El secreto para preparar una presentación centrada en la audiencia

A estas alturas ya no debería sorprenderte que te diga que una presentación debe tener como foco principal a tu audiencia.

Ella, y no tú, es lo más importante.Y en ella debes centrar tu discurso.

Sin embargo, muchos son los ponentes que siguen haciendo presentaciones en las que la audiencia queda en un segundo o tercer plano, por detrás de ellos mismos y del propio tema.

Y eso les ocurre incluso a gente que sabe que debería poner a la audiencia por delante de todo. Y a pesar de eso, no lo logran. ¿Por qué?

¿Cuál es el secreto para preparar una presentación centrada en la audiencia?

focus audience

Actualmente estoy leyendo el libro Give your speech, change the world, de Nick Morgan. Un libro altamente recomendado por los expertos en esta materia que tenía pendiente de leer desde hace bastante tiempo. Empecé hace poco, pero ya he encontrado algunas perlas muy interesantes. Así que te recomiendo su lectura.

Una de esas perlas, precisamente, ofrece un argumento muy revelador sobre el aspecto del que hoy hablamos.

¿Cuál es el propósito de tu presentación?

Aristóteles defendía que existen tres tipos de discursos en función de su propósito: los informativos, los persuasivos y los decorativos. Es decir, aquellos que pretenden informar sobre algo, los que buscan persuadir a alguien y los que quieren entretener.

Sin embargo, Nick Morgan considera que en realidad sólo hay un tipo de discurso: el persuasivo.

Porque incluso en aquellas presentaciones que pueden parecer, de buenas a primeras, meramente informativas (como por ejemplo hacer un repaso de los resultados de una empresa, o repasar todas las actuaciones llevadas a cabo por un departamento), en el fondo buscan persuadir a la audiencia. Uno informa con el propósito de generar una imagen de él mismo y de su trabajo. Queremos que los demás tengan un buen concepto de nosotros.

Sin embargo, muchos son los ponentes que olvidan este componente persuasivo y se limitan a informar.

La autosuficiencia de la información

La persuasión es una actividad que implícitamente requiere de un sujeto: persuades a alguien. Por lo tanto no puedes plantearte la persuasión sin tener en cuenta a la persona a la que pretendes persuadir.

En cambio, informar es algo que no gira alrededor de la persona receptora sino del contenido: informas de algo. Basta con tener clara la información que quieres dar y emitirla (con independencia de si ésta ha sido recibida o no).

Por eso, cuando un ponente se plantea una presentación con vocación informativa, es tan difícil no caer en la trampa de preocuparse únicamente del contenido y de uno mismo (en tanto que emisor), y se olvida de la audiencia.

Presenta para persuadir

Por este motivo, Nick Morgan nos recomienda con muy buen criterio que tratemos toda presentación como una oportunidad magnífica para persuadir a nuestra audiencia y llevarla a la acción.

Si lo haces, esto te obligará a tener en cuenta a tu audiencia para saber de qué manera puedes seducirla con tus palabras.

¿Qué aspectos de la información pueden interesar más a tu público? ¿Cuáles son sus principales preocupaciones o problemas? ¿Cómo tu charla podría ayudarles a resolverlos?

Estas preguntas (y otras más) aparecen automáticamente cuando te planteas algo más que simplemente informar. Y buscar su respuesta te ayuda a poner el foco de tu presentación en ellos en lugar de en el contenido o en ti mismo.

Así que ya sabes: no dejes escapar la posibilidad de aprovechar tu presentación para persuadir a tu audiencia y, por lo tanto, cambiar el mundo que te rodea.

¿Eres de los que cae en la trampa de las presentaciones informativas? Gracias por dejar un comentario con tu experiencia.

En el próximo artículo mucho más. Si no quieres perdértelo, puedes suscribirte aquí y recibirás los próximos artículos en tu correo electrónico.

Entradas Relacionadas:

¿Te gusta el contenido?
Suscríbete a la Newsletter para no perderte ni un detalle

Y además, con la inscripción a la Newsletter, un curso online de presentaciones GRATIS!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *