Desmontando la Regla del 10/20/30

Regla del 10/20/30Mucha es la literatura que podemos encontrar en la red sobre la famosa Regla del 10/20/30, de Guy Kawasaki. La gran mayoría de ella va asociada a la idea de utilizar esta regla para mejorar las presentaciones.

Recordemos: 10 transparencias, 20 minutos y tamaño de letra de 30 puntos.

Recientemente, Alberto Acuña empezó un debate en nuestro grupo de Linkedin bajo el título “¿Funciona la famosa Regla del 10/20/30?”.

Para mí, la regla funciona. Y funciona bien. Sin embargo, mi pregunta es otra:

¿Es recomendable seguir la Regla del 10/20/30?

LA REGLA DEL 10/20/30 FUNCIONA

La Regla del 10/20/30 funciona porque fomenta la Simplicidad. Las limitaciones en el número de slides, en la duración de la presentación y en el tamaño de la letra obligan a ser capaz de seleccionar exclusivamente aquello que es necesario.

Para alguien con una tendencia natural a llenar slides y más slides con texto, seguir esta regla le ayudará a crear una presentación menos densa, mucho más ligera y digerible. Por lo tanto, la Regla del 10/20/30 mejorará su presentación.

La Regla del 10/20/30 funciona porque respalda la tesis que defiende que la gente aprende mejor con presentaciones de 20 minutos. Que más allá de 20 minutos la capacidad de atención del público disminuye notablemente.

Así que para alguien con poca habilidad en mantener la atención de la audiencia, la Regla del 10/20/30, y más concretamente la limitación de tiempo de dicha regla, mejorará su resultado.

PERO LA REGLA DEL 10/20/30 NO GARANTIZA BUENAS PRESENTACIONES

Como acabamos de ver, una presentación hecha siguiendo la Regla del 10/20/30 será siempre mejor que una mala presentación con infinitas diapositivas repletas de texto de esas que duran una eternidad (y que, por desgracia, son más habituales de lo que nos pensamos).

Pero, ¿eso nos garantiza que la presentación que ha seguido la Regla del 10/20/30 es una buena presentación?

Bajo mi punto de vista, la respuesta es no.

Slide que cumple la Regla del 10/20/30

Imagen 1

Una presentación que dure menos de 20 minutos y que contenga no más de 10 slides como la de la imagen 1 va a cumplir perfectamente la Regla del 10/20/30. Tiene un tamaño de letra de 44 puntos (muy por encima de los 30). Sin embargo, ¿qué efecto os produciría una presentación cómo ésta?

Slide que no cumple la Regla del 10/20/30

Imagen 2

A pesar de ser mucho mejor que una presentación como la de la imagen 2 (con tamaño de 18 puntos), no deja de ser una mala presentación repleta de texto que aburriría hasta los oyentes más motivados.

Podemos concluir entonces que seguir la Regla del 10/20/30 no va a ser suficiente para garantizar un buen resultado. Pero eso no implica necesariamente que no debamos seguirla. Sencillamente necesitaremos aplicar algo más de lo que explicamos regularmente en este blog.

LA REGLA DEL 10/20/30 NO PERMITE HACER PRESENTACIONES DIFERENTES

Para mí, el argumento definitivo para huir de la Regla del 10/20/30 y de muchas otras cómo ésta que dictan cómo hacer una presentación, es el hecho que, si todos nos ponemos a preparar presentaciones siguiendo las mismas reglas, sólo conseguiremos hacer presentaciones como las de los demás; 10 transparencias, 20 minutos y tamaño superior a 30 puntos.

Si queremos diferenciarnos del resto, nuestra presentación no puede seguir una regla pre-establecida. Tenemos que ser capaces de extraer la idea principal que se esconde detrás de la Regla del 10/20/30 – la simplicidad – y aplicarla con criterio a nuestras presentaciones.

No ocurre nada si utilizamos 40 transparencias en lugar de 10, siempre que añadir más transparencias no implique aumentar el contenido. A veces, una secuencia rápida de imágenes (una en cada slide) puede ilustrar un idea en poco tiempo mucho mejor que las palabras. Y si no, os remplazo a ver el video de la historia de la humanidad que colgué en mi artículo Storytelling sin palabras.

No pasa nada por realizar una presentación de 45 minutos en lugar de sólo 20, siempre que seamos capaces de realizar cambios de ritmo en los momentos oportunos para mantener la atención del público.

En los tiempos que corren, en los que los inversores reciben una cantidad ingente de propuestas de negocio, saber diferenciarse del resto es fundamental para tener opciones de conseguir la financiación que estamos buscando.

En estos tiempos en los que vender cuesta horrores y los responsables de compras reciben muchas ofertas, destacar entre todos los ofertantes es vital para llevarse el pedido.

Y para poder destacar o para poder diferenciarse es necesario hacer las cosas de un modo distinto. Y, por lo tanto, alejarse de lo convencional, de lo que dictan los estándares, de lo que marcan las reglas.

Así que, entiende las reglas para extraer la filosofía que se esconde detrás de ellas y luego sáltatelas para ser capaz de hacer algo único.

¿Quieres recibir los próximos artículos de Presentable,es en tu correo electrónico? Suscríbete aquí.

Entradas Relacionadas:

APRENDE GRATIS
a presentar con éxito

¡INSCRÍBETE AL CURSO ONLINE!

Para más información sobre el curso haz click aquí.

 

Al inscribirte al curso recibirás también la Newsletter de Presentable

Comentarios

  1. Alex dice

    Comenzaré agradeciendo el trabajo dedicado en este blog, sin embargo haré uso de mi libertad de opinion para señalar algunas cosas en las que discrepo (Todo respetuosamente) .

    Creo que el análisis es muy subjetivo, y no abre debate sino que propone una visión sobre el uso de la r10/20/30 de Kawasaki. Visión que además no comparto. La identidad en la presentación y creo que esto se hace evidente cuando tienes experiencia presentando proyectos… no tiene que ver con la densidad de slides. Tiene que ver con su contenido, con tu oratoria, con la creatividad de generar clímax sobre tu objetivo en sí y transmitirlo a la audiencia. La regla de 10 /20 / 30 a mi aprecer funciona porque justamente es una regla… y se no te permites flexibilidades te PRESIONA a optimizar tu poder de síntesis, o por el contrario, a aprovechar espacios para descripción. Recordemos que la regla no es como aquí se dice “10 slides” sino que la regla fue entregada con 10 etapas de slides. Una etapa por Slide claro, pero no son Slides a la deriva. Puedes ser creativo en la presentación de esas temáticas, puedes hacer 100 presentaciones con la misma regla y las 100 ser presentadas con estrategias creativas diferentes.
    Comenzando con recursos como que… Power Point no es el unico medio para hacer presentaciones. Yo personalmente prefiero Prezi, y la regla de 10 /20 / 30 tambien se puede adaptar a él, sin necesidad de que lo único que veamos, sean 10 textos y/o Fotografías.

    Recapitulando, creo que la regla está hecha para autoexigir un poder de síntesis y un mapa de exposición ordenado. Pero la identidad de la presentación no se ve en absoluto afectada por estos factores de restricción, ya que esto depende principalmente, de tu estilo de ponencia.

    • Roger Prat dice

      Alex,

      En primer lugar, gracias por tu comentario sobre el blog y por utilizar tu libertad de opinión para enriquecerlo. Puedes discrepar tanto como quieras. Creo que el blog no deja de ser un punto de vista subjetivo (el mío) sobre el mundo de las presentaciones, así que no tengo ninguna verdad absoluta que no pueda ser rebatida o discutida.

      Dicho esto, tras leer tu comentario y releer mi artículo, creo que hay una frase que debería matizar. Cuando digo que seguir la regla del 10/20/30 no permite hacer presentaciones diferentes creo que estoy dramatizando un poco la situación ;-)

      Es evidente que, como tú bien indicas, se pueden hacer 100 presentaciones distintas siguiendo la regla del 10/20/30 (o cualquier otra) y todas ellas pueden ser diferentes. Por lo tanto, la regla no es una máquina de clonar presentaciones. Aunque también es cierto que las 100 presentaciones van a tener algo en común: las restricciones que impone la regla (10 slides, 20 minutos y tamaño de letra mínimo 30).

      La idea que quería transmitir es que la creatividad está muy ligada a la libertad. Y que para poder ser muy creativos, cuantas menos restricciones que limiten la flexibilidad para hacer cuanto desees mejor. Sabemos que lo que se esconde detrás de la regla de Kawasaki es la simplicidad y, si me apuras, el hecho de que todo cuanto pongas en tus diapositivas sea legible. Si aplicamos esos dos principios a una presentación sin hacer caso de la norma en sí, podremos crear presentaciones completamente originales que no se parezcan absolutamente en nada a las demás.

      Así que, coincido contigo en que cada uno puede dejar su huella personal en una presentación a pesar de seguir ciertas reglas. Las reglas no van a afectar a nuestro estilo como presentadores. Pero creo que las reglas nos limitan la creatividad y dificultan el poder hacer cosas realmente originales.

      Te agradezco de nuevo tu comentario.

      Un saludo

      Roger

  2. Mildred Leticia Durán Cob dice

    Me parece muy interesante tu perspectiva. Considero que la simplicidad es necesaria porque una saturaciòn del contenido de las slides provoca confusión y habla del poco dominio del tema. Tambièn considero necesaria la creatividad y dependerá del tema a mi criterio personal la cantidad de slides.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *