¿Cómo vestirse para una presentación?

Uno de los aspectos más olvidados de nuestras presentaciones es el vestuario.

vestuario

Foto obtenida en cantecademacao.net

No quiero decir que salgamos al escenario hechos unas piltrafas, sino que muy a menudo los ponentes no se detienen a reflexionar lo suficiente sobre el tipo de indumentaria que le conviene más para su presentación.

Y la indumentaria es un elemento importantísimo que también comunica. Incluso comunica antes de que hayas abierto la boca. Por eso su elección debe hacerse a conciencia.

Anna, una lectora del blog, me escribió precisamente para hacerme esa pregunta:

¿Cómo debemos vestirnos para una presentación?

Yo no soy experto en estilismo. Para empezar, como daltónico que soy, tengo dificultades para combinar colores. Así que no te voy a dar la combinación de prendas ideal. Entre otras cosas, porque no existe.

Lo que pretendo en este artículo es que seas consciente de las múltiples funciones que tiene tu indumentaria en tu comunicación para que puedas elegir con criterio lo que más te convenga.

1.- Conseguir la confianza de tu audiencia

Vimos hace unos días al hablar de las 5 características del lenguaje no verbal de las TED talks virales que está empíricamente probado que la primera impresión cuenta muchísimo.

Nuestra forma de vestir comunica mucho antes de que abramos la boca. Desde el momento en que salimos al escenario, nuestra forma de vestir ya comunica. Y es uno de los elementos que utiliza el público para crear esa primera impresión. Una primera impresión que será crucial para decidir si deben o no prestarnos atención e, incluso, confiar en nosotros.

Un ejemplo clarísimo lo tenemos en el mundo de la política. Muy probablemente podríamos encontrar ejemplos en todos los rincones del mundo, pero ahora que acabamos de pasar unas elecciones municipales en España, voy a poner de ejemplo a nuestros políticos.

políticos

Es muy curioso observar cómo se viste cada uno de los candidatos para conseguir la confianza de los electores a los que se dirigen. Y observar en algunos, por ejemplo, una tendencia a olvidarse las corbatas y otros “formalismos”, y a vestirse más informal en un momento en el que los políticos saben que deben acercarse más que nunca al pueblo.

Así que piensa quién vas a tener delante y busca una forma de vestir que conecte con ellos. O que marque una distancia, si es eso lo que te interesa.

2.- Proyectar la imagen que quieres de ti y de tu empresa

Más allá de conseguir conectar con el público, nuestra indumentaria proyecta una imagen de nosotros mismos y, por extensión, de la empresa o organismo al que representamos.

Aunque personalmente no creo que sea el factor más determinante, ya que nuestra actitud o el tono de voz van a proyectar mucho más sobre nosotros que nuestro atuendo, es un factor que incide.

No es muy coherente, por ejemplo, llenarnos la boca hablando de lo moderna que es nuestra empresa si lo hacemos vistiendo de forma clásica.

¿Tienes clara la imagen que quieres proyectar? Cuando lo tengas claro, busca la ropa que mejor te ayude a lograrlo.

3.- Ilustrar tu mensaje

A veces, la imagen que debes proyectar viene determinada por tu mensaje. O, dicho de otro modo, la forma en que te vistes puede, en ocasiones, ayudarte mucho a ilustrar tu presentación.

Cuando te presenté 20 recursos que puedes utilizar en tus presentaciones, ya te dije que el vestuario y el atrezzo son uno de ellos. Y lo ilustré con la TED talk ofrecida por Cameron Russell – un magnífico ejemplo de cómo ilustrar el mensaje con el vestuario.

Pon a prueba tu creatividad y busca si hay alguna forma de que las prendas que vistes ayuden a comunicar tus ideas de forma más eficaz.

4.- Hacerte sentir cómodo

Aunque quizás no se deba considerar como una función del vestuario, es evidente que una de las claves para una buena comunicación es sentirse cómodo en el escenario.

Y entre muchas otras cosas, materiales e inmateriales, que pueden ayudarte a que esté más confortable mientras hablas, la ropa es una de ellas.

Por eso procura, en la medida que puedas, elegir ropa con la que te sientas cómod@. Eso sí, poniendo siempre por delante los otros 3 criterios comentados hasta la fecha, pues, probablemente, no por ser más cómodo te va a convenir salir al escenario en chándal.

Si habiendo seguido los criterios indicados hasta el momento te encuentras ante la disyuntiva de tener que elegir entre dos opciones igualmente válidas, la comodidad puede ser el factor determinante que te ayude a decidirte.

5.- Evitar distracciones

Igual que en el caso anterior, lo de evitar distracciones no es una funcionalidad del vestuario sino más bien un requisito imprescindible de la ropa que elijas.

Sea cual sea tu elección, tu vestuario nunca puede acaparar el protagonismo de tu presentación. Mientras tu hablas, la atención del público debe estar fijada en ti. Por eso es importante asegurarse de que tu ropa no tiene nada anormal que pueda distraer a tu audiencia: la bragueta abierta, una mancha, que le falte un botón…

Revisa bien tu vestuario antes de salir a escena.

¿Qué criterio sigues para elegir la ropa que te pones para tus presentaciones? Gracias dejar tu comentario.

En el próximo artículo mucho más. Si no quieres perdértelo, puedes suscribirte aquí y recibirás los próximos artículos en tu correo electrónico.

Entradas Relacionadas:

¿Te gusta el contenido?
Suscríbete a la Newsletter para no perderte ni un detalle

Y además, con la inscripción a la Newsletter, un curso online de presentaciones GRATIS!!!

Comentarios

  1. Carmela dice

    Hola! Desde mi experiencia puedo aconsejar lo siguiente:
    Observar cultura donde nos vamos a presentar… yo soy chilena y debo presentarme en unas semanas en Alemania y … definitivamente no es lo mismo. Lo mismo que a mi me parece normal, a ellos les puede parecer un exceso. Por ejemplo ahora estoy en la oficina y aquí se pueden pensar que vengo de un coctel.
    Dos: Lo primero es, que si tienes una presentación y ya conoces a tu público, no necesariamente te tienes que ver como tu público objetivo, tienes que primero identificar tu rol. El Rol es muy importante, cual es el mensaje que quieres “vender”
    Tres: Identificado el Rol que quieres frente a tu público, puedes elegir las prendas.
    Cuatro: Las prendas te deben calzar perfecto… pruébateles CON ropa interior… nadie quiere que se te vea el sujetador o que el calzón (o como le llamen) se marque no? Ademas pruebate los zapatos… el pantalón (aunque sea jeans) te debe quedar bien, independiente del público al cual te presentes, si no estás vendiendo una nueva moda, deberías cuidar los detalles de bastas y costuras.
    Juega con el calzado, que combine, pero que tenga saborcito, eso sí… lo primero es la comodidad, piensa que estarás de pie hablando, que debes moverte, que debes estar cómoda. A ninguna presentación necesitas ir con tacones agujas.
    Si tienes un estilo muy definido, represéntalo, no te disfraces. Ejemplo a mí me gusta ir de contrastes, no me visto nunca en un solo tono. No voy a presentarme con un traje dos piezas en el mismo tono… no puedo… buscaré un contraste, jugaré con zapatos y chaqueta.
    Si tu estilo es tu cabello corto y jugueton, pues déjalo corto y juguetón, pero que el resto del look no llame mucho la atención, para crear un equilibrio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *