¿Cómo puedes lograr que los demás hagan lo que tu quieres que hagan?

Lo hemos dicho mil veces: toda presentación debe suponer un cambio en la audiencia.

El problema es que ese cambio lo debe realizar la propia audiencia, así que no depende directamente de nosotros. Dicho de otro modo: el éxito de tu presentación está en manos del público.

¿Inquietante, verdad?

La capacidad de influir y liderar a los demás supone una gran dificultad, ya que la acción no depende de uno mismo. Pero eso no significa que no podamos hacer nada para lograrlo.

¿Cómo puedes lograr que los demás hagan lo que tu quieres que hagan?

El otro día, viendo la televisión, me sorprendió este video:

Los aficionados del Magdeburg, hartos de que su equipo no lograra meter ni un sólo gol en 5 jornadas, decidieron ayudar a su equipo a localizar el lugar donde debían meter el balón, con mucho sentido del humor.

futbol

Foto obtenida en picsfab.com

A primera vista parece una situación absurda porque se supone que un jugador de fútbol ya debería saber dónde está la portería, pero si la extrapolamos al mundo de las presentaciones, nos damos cuenta de que en muchas ocasiones el presentador da por supuesto que la audiencia ya entenderá qué es lo que esperas que haga sin necesidad de indicarlo.

Lo que hace la afición en el vídeo, es lo que tú, como presentador, deberías hacer con tu público durante tu presentación: orientarlo hacia la acción.

¿Cómo puedes hacerlo?

Define el objetivo

En primer lugar el objetivo debe estar muy claro. Incluso en el caso del fútbol, en el que el objetivo de marcar un gol parece más que obvio, hay equipos que juegan a empatar a cero, con lo que el objetivo puede ser distinto del esperado.

Por lo tanto, hay que estar seguros de que se tiene bien identificado el cambio que buscamos en la audiencia.

Es importante que el objetivo sea ambicioso (para que no falta la motivación), pero alcanzable (para evitar el desánimo). Tiene que haber una relación directa entre esforzarse y lograr el resultado esperado.

Da a conocer tu objetivo

Una vez está definido el objetivo, el siguiente paso es darlo a conocer a aquellos que deben llevarlo a cabo. El entrenador se reúne con sus jugadores en el vestuario y les dice: “vamos a ganar” o “que no nos metan ni un gol” o “mejor un empate que perder por querer ganar”.

Del mismo modo, como presentador, debes indicarle al público qué es lo que quieres que haga. Y para ello necesitas hacer una llamada a la acción.

Usa una estructura que te permita mostrárselo

Imagina que la afición del Magdeburg se hubiese puesto a gritar “¡Aquí, aquí!” en medio del partido. ¿Crees que con el ruido de fondo los jugadores habrían recibido correctamente las instrucciones? Lo más probable es que no.

Transferir la llamada a la acción a la audiencia tampoco puede ser hecho de cualquier manera.

En función del público que tengas delante deberás construir una presentación estructurada de una forma determinada que sea la que te permita mejor trasladarles tu mensaje. Al igual que los supporters alemanes usan las flechas grandes y se mueven en función de dónde se sitúa la pelota en el campo para que los jugadores puedan verlo, tú deberás construir una presentación que se adapte al máximo a tu audiencia y que la conduzca hacia el cambio que quieres que realice.

¿Tienes claro cuál es la meta de tus presentaciones? ¿Acostumbras a mostrárselo al público? Gracias por compartir tu experiencia con un mensaje.

En el próximo artículo te contaré cómo hacer un título que invite a seguir leyendo. Si no quieres perdértelo, puedes suscribirte aquí y recibirás los próximos artículos en tu correo electrónico.

Entradas Relacionadas:

¿Te gusta el contenido?
Suscríbete a la Newsletter para no perderte ni un detalle

Y además, con la inscripción a la Newsletter, un curso online de presentaciones GRATIS!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *