario activo y vocabulario pasivo

El profesor y linguista británico David Crystal llevó a cargo un estudio en el que trató de profundizar sobre si la gente sabe más palabras de las que usa. Según Crystal, existen dos tipos de vocabularios, el activo y el pasivo. El primero lo forman las palabras que usamos habitualmente para hablar. Son las palabras que tenemos siempre a mano para ser usadas en cualquier momento. El segundo, en cambio, está en nuestra cabeza, pero no lo usamos. Son aquellas palabras que podemos entender cuando las leemos en un diccionario pero que no usamos nunca.

Hagamos un símil. Si nuestra cabeza fuese una tienda de palabras, tendríamos unas cuantas palabras en el mostrador y otras en la trastienda, disponibles, pero lejos.

Según el profesor Crystal, el número de palabras totales que tenemos depende de varios factores (la educación quizás el más importante). Una persona razonablemente educada puede conocer hasta el 75% de las palabras de un idioma. Una persona más normal igual se queda en el 50%. En cualquier caso, lo que se sabe es que aproximadamente sólo una tercera parte de todas estas palabras que se saben están en nuestro vocabulario activo.

Eso significa que dos de cada tres palabras que podemos vender deberíamos ir a buscarlas a la trastienda.

La diferencia entre escribir y hablar

Cuando uno escribe acostumbra a tener el tiempo suficiente para ir a buscar aquellas palabras que le parezcan más indicadas. Uno puede buscar y rebuscar entre los sinónimos de que dispone para utilizar una mayor y mejor variedad de palabras. Cuando escribimos es como si nos hacen un pedido por teléfono y nos dicen que ya lo vendrán a buscar. Podemos cerrar la tienda y pasar mucho tiempo en la trastienda buscando todas las palabras que queremos.

En cambio, cuando hablamos, las palabras tiene que fluir. Así que lo normal es utilizar sólo aquellas que tenemos más a mano (las del vocabulario activo). Al hablar, es como si tienes la tienda llena de clientes y tienes que darles las palabras con agilidad. No hay tiempo para acudir a la trastienda.

Por eso cuando escribimos el guión utilizamos palabras del vocabulario pasivo que, cuando luego intentamos usarlas en voz alta, nos obligan a ir a la trastienda a buscarlas y parar el discurso un momento. En otras palabras, nos encallamos.

Y como no soportamos la idea del silencio, es posible que llenemos ese instante que necesitamos para ir a buscar la palabreja con una muletilla.

Utiliza sólo las palabras de tu mostrador

Si al practicar el guión de tu próxima presentación te encallas en una palabra, ahora ya sabes que esa palabra que escribiste la sacaste de la trastienda, de tu vocabulario pasivo. Por eso debes parar tu discurso para ir a buscarla antes de poder continuar.

Busca otras maneras de decir lo mismo que te salgan de forma natural, usando las palabras de tu mostrador, de tu vocabulario activo.

Verás que no sólo evitarás encallarte sino que además te será mucho más fácil retener el discurso. Y te sentirás más cómodo y relajado mientras presentas.

¿A ti también te ocurre lo mismo? ¿Te encallas a veces con determinadas palabras? ¿Cómo lo solucionas? Gracias por dejar un comentario.

En el próximo artículo haremos un hangout en directo sobre las presentaciones del futuro. Si no quieres perdértelo, puedes suscribirte aquí y recibirás los próximos artículos en tu correo electrónico.

Entradas Relacionadas:

APRENDE GRATIS
a presentar con éxito

¡INSCRÍBETE AL CURSO ONLINE!

Para más información sobre el curso haz click aquí.

 

Al inscribirte al curso recibirás también la Newsletter de Presentable

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *