¿Cómo empezar y terminar una presentación para que salga redonda?

Sin duda alguna, los primeros instantes de una presentación y los últimos son los más determinantes para el éxito de la misma.

Saber empezar una presentación con fuerza es básico para conseguir captar la atención del público y para que su primera impresión de nosotros sea lo más positiva posible. Perder la atención en los instantes iniciales puede significar que ya no logres volver a recuperarla.

Y terminar una presentación de forma espectacular es fundamental para lograr que el público nos recuerde a nosotros y a nuestro mensaje.

Dos lectores del blog, Fernando y Angélica, me escribieron pidiendo que escribiese algo sobre cómo empezar y terminar una presentación para atrapar a la audiencia. Aunque sólo ellos hayan escrito, me consta que hay mucha gente que se plantea la misma pregunta:

¿Cómo empezar y terminar una presentación?

Existen varios artículos en la blogosfera en los que se explican recursos para empezar una presentación. Y los hay también que cuentan como terminarla. Sin embargo, yo quisiera ir un poco más allá. Lo que quiero proponerte es que empieces y termines la presentación del mismo modo: cerrando el círculo.

Foto obtenida en correorecibido.blogspot.com

A la gente le gusta mucho cuando el ponente termina la presentación de la misma manera en que la empezó. Eso da muchísima fuerza al discurso y ayuda al público a entender que la presentación ya ha terminado.

Así que en este artículo te voy a recomendar 5 opciones para hacer un discurso redondo. Un discurso que empiece y termine del mismo modo para cerrar así el círculo.

1.- Pregunta / Respuesta

Variante 1: Empieza la presentación lanzando una pregunta a la audiencia. Debe ser una pregunta cerrada, de forma que puedas hacer un recuento aproximado pidiendo que respondan a mano alzada. Te irá muy bien que la pregunta esté relacionada con el cambio que esperas en la audiencia. Al terminar la presentación, repite la pregunta de nuevo y vuelve a contar las respuestas. Si has hecho bien tu trabajo, la diferencia entre la respuesta antes de tu presentación y la respuesta después debería ser considerable.

Por ejemplo: hace casi un año realicé una presentación sobre creatividad. El cambio que yo quería que experimentara la audiencia era que fuese consciente de que todos tenemos un yo creativo. Que todos somos creativos o podemos llegar a serlo. Así que empecé la presentación preguntando: “¿Algún creativo en la sala?” Aproximadamente un 40% de los asistentes levantaron la mano. Después de mi ponencia, terminé repitiendo una vez más la pregunta. Esta vez, todos levantaron la mano. Solo tuve que añadir: “Mi objetivo hoy era despertar vuestro yo creativo. Celebro haberlo conseguido.” Fue un éxito.

Con este recurso se consigue poner de manifiesto el éxito de la presentación. Como contrapartida tiene un riesgo: si la presentación es un fracaso, también queda de manifiesto.

Variante 2: Empieza la presentación lanzando una pregunta a la audiencia. En este caso, la pregunta debe ser abierta y, en la medida de lo posible, el público no debería conocer todavía la respuesta. De este modo se introduce un componente de misterio que ayuda mucho a captar la atención. No respondas todavía la pregunta. Empieza tu ponencia y, al terminar, repite la pregunta y ahora sí, respóndela o pide que la respondan en base a lo que acabas de contar.

Esta es una forma de poner de manifiesto el aprendizaje adquirido durante la presentación. Aunque no implica tanto riesgo como la primera variante, ya que tu mismo puedes dar la solución y te aseguras que no quede sin responder

2.- Historia / Desenlace

Empieza la presentación contando un historia relacionada con el tema que vas a tratar. Es especialmente indicado utilizar una historia en la que el protagonista deba tomar una decisión que esté relacionada con el cambio que deseamos. Si la historia es personal todavía cogerá mucha más fuerza. Explícala justo hasta que se plantea la decisión a tomar. Entonces empieza tu ponencia y deja el desenlace para el final.

Si en el desenlace, el protagonista toma la decisión que tu quieres que tomen, la historia debe terminar en éxito para reforzar la idea de que la decisión que les propones es la correcta. Si toma justo la contraria, la historia debería terminar en fracaso para disuadirles de tomar la misma opción.

También puedes ir recuperando la historia a lo largo de tu ponencia para ir ubicando a la audiencia a lo largo de tu discurso.

3.- Promesa / Promesa cumplida

Empieza la presentación haciendo una promesa. Lo que prometas debe ser algo que puedas hacer o que pueda ocurrir durante la clase. Y al final de la misma, deberás cumplirla.

Cuando estaba estudiando el MBA, la profesora de finanzas corporativas empezó la clase (a las 19h) haciendo una promesa. “Hoy, a las 21:45, os voy a revelar el secreto de….” No recuerdo exactamente qué es lo que nos prometió. Luego empezó la clase. Durante ésta, fue recordando algunas veces lo que ocurriría a las 21:45. Y cuando llegó la hora, su discurso llegó al punto que había prometido. Lo que fue genial es que todo su discurso estaba meticulosamente preparado para llegar al punto exacto en la hora indicada. Nos tuvo enganchados al discurso todo el rato a la espera de ver si cumpliría o no su promesa.

Mi amigo Manuel Antolín me mostró una vez un vídeo suyo en el que empezaba una presentación mostrando un objeto oculto tras una sábana. Lo presentó como la clave para conseguir el propósito que perseguía su discurso. Y prometió desvelarlo cuando su ponencia terminase. Y así lo hizo.

4.- Incomprensión / Comprensión

Puedes empezar también lanzando una frase provocativa que genere incomprensión en la audiencia. Por ejemplo, si tienes que hacer una presentación sobre tu empresa, puedes empezar diciendo “Nuestra empresa no es ni la mejor ni la más barata”. Esto va a desconcertar a tu audiencia, que estará esperando que digas lo opuesto.

Luego desarrolla tu discurso y al final, empieza de nuevo con tu frase inicial, pero añadiendo aquello que le pueda dar sentido. “Nuestra empresa no es ni la mejor ni la más barata. Pero, como hemos visto, es la que mejor les puede ayudar.”

El desconcierto inicial va a favorecer que te quieran seguir escuchando.

5.- Recupera el recurso inicial

Esta opción no implica como las otras terminar al final lo que empezaste al inicio de tu presentación, sino que consiste en recuperar el recurso que utilices al principio y mencionarlo al terminar para dar esa sensación de cerrar el círculo.

Cuando empieces puedes lanzar una pregunta, explicar una curiosidad, contar una anécdota, citar algún personaje relevante, decir un refran o dicho popular, utilizar una metáfora, o plantear una actividad. Hagas lo que hagas, justo al final, recupéralo y utilízalo como trampolín para lanzar tu mensaje.

Por ejemplo: “Al principio os contaba la historia de mi abuelo. Si no queréis acabar como él, será mejor que…”

¿Sueles utilizar algún otro binomio principio-final para que tu presentación sea redonda? Gracias por compartirlo con nosotros.

¿Quieres recibir los próximos artículos de Presentable.es en tu correo electrónico? Suscríbete aquí.

Entradas Relacionadas:

APRENDE GRATIS
a presentar con éxito

¡INSCRÍBETE AL CURSO ONLINE!

Para más información sobre el curso haz click aquí.

 

Al inscribirte al curso recibirás también la Newsletter de Presentable

Comentarios

  1. dice

    Muy interesante tu artículo, Roger, y muy necesario.
    He de decir que hace poco en una presentación para emprendedor@s usé el recurso que describes de pregunta y respuesta en su primera variante, igual que tú. Pedí al principio de la presentación que levantaran la mano quiénes creían que el actual era un buen momento para emprender. Al final de la presentación volví a hacer la misma pregunta, y hubo 9 personas más que levantaron la mano, había cumplido mi objetivo.
    Tengo que reconocer que tenía un plan B. En el caso de que levantaran la mano las mismas personas o menos, hubiera concluido con que lo más importante para tener éxito es ser capaz de no rendirte a pesar de los fracasos. Creer siempre en ti y en tu empresa. ;)

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *