Para hablar bien en público primero debes aprender a respirar

Tu voz es un tesoro.

Es el instrumento principal que usas para comunicarte con tu audiencia (aunque no el único).

Y como todo buen músico, debes aprender a tocarlo bien para obtener el mejor resultado.

Y tratándose de la voz, lo primero que debes aprender es a respirar.

respirar

Aprende a respirar con el diafragma

Algunas personas tienden a respirar con el tórax. Al coger aire, levantan los hombros llenando sólo la parte superior de los pulmones. Al levantar los hombros, contraen el abdomen, de forma que no permiten que los pulmones se llenen del todo. Es lo que se conoce como respiración torácica.

Como resultado, se dispone de menor cantidad de aire para hacer sonar nuestra voz con la calidad que necesitamos al hablar en público.

Para hablar en público, al igual que para cantar, necesitas disponer de la mayor cantidad de aire posible. Y para ello necesitas otro tipo de respiración: la respiración diafragmática.

No soy un experto en la materia, pero durante mis años de canto me lo han explicado de todas las maneras. Y voy a intentar darte algunas imágenes por si alguna de ellas te sirve para comprender cómo debes hacerlo.

Respirar con el diafragma consiste en llenar los pulmones desde abajo hasta arriba. Se trata de hinchar el abdómen bajando el diafragma al coger aire, como si de llenarse la barriga de aire se tratara.

Al bajar el diafragma y ensanchar el abdómen, dejamos el espacio suficiente para que la parte inferior de los pulmones pueda llenarse, aumentando así la capacidad de aire en cada inhalación.

¿Cuáles son las ventajas de respirar con el diafragma?

1.- Puedes proyectar tu voz más lejos

Al respirar correctamente, no sólo tenemos más aire sino que además disponemos de un músculo en la posición idónea para empujarlo hacia arriba: el diafragma.

Eso nos permite controlar mejor la presión con la que queremos hacer salir el aire de nuestros pulmones. Y, por lo tanto, nos permite hacer llegar nuestra voz más lejos.

A mayor presión de aire, mayor volúmen.

2.- No te cansas tanto

Con la respiración torácica te cansas mucho más. Esto es debido a que no llenas tus pulmones lo suficiente y tienes que respirar más a menudo, porque te falta el oxígeno.

Con la respiración diafragmática, cages mayor cantidad de aire y eso te permite hablar durante más rato sin tener que volver a respirar. Así que respirar correctamente es menos cansado.

3.- Te relaja

El cansancio generado por la respiración torácica te genera estrés.

El perfil característico de este tipo de respiración es un patrón acelerado e irregular, además de superficial, que puede llevarnos a hiperventilar, es decir, a inhalar más aire del que podemos exhalar.  Al hacer esto, podemos incluso marearnos y sufrir un desmayo.

Respirar con el diafragma favorece la respuesta parasimpática, es decir, nuestra capacidad para relajarnos, en casos de estrés y ataques de ansiedad o pánico.

Así que respirar correctamente te ayudará a hacer frente a esos nervios típicos de antes de salir a escena.

4.- Protege tus cuerdas vocales

Cuando estamos estresados, nuestro cuerpo se tensa, todo él, y no nos damos cuenta de ello hasta que nos relajamos. Al tensarse todo nuestro cuerpo, también lo hace nuestra laringe (y las cuerdas vocales), con lo que al hablar vamos a notar esa tensión y nos podemos hacer daño.

Respirar correctamente no sólo nos relaja a nostros sino también a las cuerdas vocales, de manera que podemos hablar durante más rato sin tener que sufrir por quedarnos afónicos o problemas incluso mayores relacionados con la voz.

¿Y tu, cómo respiras? ¿Usas la respiración diafragmática? Gracias por dejar tu comentario.

En el próximo artículo mucho más. Si no quieres perdértelo, puedes suscribirte aquí y recibirás los próximos artículos en tu correo electrónico.

Entradas Relacionadas:

Comentarios

  1. Carlos Arturo Sánchez Cuellar dice

    Creo que tengo dificultad para respirar con el diafragma. razón por la que mi garganta se cansa relativamente rápido cuando hablo en publico y puedo quedar afónico después de 2 horas de actividad.
    quizás hayan ejercicios que ayuden a superar esta dificultad. Agradezco la orientación que me puedan brindar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *