Cómo conectar con la audiencia (3): sé lo que te pasa

Esta es la tercera entrada de esta serie sobre cómo conectar con la audiencia.

Público entregado

Foto obtenida en www.smore.com

Incluso con la más perfecta de las ejecuciones, una presentación puede resultarle distante al público si no logramos conectar con ellos. Un buen presentador debe cuidar muy bien todos los detalles para que su discurso sea adoptado por los oyentes. De lo contrario, éstos pueden levantar una barrera que impedirá que nuestro mensaje les llegue.

En los artículos anteriores vimos cómo responder a lo que nos preguntan y hablar el mismo idioma nos ayuda a conectar con nuestra audiencia.

En esta entrada veremos la importancia que tiene demostrarle al público que comprendes perfectamente cómo se siente.

¿De quién aceptas los consejos?

Como los consejos son gratis, son muchos los que no tienen ningún reparo en decirnos lo que creen que debemos hacer, decir o pensar. Y sin embargo, salvo excepciones preocupantes, no acostumbramos a tener en cuenta todos los consejos que recibimos.

Generalmente, cuando sobre una misma cosa recibimos varias opiniones al respecto, tendemos a considerarlas o no en función de quién es la persona que nos lo da. Y sobre todo de en qué grado esa persona puede aconsejarnos en nuestro caso.

Me explico. Si el médico acaba de detectar una enfermedad a un ser querido, es más fácil que nos dejemos aconsejar antes por alguien que ha vivido esa misma situación o una de muy parecida que por alguien que nunca ha pasado por ese trance. Por mucho que éste último asegure saber cómo nos sentimos.

Cuando alguien nos demuestra que está en condiciones de comprendernos, cuando alguien es capaz de describir la manera en que uno se siente, es mucho más probable que consiga nuestra confianza. Y fíjate que he puesto en negrita y subrayado la palabra demuestra para que quede claro que no es lo mismo demostrar algo que sólo anunciarlo.

Demuestra que les entiendes, pero no se lo digas

Una forma muy efectiva de conectar con tu audiencia es dando evidencias de conocer perfectamente cómo se siente aunque no lo verbalices explícitamente. No se trata de decirles “yo os entiendo perfectamente” o “sé exactamente lo que sentís”. En su lugar, tienes que intentar que sean ellos los que se den cuenta de que les comprendes.

¿Cómo?

Describe lo que estarán sintiendo. Háblales de lo que probablemente les preocupa. Haz que entiendan que tu estás pasando o has pasado por lo mismo.

Cuando hace unos meses hablamos sobre cómo estructurar el inicio de una presentación para que quieran seguir escuchando, ya comentamos que en primer lugar es importante hablar de la situación actual, la situación de partida. Ese es el momento en el que debemos poner de manifiesto que la situación que vive la audiencia en estos momentos es mala o, por lo menos, es mejorable.

Pues es precisamente éste, el momento ideal para conectar con ellos describiendo esta situación inicial con la máxima fidelidad posible para que el oyente la identifique claramente y sepa que tú la entiendes y, por lo tanto, cuanto digas después va a estar bien fundamentado.

Y, una vez más, esto nos lleva a la necesidad cada vez más importante de conocer bien a tu audiencia. Sólo si les conoces lo bastante como para poder saber o intuir lo que les pasa, podrás utilizarlo en tu favor para conectar con ellos.

¿Intentas demostrar a tu audiencia que sabes perfectamente qué les preocupa? Gracias por dejar tu comentario.

En el próximo artículo hablaremos de una de las cosas que más nos cuesta a los presentadores: escuchar. Si no quieres perdértelo, suscríbete aquí y recibirás los artículo en tu correo.

Entradas Relacionadas:

APRENDE GRATIS
a presentar con éxito

¡INSCRÍBETE AL CURSO ONLINE!

Para más información sobre el curso haz click aquí.

 

Al inscribirte al curso recibirás también la Newsletter de Presentable

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *