Hola, soy Edu, feliz Navidad

hola soy Edu

Muchas presentaciones me recuerdan al mítico anuncio de una compañía telefónica en el que un niño llamaba por teléfono a mucha gente repitiendo en cada llamada esa misma frase.

Hay presentadores que empiezan su discurso presentándose a sí mismos, introduciendo a su empresa o incluso explicando de lo que van a hablar.

“Hola, soy Edu, y hoy he venido a hablaros de…”

Puede que alguien no vea nada malo en ello. Sin embargo, cuando dedicamos los primeros instantes de una presentación (aquellos que deben servirnos para motivar a la audiencia a seguir atenta) a hablar de nosotros mismos, puede que cuando queramos hablar del tema ya no gocemos de su atención. Y eso sí que es malo. Malísimo.

Así que la pregunta que surge es:

¿Cuándo y cómo presentarse uno mismo en una presentación?

¿Vienen a verte a ti o vienen a escuchar el tema?

Esta es la primera pregunta que debemos resolver. En ocasiones la gente viene a escucharte por ser quien eres. Son seguidores tuyos y quieren verte en acción. Otras veces acuden a la presentación porque les interesa el tema, más allá de quien hable sobre ello. Puede que vengan por ambos motivos.

Lo que está claro es que si vienen por ti, ya no hace falta que te presentes. Te conocen de sobras. Empezar la presentación diciendo: “Hola, soy tal…” Sería desaprovechar esos primeros instantes para generar interés.

Y si el verdadero motivo no eres tú sino el tema, entonces lo más probable es que quién eres o dejas de ser no sea su prioridad. Por lo tanto, quizás tampoco hace falta empezar por tu presentación.

Haz que te presenten

La mejor manera para evitar desgastar los instantes iniciales de tu discurso pero conseguir que la gente sepa de ti es que alguien te presente.

Cuando me invitan a hacer una presentación en algún lugar en donde no me conocen, siempre pregunto si alguien me va a presentar a mi. Y si me dicen que no lo tenían previsto, les pido si lo pueden hacer.

De este modo, me libro de tener que hacerlo yo y así mi discurso puede ser más directo, entrando en el tema de inicio sin tener que dedicar mi tiempo al tedioso protocolo.

Pacta con la organización cómo quieres ser presentado y dedícate de lleno a preparar tu presentación.

Otra posibilidad es hacer tu presentación por escrito. Si la organización va a repartir algún tipo de documento informativo, igual pueden incluir en él tu currículum, de modo que ya no sea necesario presentarte de palabra.

Intercala la presentación en tu discurso

Si los primeros instantes sirven para generar interés, deja tu presentación para más tarde. Empieza con algo que capte su atención. Algo que les impacte. Y luego háblales de ti enlazándolo con el tema. Por ejemplo:

“El próximo curso van a cerrarse 150 centros de educación pública. Uno de ellos, podría ser el tuyo.

Soy Juan Lillo, profesor de matemáticas del Colegio de San Andrés de Tarragona, y últimamente, como profesor, me preocupa mucho poder quedarme sin trabajo debido a las políticas de austeridad de nuestro gobierno. …”.

De esta manera la presentación del ponente está integrada en el discurso y no rompe el hilo argumental.

Aprovecha el storytelling para hablar sobre ti

Si piensas empezar tu presentación contando una historia personal, puedes aprovecharla para integrar en ella tu presentación. Te pongo un ejemplo:

“Mi padre es un ex-fumador. Lo dejó hace tiempo. Mucho antes de que yo pusiera en marcha Presentable. incluso antes de que hiciese un MBA en ESADE. Justo cuando acababa de empezar a trabajar como técnico comercial en Quimidroga, en donde sigo, 12 años después.

Antes de que mi padre dejara de fumar…”

Esta es una forma indirecta de explicar cosas sobre ti. Aprovechas las referencias temporales de la propia historia para ir soltando aquellos rasgos personales que te interesa destacar.

No empieces con tu presentación

Recuerda que la gente no está interesada en saberlo todo de ti. O bien ya te conocen, o bien su principal motivación no eres tú sino el tema del que les vas a hablar. Así que no malgastes los instantes iniciales hablando de lo que no les importa e inviértelos en generar interés.

¿Crees que es imprescindible presentarse uno mismo al inicio de la presentación? Si es así, ¿cómo lo haces? Gracias por dejar tu comentario.

En el próximo artículo …. Si no quieres perdértelo, puedes suscribirte aquí y recibirás los próximos artículos en tu correo electrónico.

 

Entradas Relacionadas:

APRENDE GRATIS
a presentar con éxito

¡INSCRÍBETE AL CURSO ONLINE!

Para más información sobre el curso haz click aquí.

 

Al inscribirte al curso recibirás también la Newsletter de Presentable

Comentarios

  1. dice

    ¿Habrá que cuidar también la grandilocuencia con que se nos presenta? En mi opinión, cuando se nos presenta, debemos ser cuidadosos de que dicha presentación sea de la manera más sencilla posible. Sin rebajar nuestras credenciales, tampoco debe ser una enumeración que nos aleje de las personas a las que vamos a hablar. Pienso esto, porque ya he oído presentaciones de ponentes que son expertos en esto y aquello, con tres títulos universitarios, invitados a hablar en no sé qué foros internacionales muy prestigiosos, etc. Y a la hora de hablar, aunque se nota que saben mucho, no han logrado conectar conmigo; les ha faltado frescura, son muy monótonos en su voz y en sus gestos, y en la gran mayoría de los casos, ha faltado una buena presentación de diapositivas.
    ¿Qué piensas al respecto?

    • Roger Prat dice

      Gerson,

      Precisamente, si recomiendo delegar en la organización nuestra presentación, es para que el ponente tenga todo el tiempo del mundo para centrarse en la preparación de su discurso. Estoy de acuerdo contigo que por grandilocuente que sea la presentación que se haga de nosotros, aquello que realmente dará pistas al público sobre lo que somos será nuestro discurso.

      Personalmente, a mi no me gusta que digan demasiadas cosas de mi. Lo justo. Como dicen los futbolistas, prefiero hablar en el campo ;-)

      Gracias por tu comentario

  2. Roxana Sofia dice

    Hola yo personalmente les recomiendo esta web conferencistas.org me ha ayudado mucho como profesional y como persona. Sus cursos y conferencias son de alto nivel. Ellos te enseñan a como perder el miedo escénico, hablar en publico, perdida del pánico escénico, lenguaje corporal, entre otros. Además es de alcance mundial para personas de habla hispana. Lo recomiendo ampliamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *