¿Cómo presentar listas sin usar los bullets points?

En todas partes la gente dice pestes de los famosos bullet points. Todos los expertos en presentaciones los desaconsejan categóricamente (y creo que con toda la razón del mundo).

Sin embargo, intentar eliminarlos de nuestras vidas trae consigo un nuevo dilema. Podemos suprimir para siempre los bullet points, pero la necesidad de listar cosas durante una presentación seguirá existiendo. Y si nos cargamos la herramienta por excelencia de las listas…

¿Cómo podemos enumerar una lista de elementos en nuestras presentaciones?

Esta consulta me la formuló Jonatan, un lector del blog quien, y me pareció interesante dedicarle un artículo al tema.

Listas

Foto obtenida en www.huffingtonpost.com

De la visión general al detalle

Cuando era estudiante y tenía que tomar apuntes, me gustaba mucho que el profesor, cuando debía listar varios elementos, me avisara con antelación el número de elementos que iba a listar. No era un capricho. Saber la cantidad exacta me permitía saber cuando terminaba la lista y, de esta manera, podía adaptar el formato de los apuntes para identificar bien los distintos elementos del resto de párrafos.

A mucha gente nos gusta saber este tipo de cosas por anticipado. Así que lo primero que recomiendo cuando debas hacer una lista en tu presentación es que le proporciones al oyente una visión general de tu lista para, posteriormente, entrar al detalle con cada uno de los elementos.

Dos tipos de listas

Debemos diferenciar entre dos tipos de listas que, por su naturaleza, se requiere dos formas distintas de trabajarlas: las secuencias y las enumeraciones.

Las secuencias son listas en donde el orden de los distintos elementos es importante. Los elementos están ordenados siguiendo un razonamiento lógico. Por ejemplo una lista con todos los pasos a seguir para realizar determinada tarea, una lista con las diferentes etapas de un proyecto, un listado de hechos ordenados cronológicamente, los apartados de nuestra presentación a modo de índice…

Por su parte, las enumeraciones no tienen orden alguno más que el que quiera darle el propio presentador.  Sin embargo todos los elementos tienen en común el contexto, la pertenencia a un mismo grupo. Por ejemplo, los alimentos que forman el carro de la compra, las propiedades de un producto, los beneficios de un tratamiento, las partes de una casa…

Trabajar con secuencias

El orden que presentan las listas secuenciales condiciona la disposición de los elementos en la diapositiva.

Si nuestra forma de leer las cosas es de izquierda a derecha y de arriba a abajo, los elementos deberán seguir el orden que tienen establecido en una de esas direcciones. Esto, de entrada, nos brinda la posibilidad de no distribuir los elementos en filas sino en columnas (cosa que favorece el no usar los bullets points).

He aquí algunos ejemplos de cómo distribuir los elementos de una secuencia:

Diapositiva3

Secuencia de los pasos para crear una web

Diapositiva2

Secuencia de las 5 etapas para lograr lo que uno se propone

Diapositiva1

Secuencia cronológica de los diferentes sistemas de reproducción de música

Trabajar con enumeraciones

Las enumeraciones, como ya hemos dicho, tienen un contexto común para todos sus elementos. Luego ese contexto es ideal para que nos sirva de guía en su disposición.

El grupo al que pertenecen todos ellos puede ilustrar la diapositiva de manera que los elementos encajen de forma natural en la misma.

Por ejemplo, si vamos a enumerar los beneficios que tiene comer una determinada fruta en la salud humana, podemos representar la figura de una persona e ir distribuyendo los elementos de la lista (los beneficios) en el lugar del cuerpo en el que inciden.

Te adjunto algunos ejemplos sobre cómo distribuir los elementos de una enumeración.

Diapositiva6

Enumeración de los servicios de una empresa

Diapositiva5

Enumeración de las 7 propiedades que debe tener un buen mensaje

Diapositiva4

Enumeración de los beneficios de comer plátano

Dosifica

Si cuando tenemos que listar varios elementos durante una presentación los ponemos todos de golpe, vamos a facilitar que la audiencia se pierda entre todos ellos y deje de prestarnos su atención.

El uso de las animaciones es fundamental para hacer aparecer cada elemento justo en el momento en que debemos hablar de él. De esta manera nos aseguramos de que todos lean los elementos en el orden que a nosotros nos interesa.

Pero que se puedan utilizar las animaciones conlleva una gran tentación: usar animaciones aleatorias o demasiado pomposas.

Lo único que queremos con las animaciones es retrasar la aparición de los elementos. La animación en sí misma no debe tener protagonismo. Así que lo que te recomiendo es que te limites a la opción Aparecer.

Existe una excepción a lo que acabo de decir. Cuando quieres crear un índice que te sirva de guía para cuando luego vayas desarrollando cada uno de los elementos, puede interesarte resaltar el elemento del que vas a hablar atenuando el resto. En ese caso, podrás utilizar otro tipos de animaciones sin problema.

En cualquier caso, no abuses de ello o la animación le quitará el protagonismo a la propia lista.

Listas jerárquicas

En ocasiones, en una misma lista, puede que exista una jerarquía entre todos sus elementos. Puede que alguno de ellos tengan mayor peso o importancia que el resto y quieres hacerlo notar. Otra cosa de las que hacían muy bien los malditos bullet points.

Para poner de manifiesto esa jerarquía, lo mejor es jugar con el tamaño (igualándolo entre todos los elementos de un mismo nivel). También puede jugarse con el color de los elementos (más oscuro a medida que adquieren importancia). Incluso con la disposición de los mismos pueden ubicarse los elementos siguiendo una especie de organigrama o pirámide que indique en qué nivel se encuentra cada uno.

¿Has visto alguna imagen con un bullet point?

La verdad es que no. Los bullet points se asocian al texto, pero no a las imágenes.

Esto representa una gran pista sobre cómo podemos prescindir de los bullet points al hacer una lista de elementos. Si somos capaces de sustituir el texto por una imagen, el bullet point no tendrá ningún sentido.

Cuanto más concretos y tangibles sean los elementos a listar, más fácil será sustituirlos por fotos. Y para los elementos abstractos, una imagen acompañada de dos o tres palabras puede bastar también para olvidarnos para siempre de los bullet points.

¿Cómo haces las listas en tus presentaciones? Gracias por dejar un comentario.

En el próximo artículo veremos cuándo debes rechazar una presentación. Si no quieres perdértelo, puedes suscribirte aquí y recibirás los próximos artículos en tu correo electrónico.

Entradas Relacionadas:

APRENDE GRATIS
a presentar con éxito

¡INSCRÍBETE AL CURSO ONLINE!

Para más información sobre el curso haz click aquí.

 

Al inscribirte al curso recibirás también la Newsletter de Presentable

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *