Cómo conectar con la audiencia (1): ¿Tienes hora? No, gracias, no fumo

Empezamos una serie de artículos para hablar de ciertas actitudes que nos pueden ayudar a conectar mejor con nuestra audiencia.

Público entregado

Foto obtenida en www.smore.com

Incluso con la más perfecta de las ejecuciones, una presentación puede resultarle distante al público si no logramos conectar con ellos. Un buen presentador debe cuidar muy bien todos los detalles para que su discurso sea adoptado por los oyentes. De lo contrario, éstos pueden levantar una barrera que impedirá que nuestro mensaje les llegue.

Así que la pregunta del millón es:

¿Cómo podemos conectar con la audiencia?

¿Tienes hora? No, gracias, no fumo

El título de esta entrada es una exageración de algo que ocurre muy a menudo en la vida, en general, y concretamente en el mundo de las presentaciones. Alguien que no responde a lo que se le ha preguntado.

Seguro que conoces a alguna persona especialista en responder a las preguntas hablando de cualquier cosa menos de aquello que se le ha preguntado. En eso, la clase política, sin ir más lejos, son unos verdaderos especialistas.

Unas veces para esconder alguna cosa o evitar un tema que se prevé polémico, y otras para esconder la propia ignorancia (como si uno debiera saberlo absolutamente todo), algunos ponentes se van por la tangente a la hora de responder.

Y eso no es nada bueno. En el mejor de los casos el oyente va a decidir no prestar más atención dado que fuiste incapaz de entender la pregunta. En el peor de ellos, vas a conseguir que se enfade por no querer contestar algo que para él es importante. Sea cual sea tu caso, la cosa tiene pinta de fracaso, ya que si no contestas a sus preguntas no conseguirás conectar con ellos.

Aprende a escuchar

Hay muchos ponentes que creen saber lo que les están preguntando antes de que el oyente termine su pregunta.Por lo tanto, para ganar tiempo, dejan de escucharle para empezar a preparar la respuesta. Puede salir bien, pero existe la posibilidad que la parte que no escuchamos fuese lo suficientemente importante como para requerir otro tipo de respuesta. Así que dejar de escuchar la pregunta es arriesgado.

Lo siguiente que debes hacer es asegurarte que entendiste la pregunta. Si hay alguna duda, pregunta al oyente. “Si lo entendí bien me ha preguntado… ¿És así?” Eso hará que si había algo que se había entendido mal quede aclarado antes de ponerte a contestar lo que no es.

Si no lo sabes o no quieres contestar es preferible que lo admitas a que respondas cualquier otra cosa. No hay nada peor que tu audiencia piense que crees que ellos son tontos y no se darán cuenta. Creo que es mucho más honesto decir “creo que dar respuesta a esta pregunta es un tanto comprometido y no me gustaría hacerlo de cualquier manera” o “ahora no dispongo de la información suficiente como para responder a su pregunta como usted se merece”. Y luego toma el compromiso de responder más adelante (y cúmplelo).

Hay que responder también las preguntas que no nos formulan

El problema de los presentadores que no responden lo que el público ha preguntado se puede contemplar desde un punto de vista diferente.

A veces, la gente acude a una presentación para que se le aclaren ciertas inquietudes. Unas veces de forma consciente (sabiendo cuáles son esas inquietudes) y otras totalmente inconsciente (pero no por eso dejan de tener inquietudes). Y normalmente esas inquietudes no se llegan a formular nunca en forma de preguntas. Y aun y así, las preguntas existen.

Hace unos días recibí un correo de un alumno, David, quien me mandaba una cita:

“Toda lección debe ser una respuesta” – Claparède, E

En efecto. La gente va a una presentación en busca de respuestas. Y eso es lo que como ponentes debemos darles: respuestas.

Sin embargo, es muy importante asegurarse que la inquietud a la que vamos a responder con nuestra presentación corresponde verdaderamente a nuestra audiencia. Y muchos presentadores también fallan en esto.

Muchos de ellos cuentan aquello que ellos consideran importante, en lugar de ponerse en la piel de la audiencia para averiguar cuáles pueden ser esas respuestas que buscan.

Dedicar tiempo a conocer a la audiencia es esencial para lograr detectar esas inquietudes y darles respuesta. Para conectar con la audiencia no sirve dar cualquier respuesta. Tiene que ser la que ellos están buscando.

¿Acostumbras a responder lo que te preguntan? ¿Has experimentado alguna vez la sensación de que el ponente no respondió a tu pregunta? Gracias por dejar tu comentario.

En el próximo artículo hablaremos de la importancia de hablar el mismo idioma. Si no quieres perdértelo, suscríbete aquí y recibirás los artículos en tu correo.

Entradas Relacionadas:

APRENDE GRATIS
a presentar con éxito

¡INSCRÍBETE AL CURSO ONLINE!

Para más información sobre el curso haz click aquí.

 

Al inscribirte al curso recibirás también la Newsletter de Presentable

Comentarios

  1. dice

    Algo que ayuda mucho es, una vez escuchamos la pregunta, repetirla en voz alta con nuestras propias palabras. Esto tiene dos propósitos: (1) asegurarnos de que hemos entendido correctamente la pregunta y (2) ganar unos segundos adicionales para que nuestra mente vaya encontrando la respuesta.

    • Roger Prat dice

      Gracias por el comentario Sebastián,

      Tu aportación es útil y interesante para ganar esos instantes necesarios para pensar la respuesta. Aunque si luego no respondemos lo que nos han preguntado todavía va a ser más evidente que no lo hemos hecho ;-)

      Saludos

  2. dice

    Muy interesante, Roger. Una cosa que suelo hacer yo es que después de responder pregunto: ¿he contestado a tu pregunta?. Eso nos sirve para chequear que hemos respondido a lo que nos preguntan o en su defecto poder rectificar.

    • Roger Prat dice

      Gracias por el comentario Manuel,

      Es muy recomendable no dar nada por supuesto y preguntar directamente a la persona que realizó la pregunta si se la hemos respondido.

      Saludos

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *