¿Cómo hacer un título que invite a seguir leyendo?

Aunque no es propiamente una presentación (en cuanto a que no se habla en público), la entrega de un powerpoint, un pdf, etc… con información es también una forma común de comunicar.

Una particularidad de este tipo de comunicación es la elevada competencia a la que está sujeta. Me explico.

Mientras que el público que asiste a una presentación tiene como única misión atender a la misma (aunque en función de cómo lo hagas puede acabar estando más pendiente de su teléfono), la persona que recibe un archivo en su correo electrónico está haciendo mil cosas a la vez. Y todas compiten por su atención. Así que va a dedicar muy poco tiempo a escanear el título del mismo antes de decidir si seguir o no leyendo.

Y si lo llevamos al terreno de las presentaciones, podríamos decir lo mismo del título de la conferencia. En función de cual sea el título es más fácil que alguien se sienta atraído a venir a escucharte o que pase de largo.

Eso significa que la elección del título para nuestro documento o nuestra presentación es absolutamente crítica. Luego…

¿Cómo hacer un título que invite a seguir leyendo?

Hace unos días una compañera me pasó un pdf que había preparado para promocionar un producto, para que le echara un vistazo y le diese mi opinión.

Lo primero que me llamó la atención fue el título: el nombre del producto.

Entre todos esos documentos de venta que se envían es habitual encontrar muchos que llevan por título el nombre del producto o servicio que se vende. Sin embargo, mucho me temo que eso no sirve para lograr que a quien lo recibe le entren ganas de leerlo, ya que eso no hace saltar nuestro sistema de alarmas.

Nuestro sistema de alarmas

alarma

Foto obtenida en www.freepik.es

A veces, conversando plácidamente con varias personas, sin estar pensando en nada en concreto (incluso a veces sin estar escuchando demasiado), sale en la charla una palabra o un concepto que hace que una especie de alarma interna se dispare. Es como si algo dentro de mi me avisara de que aquello es importante.

Generalmente, esas palabras que activan la alarma interna están relacionadas con aquello que nos preocupa o con aquello que nos interesa.

Por ejemplo, durante un tiempo en el que estaba interesado en aprender un poco de diseño gráfico, cada vez que alguien comentaba la palabra diseñador mis 5 sentidos se activaban de golpe.

También me pasa cuando estoy preparando un viaje. Cada vez que alguien pronuncia el nombre del país de destino, la alarma salta y atiendo de inmediato (algo que no hacía antes de planear ir allí).

Haz saltar la alarma de tu receptor

Siguiendo esta lógica, lo normal sería que el técnico que va a recibir la información sobre nuestro producto tenga sus preocupaciones. Esos temas que van a hacer que preste atención en cuanto sean mencionados. Es nuestro trabajo intentar averiguar cuáles son.

Lo que está claro es que nuestro producto, por mucho que le pueda solucionar la vida, no va a hacer saltar la alarma. Sólo si el cliente potencial supiese de antemano que ese producto es la solución a uno de los problemas que le preocupa, entonces el nombre del producto sí serviría como título. Aunque en ese caso no tendría mucho sentido enviarle el documento, ya que sería el cliente quien iría en busca de la solución.

Cuando envías un documento informativo lo que esperas es que, gracias a ese documento, el cliente potencial entienda que tu producto es la solución. Así que leyendo el nombre del producto no va a poder llegar todavía a esa conclusión. Y si, aparentemente, el título no le aporta nada, es posible que no siga leyendo.

El título debe contener esa idea que sabemos que hará saltar su alarma interior. El título debe mencionar el problema en lugar de mencionar la solución, porque al técnico que reciba tu documento lo que le va a hacer saltar la alarma es identificar tu documento con aquello que le preocupa.

Si consigues que salte su alarma, seguirá leyendo.

¿Cómo haces saltar la alarma de tu audiencia? ¿Cómo preparas los títulos? Gracias por dejar un comentario.

En el próximo artículo veremos cómo evitar el mareo por Prezi. Si no quieres perdértelo, puedes suscribirte aquí y recibirás los próximos artículos en tu correo electrónico.

 

Entradas Relacionadas:

¿Te gusta el contenido?
Suscríbete a la Newsletter para no perderte ni un detalle

Y además, con la inscripción a la Newsletter, un curso online de presentaciones GRATIS!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *