Empieza a tener éxito desde antes de salir a escena

Te he hablado recientemente en este blog de la importancia de los primeros instantes de una presentación. Y no me refería a las primeras palabras de tu discurso sino a los momentos previos a que abras la boca para hablar.

Cuando sales al escenario ya comunicas con tu actitud. Proyectas las emociones que experimentas en ese momento. Si tienes miedo, proyectas miedo. Si estás nervioso, proyectas nervios. Si estás emocionado, proyectas emoción. Lo que comuniques durante ese lapso de tiempo va a ser determinante para que la audiencia se forme una primera impresión sobre ti y decida seguir escuchándote o no.

Y sin embargo no siempre podemos elegir la forma en que nos sentimos justo antes de salir a escena: el miedo, los nervios, el cansancio y otros factores adversos pueden minar nuestra confianza, nuestro encanto o nuestra seguridad justo en el momento en que más los necesitamos.

¿O si que lo podemos elegir?

¿Existe alguna forma de elegir aquella emoción con la que queremos salir a escena antes de nuestra presentación para que esta sea un éxito?

La respuesta la encontramos en la Programación Neurolingüística (PNL).

Cuestión de Anclajes

anclajeLos anclajes en PNL son aquellos estímulos externos que despiertan en nosotros una sensación o emoción a través de conexiones neuronales, siguiendo el Condicionamiento Clásico de Pávlov.

¿Lo cualo? :-)

¿Te ha pasado alguna vez que, de repente, en donde menos te lo esperas, llega a tu nariz la fragancia de un perfume que de repente te hace recordar a alguien que es o fue muy especial en tu vida? ¿O ponerte de muy buen rollo sólo por el hecho de escuchar en el hilo musical o en la radio una canción que te gusta mucho?

Esos estímulos externos (el olor del perfume o la música) que desencadenan las sensaciones correspondientes (añoranza, deseo, buen rollo…) son los Anclajes.

Crea tus propios anclajes

Muchos de estos anclajes son totalmente involuntarios y fruto de la coincidencia reiterada en el tiempo de ese estímulo externo con esa sensación. Es algo que ocurre y se fija en nuestra mente.

Sin embargo, existe la posibilidad de crear nuestros propios anclajes de forma que un estímulo externo premeditado nos lleve a la sensación deseada.

De esta forma, podemos provocar el estímulo cada vez que necesitemos sentirnos de esa determinada manera (por ejemplo antes de una presentación).

Algo tan simple como un chasquido de dedos, o un gesto concreto con las manos puede ser ese estímulo que necesitas. Los estímulos pueden ser visuales, auditivos, olfativos… En función de cuál sea tu sentido predominante te ayudará oler un frasco de lo que sea antes de empezar, comer un caramelo, o escuchar una canción.

Por ejemplo, en un capítulo de Ally McBeal, Ally acude a la Dra. Tracey Clark, psiquiatra. Ésta le hace escoger una canción personal que le levante el ánimo y Ally escoge “Tell Him”.

¿Cómo crear tu propio anclaje?

Para crear un anclaje necesitas elegir en primer lugar el estímulo que quieres que lo desencadene (ese gesto, esa canción…).

Luego deberás identificar el estado emocional que quieres que te active. ¿Quieres sentirte confiado? ¿Buscas sentirte alegre? ¿Quieres estar tranquilo?

Entonces deberás buscar en el baúl de los recuerdos algún episodio de tu vida en el que te hayas sentido de esa forma y tratar de revivirlo mentalmente con todo lujo de detalle: colores, olores, sensaciones, sonidos… hasta el punto de que puedas sentir esa sensación de nuevo.

Cuando lo hayas logrado, activa el estímulo para que quede asociado a la sensación.

De esta forma, cuando repitas voluntariamente el estímulo, evocarás de nuevo las sensaciones que buscas.

¿Funcionan siempre los anclajes?

Esta es la teoría, pero la realidad es otra. En ocasiones los anclajes no funcionan. Puede que porque estén mal hechos, pero también puede que el anclaje no siempre sea la solución.

Xavier Pirla nos lo cuenta con mucha franqueza en este vídeo.

¿Has utilizado alguna vez algún anclaje? ¿Te funcionó? Gracias por compartir tu experiencia con nosotros.

En el próximo artículo mucho más. Si no quieres perdértelo, puedes suscribirte aquí y recibirás los próximos artículos en tu correo electrónico.

Entradas Relacionadas:

¿Te gusta el contenido?
Suscríbete a la Newsletter para no perderte ni un detalle

Y además, con la inscripción a la Newsletter, un curso online de presentaciones GRATIS!!!

Comentarios

  1. Luis Felipe Jaramillo Vaca dice

    Hola, la verdad no pensaba inscrbirme, me llamó la atención la metodología.Soy docente por muchos años, tengo muy larga experiencia como orador, presentador, etc. sin embargo considero necesario actualizarme en los sistemas y terminologías actuales, nuevos lenguajes tecnológicos, pues existe muchas cosas que uno debe aprender denuevo. Les agradezco mucho su ayuda y toda su esperiencia, les deseo éxito en todo lo que emprendan. Me gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *