Caso práctico: cómo aplicar la gamificación a la presentación del catálogo de productos

Si hay un tipo de presentación con un alto porcentaje de convertirse en un tostón antológico ese es la presentación del catálogo de productos de una empresa.

Empresas con productos técnicos cuya venta va mucho más allá de tener un buen precio tienen la necesidad, periodicamente, de hacer un repaso de su catálogo de productos con sus clientes, sus comerciales, sus distribuidores…

Y no hay nada más aburrido para un oyente que el ponente empiece a hablar uno a uno de sus productos para hacer un repaso a sus propiedades y funcionalidades principales.

Así pues nos encontramos ante un dilema: ¿dejamos de hacer este tipo de presentaciones para no aburrir al personal o las hacemos igualmente porque son importante para el negocio?

¿Existe alguna solución milagrosa?

¿Cómo podemos dinamizar la presentación del catálogo de productos?

catálogo de productos

La semana pasada me reuní con un cliente que trabaja en el mundo de la cosmética para ayudarle en la presentación de toda una gama de productos a sus distribuidores.

Tienen un catálogo con más de 15 referencias cuyo fuerte es la composición de las mismas. La elección acurada de los ingredientes les confieren una mayor eficacia en los tratamientos.

Así que era importante poder explicar para cada una de ellas las particularidades de los ingredientes que contienen.

El reto estaba servido. ¿Cómo repasar los más de 15 productos sin que la presentación se volviera completamente infumable?

La gamificación como solución al problema

Seguramente porque todavía resonaban en mi mente los consejos que Imma Marín y Esther Hierro nos ofrecieron en el Hangout sobre cómo gamificar tus presentaciones, busqué de qué forma podía el juego ayudarnos en nuestra causa.

Mi propuesta fue  organizar un juego en el que los oyentes tuvieran que adivinar, por equipos, a que producto correspondía cada uno de los elementos sabiendo la aplicación para la que iba destinada cada referencia.

De esta manera, con motivo de la competición creada, los oyentes prestarían atención al catálogo de productos, a sus funcionalidades y a los ingredientes. Aunque eso no garantiza que acierten las respuestas.

Sin embargo, la mejor parte viene en el desenlace.

Hacer trascendental lo intrascendente

Si antes de empezar la presentación preguntáramos a los asistentes cuántos de ellos tienen interés en saber cuáles son los ingredientes de cada uno de los productos de un catálogo obtendríamos muy pocas respuestas afirmativas.

Esa es una información que muy pocos estás deseosos de escuchar. De ahí que cuando empezamos a hacer el repaso el aburrimiento haga acto de presencia.

Sin embargo, mediante el juego logramos algo muy importante: convertimos algo que, aparentemente carecía de trascendencia e interés para la audiencia, en algo trascendente.

¿Cómo?

Al pedir que traten de adivinar el resultado, creamos en ellos expectativas.

¿Habré acertado? ¿Cuál debe ser el ingrediente de ese producto que me costó tanto identificar? ¿En esa discusión de grupo, quién habrá tenido razón?

Un montón de incógnitas que, como comentamos hace unos meses al explicar cómo tener enganchada a tu audiencia en tus presentaciones, crean en los oyentes un vacío de conocimiento que dispara su curiosidad y su interés.

Así pues, si antes nadie hubiese prestado demasiada atención a tus explicaciones sobre el catálogo, en esta ocasión, la necesidad de saber si han acertado e incluso si han logrado ganar el juego les va a mantener atentos cuando, disfrazado de respuestas al acertijo, hagas el repaso del catálogo que tu querías hacer.

¿Te sigues resistiendo a la gamificación en tus presentaciones? ¿Se te ocurren otras formas de lograrlo? ¿Se te ocurren otros casos en los que la gamificación podría servir también para dinamizar una presentación que se antoja tediosa? Gracias por dejar un comentario.

En el próximo artículo mucho más. Si no quieres perdértelo, puedes suscribirte aquí y recibirás los próximos artículos en tu correo electrónico.

Entradas Relacionadas:

¿Te gusta el contenido?
Suscríbete a la Newsletter para no perderte ni un detalle

Y además, con la inscripción a la Newsletter, un curso online de presentaciones GRATIS!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *