Cómo echar a perder tu presentación con una sola frase

Si llevas ya tiempo siguiendo este blog ya sabes que realizar una buena presentación tiene que ver mucho más con el esfuerzo, el trabajo y la preparación que con un talento innato.

Las horas que se esconden detrás de un gran discurso son muchas. La energía invertida es muy grande. Y el tiempo demasiado valioso como para cometer un error tonto que lo eche todo a perder. Y cometer errores es tan fácil!

Sin embargo, hay un momento especialmente crítico de una presentación en el que los errores que se cometen pueden salir muy caros.

Cuando bajas la guardia

micro de solapaEse momento es justo después de que la presentación termine.

En ese instante en que das públicamente tu discurso por terminado te liberas de la presión y te relajas. Todos los nervios previos a la charla, que durante tu ponencia se transformaron en tensión, de repente desaparecen y, inevitablemente bajas la guardia.

Se trata de un momento mágico en muchos aspectos. Recibes las felicitaciones, los comentarios, tu mismo sabes si lo has hecho bien… Sin embargo, hay algo que puede estropearte ese momentazo: dejarte el micro abierto.

Las posibles consecuencias de dejar el micro abierto

Olvidarte de apagar el micro puede jugarte una mala pasada si durante ese instantes dices o hacel alguna cosa “inapropiada”.

En el mejor de los casos, todo va a acabar en una anécdota divertida. Tal fue el caso del siguiente vídeo.

En este caso las consecuencias del descuido no van a más porque el concejal no hace nada que no haga el resto de la humanidad (salvo por lo de no lavarse las manos).

Sin embargo, en ocasiones un descuido de este tipo puede arruinar la credibilidad de tu discurso.

Tal es el caso de Beatriz Viana, Directora Agencia Tributaria, quien después de dar sus explicaciones pertinentes, dijo a su compañera con el micro encendido que no sabía lo que había dicho.

Todo el trabajo de preparación del discurso (si es que en este caso lo hubo) al garete por una frase desafortunada que debiendo quedar entre dos personas se hizo pública por culpa de ese descuido con el micro.

Pero hay algo peor todavía.

En ocasiones, un descuido de este tipo no sólo puede arruinar tu presentación sino que puede perjudicar seriamente tu reputación.

Encontraríamos muchos ejemplos de este tipo en el mundo de la política, pero en esta ocasión quiero mostrarte lo que les ocurrió a los periodistas David Carnicero y Nicola Loncar, de Canal +, quienes durante los descansos de una retransmisión de un partido de la NBA dejaron un micro abierto haciendo públicos ciertos comentarios desafortunados que dicen muy poco de los protagonistas.

Apaga el micro

Si no quieres arruinar tu presentación con una sola frase, no bajes la guardia hasta que hayas desconectado el micro.

¿Has tenido alguna vez un descuido con el micro abierto? Cuéntanoslo! ¿Cuáles fueron sus consecuencias?

En el próximo artículo mucho más. Si no quieres perdértelo, puedes suscribirte aquí y recibirás los próximos artículos en tu correo electrónico.

Entradas Relacionadas:

¿Te gusta el contenido?
Suscríbete a la Newsletter para no perderte ni un detalle

Y además, con la inscripción a la Newsletter, un curso online de presentaciones GRATIS!!!

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *