Efecto Hormiguero: presentaciones que no llevan a ninguna parte

¿Te ha ocurrido alguna vez que, siendo parte del público de un oratorio, termina la presentación y no tienes ni idea de a dónde quería ir a parar el ponente con esa charla?

Incluso tratándose de una ponencia amena y divertida, en ocasiones uno puede salir con una sensación de pérdida de tiempo. Y es que si una presentación no te transporta, no te lleva a nada nuevo, es absolutamente prescindible.

Eso es lo que yo llamo el Efecto Hormiguero.

¿Cómo evitarlo?

HormigueroEl pasado lunes, fiesta del Pilar, haciendo zapping en casa me quedé viendo un rato el Hormiguero. No soy un gran seguidor del programa, la verdad sea dicha, pero de vez en cuando, me sirve de entretenimiento mientras espero que empiecen otro programa en otro canal.

Enganché a medias la entrevista a Alexandra jiménez y a Eduardo Noriega. La entrevista estaba bien y había momentos divertidos, así que seguí.

Justo terminar anunciaron que habían hecho un experimento para ver qué ocurría si se hacían citas a ciegas entre ancianos. Eso dio lugar a un emotivo y tierno vídeo de unos 6 minutos.

Y justo al terminar el vídeo, entró Anna Simón, una de las colaboradoras del programa, para hacer jugar a los invitados a un concurso de Mikados. Los dos chicos (Eduardo y Pablo) y las dos chicas (Alexandra y Anna) competían para ver quien era capaz de comer la mayor cantidad de un mikado sujetado entre las bocas de los dos miembros de cada pareja, estando prohibido que ambas bocas se tocaran. Si ganaban los chicos no pasaba nada y si ganaban las chicas se abrían unas cajas enormes en el techo, encima del público, llenas de cucarachas (de mentira).

Ya no seguí viendo más y me fui a la cama.

La entrevista había estado bien. El vídeo de los abuelos me había gustado mucho. Y el juego de los mikados tuvo su gracia. Pero mientras me dirigía hacia la cama resonaba una pregunta en mi interior:

Y todo eso… ¿por qué?

El Efecto Hormiguero

No es la primera vez que tengo esa misma sensación viendo ese programa.

Fragmentos entretenidos, curiosos o interesantes por sí solos pero que no guardan ninguna relación entre sí.

El vídeo de los abuelos estaba muy bien pero… ¿a qué venía después de la entrevista? Y más importante todavía ¿a dónde pretendía llegar? ¿Qué conclusiones se saca del experimento?

¿Y el juego del Mikado? ¿Qué relación guarda con el vídeo o con los invitados? ¿Y por qué cucarachas sobre el público?

Me daba la sensación que se trataba de llenar minutos de televisión de entretenimiento sin ton ni son. Buen entretenimiento – no lo niego – pero totalmente inconexo.

Quizás en la televisión eso valga. Al fin y al cabo al programa no le está yendo nada mal. Pero cuando eso mismo ocurre en una presentación, cuando se impregnan de este Efecto Hormiguero, no hay nada que hacer. Fracaso a la vista.

Un viaje hacia tu mensaje

Toda presentación debe ser un viaje hacia un destino concreto: tu mensaje.

Ese mensaje es lo que le da sentido a todo, de modo que nada de lo que hagamos durante la presentación debe llevarnos a ningún otro destino que el nuestro.

¿Quieres poner un vídeo? ¡Me parece fantástico!

¿Quieres hacer una dinámica participativa? ¡Qué gran idea!

¿Quieres hacer una demostración en directo? ¡Fabuloso!

Si quieres hacer alguna de estas cosas o utilizar cualquier otro de los recursos para tus presentaciones, ¡adelante! Pero ten en cuenta una sola cosa: aquello que hagas debe llevar a tu audiencia hacia tu mensaje. Y debe hacerlo de forma continua. Sin brusquedad.

Como en todo viaje, una etapa es una consecuencia lógica de la etapa anterior y debe ser el pretexto para poder hacer la siguiente.

Dicho de otro modo: la creatividad en las presentaciones es bienvenida, pero sea lo que sea, debe aportar sentido a la presentación.

¿Has sufrido alguna vez el Efecto Hormiguero? Gracias por compartir tu experiencia.

En el próximo artículo mucho más. Si no quieres perdértelo, puedes suscribirte aquí y recibirás los próximos artículos en tu correo electrónico.

Entradas Relacionadas:

¿Te gusta el contenido?
Suscríbete a la Newsletter para no perderte ni un detalle

Y además, con la inscripción a la Newsletter, un curso online de presentaciones GRATIS!!!

Comentarios

  1. Natso dice

    Me ha parecido genial la descripción del efecto y el nombre que le has dado, contenido inconexo, muy efectista pero que no tiene un mensaje detrás que lo soporte..
    He vivido algunas presentaciones así ofrecidas por grandes directivos en multinacionales, de las que salias con la sensación de que solo venían a dar imagen y decir que habían pasado por allí, pero de las que los asistentes no sabíamos muy bien que habíamos sacado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *