¿Por qué los norteamericanos hablan tan bien en público?

La habilidad de los norteamericanos para hablar en público es reconocida por todos.

Steve Jobs, Martin Luther King, o Barak Obama son ejemplos de reconocidos oradores norteamericanos cuyos mensajes han iluminado al mundo entero.

En contraposición, sólo tenemos que fijarnos en cómo hablan en público nuestros dirigentes. Ellos són un reflejo de cómo nos expresamos nosotros (en general). Y es lógico mirarse a los estadounidenses con cierta envidia y preguntarse cuál el secreto de que, en general, sean tan buenos oradores. ¿Qué deberíamos hacer nosotros para poder hablar como ellos?

Desde Semana Santa tengo acogido en casa al asistente de conversación de inglés del cole de mi hijo, un chico que, aunque de origen vietnamita, lleva desde los 10 años en San Francisco.

estudiantes americanosCon él hemos hablado mucho sobre este tema. Él me ha explicado cómo se trabaja la oratoria en Estados Unidos, en las universidades, incluso en los colegios. Y creo haber entendido bastante dos de los principales ingredientes de su sistema educativo que convierte a sus alumnos en buenos presentadores.

Multitud de oportunidades

Desde ya muy pequeños, a los alumnos norteamericanos se les pide que hablen en público en numerosas ocasiones.

Por supuesto, la exposición oral de trabajos en clase es una de ellas. No sólo porque ofrece una oportunidad inmejorable para practicar la oratoria, sino porque tener que explicar un tema refuerza su aprendizaje.

Sin embargo, ese no es el único momento en el que los alumnos estadounidenses ponen en práctica su capacidad de hablar en público. Existen otras actividades paralelas a la propia docencia en las que a los alumnos se les piden que se expresen oralmente delante del resto de compañeros.

Por ejemplo, la elección del delegado de clase.

Lo que yo recuerdo de mis tiempos de estudiante es que una vez se sabía quiénes eran los candidatos, sencillamente se votaba. En cambio, en Estados Unidos, cada candidato debe exponer ante los demás los motivos por los que se presenta y debe pedir que le voten.

Nuevamente, no sólo es una magnífica oportunidad para aprender a hablar, sino que además trabaja la persuasión, el liderazgo y el arte de convencer.

¿Cuántas oportunidades les damos a nuestros alumnos para hablar en público?

Formación específica

Aunque las oportunidades son fundamentales para coger soltura al hablar en público, no lo es todo. Si nadie nos enseña cómo debemos hacerlo, practicar nos va a dar soltura en hacerlo mal.

En Estados Unidos ya se empieza a orientar a los alumnos sobre cómo hacerlo bien en la escuela. Los profesores, que han sido formados para ello, corrigen a sus estudiantes no sólo en cuanto al contenido de sus exposiciones sino también en la forma en cómo lo exponen.

Además, en secundaria, los alumnos tienen la oportunidad de elegir oratoria como asignatura de libre elección.

En nuestro país, los profesores son, muchas veces, los primeros que tienen problemas para hablar correctamente en público. Muchos han adquirido el hábito, pero eso no significa que lo hagan bien.

Para que en el día de mañana nuestros profesionales sean capaces de expresarse correctamente, nuestros alumnos (y sus profesores) deberían recibir formación específica sobre hablar en público en la escuela.

¿Crees que las escuelas brindan suficientes oportunidades a los alumnos para hablar en público? ¿Crees que nuestros hijos reciben la formación necesaria para saber hacerlo bien? Gracias por dejar tu comentario.

En el próximo artículo mucho más. Si no quieres perdértelo, puedes suscribirte aquí y recibirás los próximos artículos en tu correo electrónico.

 

Entradas Relacionadas:

¿Te gusta el contenido?
Suscríbete a la Newsletter para no perderte ni un detalle

Y además, con la inscripción a la Newsletter, un curso online de presentaciones GRATIS!!!

Comentarios

  1. dice

    Excelente artículo. Pero no solo en España, también en mí país (El Salvador) el tema de las oportunidades para hablar en público y la preparación necesaria para hacerlo son básicamente nulas. Y de igual manera, solo hay que oír a nuestros líderes políticos para darnos cuenta de cuán mal estamos en esa área.
    Esa idea de poner a disposición la asignatura de oratoria me ha calado bastante.

Trackbacks

  1. […] Gracias a Dios, cada vez observo un mayor interés de las escuelas en formar la capacidad de comunicación en público de sus estudiantes, ofreciéndoles más ocasiones en las que presentar delante de sus compañeros. Si queremos progresar como país, como sociedad, es fundamental trabajar esa competencia desde pequeños (como ya vimos cuando explicamos por qué los norteamericanos hablan tan bien en público). […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *