¿Cómo puedes saber que tu presentación ha sido eficaz?

Una de las cuestiones más controvertidas relacionada con las presentaciones es cómo saber que tu presentación ha funcionado.

Puedes calibrar lo entretenida que estuvo a partir de las risas y las caras que hayas podido percibir de tu público.

Puedes apreciar lo mucho o poco que duran los aplausos al final.

Puedes prestar atención al número de preguntas que te hacen y a las personas que se te acercan al concluir la ponencia.

Pero nada de eso garantiza que tu mensaje haya llegado correctamente a tu audiencia. Y eso es lo que determina el verdadero éxito de tu charla. Luego…

¿Cómo puedes saber que tu presentación ha sido eficaz?

bicepsRecientemente he empezado a hacer sesiones de gimnasia con un entrenador personal.

Después de que yo le dijera cuáles eran mis objetivos, me sorprendió que lo primero que hizo fue medirme. Tomo medidas de mis biceps, de mis pectorales, de mis abdominales, etc… así como del peso, del índice de masa corporal y otro montón de parámetros sobre mi cuerpo que no sabía ni que existían!! :-D

El caso es que tiene todo el sentido del mundo que lo hiciera.

Cuando de aquí unas semanas vuelva a medirme podrá mostrarme de forma inequívoca si ha habido progresión y el esfuerzo ha valido la pena y, por lo tanto, si ha sido eficaz en su trabajo.

Si quieres tener una prueba del progreso realizado (en su caso, de la eficacia de los ejercicios que me propone) es importante poder medirlo. Y para eso hace falta indicadores.

Al igual que hace él, tú puedes crear indicadores para tu presentación que te permitan medir los resultados.

¿Qué indicadores puedes utilizar para tus presentaciones?

Primero deberías fijar tus objetivos, cuanto más concretos mejor. Piensa que lo abstracto es muy difícil de cuantificar, así que expresar los objetivos en términos abstractos va a dificultar tu tarea.

He aquí algunas ideas que pueden serte útiles.

1.- Indicadores de cambio

Por norma general, tal y como hemos dicho por activa y por pasiva, una presentación debe suponer un cambio en la audiencia. Así que el primer indicador que podemos buscar es si ese cambio se ha producido y en qué medida.

¿El cambio que tu quieres lograr es medible? ¿Tu llamada a la acción se puede contabilizar?

Por ejemplo. Imagina que tienes que hacer una presentación en la que pides a todos los asistentes que contribuyan a una causa benéfica con un sólo euro. Para ello dispones de unas uchas para dipositar el dinero a la salida del auditorio. El indicador de éxito será el porcentaje de asistentes que haya dado ese euro. Sólo tendrás que dividir los euros recaptados por el número de asistentes.

En algunos casos, el cambio que buscamos es en la forma de pensar de la audiencia. Por lo tanto, a priori, no hay acciones medibles. Sin embargo, hay algo que puedes hacer en tu presentación para calibrar el éxito. Te lo contaré con un ejemplo personal.

En una presentación quería convencer a los oyentes de que son creativos, puesto que como ya hemos contado en este blog, muchas veces la principal limitación de la creatividad es que nos pensamos que eso de la creatividad es cosa de unos poco elegidos. Pero… ¿Cómo podía  medir la cantidad de gente convencida? En mi caso opté por lanzar una pregunta justo al empezar: “¿Hay algún creativo en la sala?” Aproximadamente un 30-40% de la audiencia levantó la mano. Luego empecé mi discurso y justo al terminar repetí la misma pregunta obteniendo, en este caso, la totalidad del público con la mano alzada.

No se trata de un método exacto porqué el recuento se hace a ojo, pero si es representativo de si se ha logrado el objetivo y en qué medida (aproximada) se ha conseguido.

2.- Indicadores de mensaje

¿Qué mensaje ha llegado a la audiencia?

Una buena presentación es aquella en la que eres capaz de transmitir un mensaje y tu audiencia lo recibe y lo procesa exactamente como tu querías que lo hiciera. En otras palabras, cuando el públic, a la salida, es capaz de identificar y reproducir el mensaje que le querías transmitir.

Así que es lógico querer medir en qué grado ese mensaje ha calado. ¿Cómo?

Por ejemplo, puedes pedirles justo al terminar que resuman la presentación en una frase y la escriban en un trozo de papel. Después, en casa, tranquilamente, puedes leer cada una de las frases recibidas y te harás una idea de lo similares que han sido o, por el contrario, de la enorme disparidad de mensajes que han recibido.

3.- Indicadores de conocimiento adquirido

En otros casos, nuestro objetivo será que la audiencia aprenda y entienda un cierto tema del que les vamos a hablar.

¿Cómo convertir ese conocimiento en un indicador medible?

Una opción es hacer un test al final a modo de resumen.Si además lo hacemos gamificando el test para convertirlo en una especie de concurso todavía mejor. En cualquier caso, de los resultados del test podrás sacar conclusiones sobre el grado de conocimiento adquirido por tus oyentes.

Para ello tienes la herramienta Kahoot, de la que ya hablamos en este blog hace unos meses.

4.- Indicadores de repercusión

Un indicador sobre el impacto que tu presentación produjo en la audiencia es el grado de repercusión que tuvo en las redes sociales. ¿Que se tuiteó sobre tu ponencia?

Para facilitarte ese análisis te recomiendo que crees un hastag y que lo pongas bien visible para que los tuits de tu audiencia queden bien clasificados y sean fáciles de consultar.

¿Cuantos usuarios distintos tuitearon algo en relación al número de aisstentes? ¿Cuantos tuits recibieron las ideas principales de tu presentación?

Toda esta información te va a ser muy útil.

5.- Indicadores de trazabilidad

Finalmente, puedes medir también el impacto que tu presentación tiene en el número de visitas a tu página web.

Es posible que vayas a entregar la presentación en pdf o en un ppt a la salida. Y si no, tienes la posibilidad de utilizar los códigos QR en una presentación para ofrecer enlaces, como ya vimos también hace tiempo.

En cualquier caso, vas a dejar un enlace al que te gustaría que la audiencia entrase durante o después de tu presentación. ¿Cómo medir cuantos de ellos entraron?

Puedes personalizar el enlace para que luego tengas la posibilidad de mirar las visitas a una página que llegaron a través suyo. Haz click aquí si te interesa cómo saber qué visitas llegan a nuestra web a partir de una presentación.

¿Mides habitualmente el éxito de tus presentaciones? ¿Cómo? ¿Se te ocurre algún otro indicador? Gracias por dejar tu comentario.

En el próximo artículo mucho más. Si no quieres perdértelo, puedes suscribirte aquí y recibirás los próximos artículos en tu correo electrónico.

Entradas Relacionadas:

¿Te gusta el contenido?
Suscríbete a la Newsletter para no perderte ni un detalle

Y además, con la inscripción a la Newsletter, un curso online de presentaciones GRATIS!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *