Mejora la eficacia de tus presentaciones jugando al Candy Crush

Este verano mi hijo, con 5 añitos, ha empezado a jugar al Candy Crush.

Candy Crush

Tras una primera fase en la que no comprendía demasiado bien qué es lo que debía hacer y en la que se mostraba muy dubitativo e inseguro, empezó a pillarle el tranquillo al asunto y a hacer filas de 3, de 4 y de 5 sin problemas.

Sin embargo, pasado un tiempo, se me quejó que, a pesar de que se divertía mucho jugando, no lograba pasar de nivel.

¿A cuántos de nosotros nos ha pasado lo mismo al hablar en público?

Empezamos completamente perdidos, con muchas dudas y miedos que nos impiden hablar normalmente. Luego, adquirimos soltura y llegamos a disfrutar sobre el escenario, pero nuestro gozo no se traduce en resultados. Lo pasamos bien, sí, pero no logramos que nuestras presentaciones produzcan el cambio que deseamos. Y así, nosotros tampoco podemos pasar de nivel.

¿Cuál es el secreto?

No se trata de jugar sino de cumplir misiones

Lo que a mi hijo todavía le cuesta comprender es que el Candy Crush no consiste en ir haciendo grupos de caramelos iguales. Cada nivel tiene una misión. En unos casos es alcanzar una puntuación determinada en un número de movimientos limitado, en otra es eliminar toda la gelatina, en otra es bajar ingredientes…

Para lograr cualquiera de las misiones es necesario agrupar caramelos, pero agrupar caramelos sin ton ni son, como lo hace mi hijo, no es suficiente.

Al tener siempre un número de movimientos limitados, es importante saber seleccionar que caramelos mover y cuáles no. Porque malgastar movimientos puede impedirnos luego completar la misión.

Si nuestra misión es eliminar la gelatina, por ejemplo, lo más sensato es hacer movimientos que eliminen gelatina, por mucho que en otro extremo de la pantalla haya la posibilidad de agrupar 4 caramelos a la vez.

Cuando yo empecé a jugar recuerdo niveles en los que me obsesionaba tanto en conseguir una bomba de colores que consumía los movimientos en ello y, para cuando la había conseguido, ya no me quedaban movimientos para usarla.

Luego, para jugar al Candy Crush e ir pasando de nivel, es fundamental recordar siempre que tienes una misión que cumplir que es la que va a dictar tus movimientos.

¿Cuál es la misión de tus presentaciones?

No hay una misión estándar. Cada presentación tiene la suya. Y cuando digo cada presentación me refiero a cada vez que presentas un mismo tema delante de alguien distinto. La misión depende directamente de la audiencia.

¿Cuál es el cambio que quieres conseguir en esa audiencia con tu presentación?

Lo primero de todo es tener claro cuál es ese cambio del mismo modo que cada vez que empiezas un nuevo nivel en Candy Crush debes saber cuál es la misión que debes lograr.

Muchos presentadores ignoran esa misión o, cuando salen al escenario, se olvidan de cuál es su cometido y se limitan a hablar al público sin intención alguna. Puede que se lo pasen muy bien e incluso que hagan disfrutar al público. Pero difícilmente van a conseguir que la audiencia experimente ningún cambio cuando la presentación termine.

No se trata de hablar por hablar sino de hablar con sentido.

Y eso se logra teniendo siempre bien presente qué es lo que quieres conseguir con tu discurso, del mismo modo que sólo puedes pasar de nivel en el Candy Crush cuando te centras en aquello que debes conseguir.

Si quieres subir de nivel como presentador acuérdate siempre de definir la misión de tus presentaciones.

¿Eres de los que presentan sin un rumbo fijo o dedicas un tiempo a pensar el rumbo que debe tomar tu discurso?

En el próximo artículo mucho más. Si no quieres perdértelo, puedes suscribirte aquí y recibirás los próximos artículos en tu correo electrónico.

Entradas Relacionadas:

¿Te gusta el contenido?
Suscríbete a la Newsletter para no perderte ni un detalle

Y además, con la inscripción a la Newsletter, un curso online de presentaciones GRATIS!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *