¿Cómo facilitar la comprensión de tus presentaciones?

¿Has asistido alguna vez a una conferencia y has salido con la sensación de no haber entendido nada y haberte aburrido soberanamente?

Ese tipo de presentadores cometen un doble delito: matan de sopor a los oyentes y les roban el tiempo.

Como ponentes no podemos permitir que eso les ocurra a nuestras presentaciones. Así que tenemos que asegurarnos de que la audiencia comprenda bien lo que les tenemos que contar. De nada sirve exponer datos y más datos si nadie es capaz de entenderlos. Luego…

¿Cómo puedes facilitar la comprensión de tus presentaciones?

Hace poco descubrí que en Wuaki Tv, servicio al que estoy suscrito, tienen un montón de series disponibles, de entre las cuales hay una que me tiene enganchado: Castle.

Castle

Para aquellos que no la conocen, consiste en una inspectora de policía, la inspectora Cate Beckett, que forma equipo con un escritor de novelas de misterio, Richard Castle, con quien resuelve todo tipo de asesinatos. Aunque debo reconocer que el tipo de episodio que más me gusta son aquellos en los que deben evitar que el asesino siga matando.

El tándem Beckett-Castle funciona de maravilla porque a la pericia de la inspectora consiguiendo pruebas para incriminar al culpable, se le une la capacidad del escritor para reconstruir la historia de los protagonistas.

Las pruebas no son suficiente

Después de haber visto 6 temporadas en poco más de un mes, hay un patrón que se repite en cada capítulo; por muchas pruebas que se tenga para incriminar a alguien, los policías no pueden hacer nada sin determinar antes cuál es el móvil del asesinato.

En cada caso, tanto la gente de laboratorio como los ayudantes reúnen un montón de pruebas: huellas, muestras de ADN, imágenes de cámaras de seguridad, testigos… Una munión de datos que apuntan muchas veces hacia un sospechoso. Y siempre, cuando eso ocurre, intentan saber qué móvil podía tener el sospechoso para cometer el crimen.

Y es que si no se entiende el móvil, es muy difícil poder incriminar al culpable o prever cuál será su próxima víctima. En otras palabras, si no comprenden la historia que se esconde detrás del asesino, no pueden saber qué es lo siguiente que deben hacer.

El móvil aporta el sentido

Un conjunto de pruebas no es más que un montón de datos. Como lo son un montón de diapositivas repletas de cifras en una presentación. Por sí solas carecen de sentido.

Lo que hace que todas las pruebas apunten hacia una persona es que detrás haya una historia que motive los hechos. Una infidelidad, la envidia, ocultar un crimen… Esas historias son las que originan una serie de hechos que pueden ser demostrados mediante las pruebas. La mujer celosa que mata a la amante de su marido con un cuchillo de cocina, el cual lleva sus huellas digitales.

Acompañar esas pruebas con una historia hace que todo se comprenda mucho mejor. De repente todo tiene sentido. Todo encaja.

Presentaciones llenas de pruebas pero sin móvil

En el mundo de las presentaciones, existen una barbaridad de presentadores que se dedican a recolectar datos en un PowerPoint como si de pruebas se tratara pero se olvidan de explicar cuál es el móvil.

He asistido a exposiciones de trabajos de investigación en las que sólo se ha hablado de los descubrimientos y avances conseguidos. He visto presentaciones comerciales compuestas básicamente de cifras de venta y de presupuestos. He asistido a clases en las que el profesor se limitaba a transferir la información sobre un tema. Y ninguna de ellas explicaba el por qué de todo eso. ¿Cuál es el motivo por el que un investigador está estudiando algo en concreto? ¿Por qué el director comercial está proyectando todas esas cifras? ¿A son de qué el profesor está explicando todos esos detalles sobre ese tema?

Si queremos que nuestra audiencia se movilice tras nuestra charla, es importante que le encuentre un sentido a todo ello. Porque tanto si lo que queremos es que actúe como si simplemente buscamos que comprenda, va a necesitar conocer el motivo por el cuál debe hacerlo.

Si sabes explicar a tus oyentes el motivo por el cuál les estás hablando sobre ese tema, conseguirás una mejor comprensión y una mayor complicidad por su parte. Así que, recuerda: expón los datos, pero no te olvides de contar su historia.

¿Tiene móvil todas tus presentaciones? ¿Cómo se lo das a conocer a tu audiencia? Gracias por dejar tu comentario.

En el próximo artículo …. Si no quieres perdértelo, puedes suscribirte aquí y recibirás los próximos artículos en tu correo electrónico.

 

Entradas Relacionadas:

¿Te gusta el contenido?
Suscríbete a la Newsletter para no perderte ni un detalle

Y además, con la inscripción a la Newsletter, un curso online de presentaciones GRATIS!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *