Moviliza a tu audiencia con el efecto Madre Teresa

Movilizar a tu audiencia es uno de los retos más difíciles de todo orador.

Uno puede conseguir no aburrirles. Incluso puede lograr que le entiendan. Pero eso no es garantía de que luego actúen.

Sin embargo, que lo hagan, es la finalidad de tu presentación. Por eso es fundamental y crítico aprender a movilizar al público si no queremos fracasar. Pero…

¿Cómo podemos lograr movilizar a nuestra audiencia?

El domingo pasado asistí a un concierto benéfico para la ONG Más que salud, una organización que fomenta la formación del personal médico en Guinea Ecuatorial.

Una amiga mía cantaba en el coro de Gospel que daba parte del concierto y ese fue el motivo por el que fui. En realidad, desconocía la ONG y su causa.

Antes de empezar las actuaciones musicales, el presidente de la ONG salió al escenario para presentar la ONG y proyectar un vídeo.

Abordar el problema en modo “macro”

Tanto el discurso como el vídeo estuvieron orientados en explicar todas las acciones que la ONG llevaba a cabo en Guinea Ecuatorial: número de médicos formados, número de voluntarios… En cierto modo, quisieron mostrarnos que se hace con todo el dinero recogido. Un montón de datos y cifras generales del proyecto que, personalmente, me dejaron bastante frío.

Luego empezó el concierto.

Cuando ya llevábamos largo rato escuchando las distintas canciones, el director del coro se marcó un speech. Un speech sobre la ONG que causó en mi un efecto muy distinto al del vídeo del inicio.

Abordar el problema en modo “micro”

El director proyectó una foto de un niño con su nombre escrito debajo, y nos contó que, recientemente, en una operación quirúrgica, un fallo médico dejó al chico con el pie derecho amputado. Y que esa clase de errores estaba provocado por la poca formación del personal sanitario. Y que esa era la misión de la ONG. Incluso proyectó un vídeo del niño en el que agradecía a la ONG todo cuanto estaban haciendo en su país.

Esa historia personal me conmovió muchísimo más que todos los datos globales de la ONG.

¿Por qué ocurre esto?

El efecto Madre Teresa

Teresa de CalcutaLa Madre Teresa de Calcuta dijo una vez que si se fijaba en las masas nunca actuaría, pero si se fijaba en un individuo, sí.

Los hermanos Heath cuentan en el libro Ideas que pegan que unos investigadores de la universidad Carnegie Mellon realizaron un interesante estudio del que dedujeron que abordar un problema en modo “macro” hace que nos sintamos abrumados por la magnitud del problema, haciéndonos creer que el hecho de donar o no va a tener muy poca relevancia.

Pero además, hacer pensar al oyente en las estadísticas generales de un proyecto los traslada a un estado analítico, y cuando se piensa analíticamente es muy difícil implicar sus emociones.

En cambio, abordarlo en modo “micro”, centrándonos en un individuo (como predicaba la Madre Teresa), supone una mayor respuesta emocional que impulsa a la acción. Por eso lo llaman el efecto Madre Teresa.

Busca el efecto Madre Teresa en tus presentaciones

Cuando quieras movilizar a tu audiencia, intenta huir de las grandes cifras estadísticas y humaniza el tema centrándolo en un individuo. Y procura dar detalles para hacerlo lo más concreto posible: su nombre, su edad, quizás una foto… Todo ello te ayudará a apelara sus emociones y los predispondrá a actuar en el sentido que tu les propongas.

¿Usas el efecto Madre Teresa en tus presentaciones? ¿Lo has experimentado alguna vez como oyente? Gracias por dejar tu comentario.

En el próximo artículo mucho más. Si no quieres perdértelo, puedes suscribirte aquí y recibirás los próximos artículos en tu correo electrónico.

 

Entradas Relacionadas:

¿Te gusta el contenido?
Suscríbete a la Newsletter para no perderte ni un detalle

Y además, con la inscripción a la Newsletter, un curso online de presentaciones GRATIS!!!

Comentarios

  1. dice

    Estupendo post Roger. Me ha encantado el mensaje y, como siempre, tu forma de transmitirlo. Intentaré aplicarlo en mis próximas presentaciones. En cierto modo, el mensaje me ha recordado uno de los 88 peldaños del éxito de Anxo Pérez, el que dice que “En un camino de 100 millas la más importante es la primera”, y acaba con la frase: no pienses “jardín”, piensa “flor”. ¡Muchas gracias!

Responder a Eva Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *