Cómo evitar las presentaciones placebo

En el mundo de la medicina es habitual la administración de sustancias placebo a ciertos pacientes. Esas sustancias son medicamentos falsos y farmacológicamente inertes.

placebo

Foto obtenida en www.paneuromix.com

Los pacientes que los toman sin saber que no son fármacos auténticos pueden llegar a experimentar un efecto positivo, aunque en realidad, se trata de un tema meramente psicológico.

Algunas presentaciones también pueden ser placebo.

Hay presentaciones que, en apariencia, parecen buenas presentaciones y que nos producen ese efecto positivo. Salimos de buen humor o más animados por haber pasado un buen rato. Sin embargo, la presentación en sí es inerte, ya que no incluye ninguna instrucción para que la audiencia haga algo en concreto.

Aunque las presentaciones placebo hagan pasar un rato agradable al público, a nosotros, como presentadores, nos interesa que esas presentaciones nos ayuden a conseguir nuestros objetivos. Queremos que nuestras presentaciones no sólo produzcan un efecto positivo en el estado de ánimo de la audiencia, sino que muchas veces buscamos un cambio en su forma de pensar, de  actuar o incluso en cómo se siente.

Por lo tanto, si queremos que nuestra presentación sea eficaz, es importante que no se convierta en una presentación placebo. Luego…

¿Cómo evitar las presentaciones placebo?

Dale una instrucción a tu audiencia

Los medicamentos tienen un componente principal denominado principio activo, que es el compuesto químico encargado de realizar la acción correspondiente. De esta manera los hay que actúan como analgésicos, como antiinflamatorios, como relajantes musculares, como ansiolíticos, etc…

Ese principio activo tiene la composición necesaria para llevar a cabo una acción farmacológica determinada. En otras palabras, incluye las instrucciones para poder curar la enfermedad correspondiente.

Nuestras presentaciones también necesitan un principio activo.

Si quieres que tu audiencia realice una acción determinada, necesitas incluir en tu presentación el principio activo adecuado para que así sea. Y ese principio activo, en el mundo de las presentaciones, es el mensaje.

Una presentación sin mensaje, es una presentación placebo.

Por muchos otros buenos ingredientes que le hayas metido, lo que va a hacer que tu audiencia haga lo que quieres es el mensaje.

Un mensaje específico para cada presentación

Del mismo modo que un mismo medicamento no sirve para curarlo todo, un mismo mensaje no te va a valer para todas las presentaciones.

Como todo principio activo, el mensaje está diseñado para realizar una acción determinada (que no siempre será la misma) y para llegar a una audiencia concreta (que también va a variar de una presentación a otra).

Así que el trabajo de preparar un mensaje debes realizarlo para cada presentación que hagas (aunque el tema sea exactamente el mismo).

Tratamientos ineficientes y efectos secundarios

En el mundo de la medicina, administrar a un paciente el fármaco equivocado no produce ningún resultado (en el mejor de los casos) o puede incluso provocar efectos secundarios que en lugar de hacerle sentir mejor todavía empeoran más la situación.

Por eso es imprescindible que el médico sepa exactamente qué es lo que el paciente necesita y conozca el principio activo que más le conviene para curarle.

Si quieres evitar los efectos secundarios en tus presentaciones, tienes que asegurarte de que el mensaje que eliges es el más adecuado para la audiencia a la que te vas a dirigir. Sólo así lograrás controlar las acciones que se desencadenarán después de tu presentación.

¿Quieres aprender a elegir el mensaje ideal para tus presentaciones?

En ese caso no te pierdas el webinar  “Cómo construir el mensaje adecuado para tu presentación” que voy a realizar yo mismo mañana 30 de septiembre a las 19:00 (hora española). Más información.

Reserva ya tu plaza (¡aforo limitado!)

En el próximo artículo veremos 3 formas de blindar tu credibilidad. Si no quieres perdértelo, puedes suscribirte aquí y recibirás los próximos artículos en tu correo electrónico.

Entradas Relacionadas:

¿Te gusta el contenido?
Suscríbete a la Newsletter para no perderte ni un detalle

Y además, con la inscripción a la Newsletter, un curso online de presentaciones GRATIS!!!

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *