5 pasos para saber qué imágenes necesitamos en nuestras presentaciones

Ya hemos hablado en ocasiones anteriores de la importancia de poner más imágenes y menos texto en nuestras presentaciones. Las imágenes no deben ser las protagonistas de nuestro discurso sino que deben ilustrar las ideas que vamos exponiendo. Deben actuar como refuerzo visual, como decorado de nuestro espectáculo.

La dificultad radica en que, generalmente, las fotos no deben representar objetos o personas sino conceptos abstractos como, por ejemplo, el esfuerzo, la creatividad, el desafío, la desesperación o el miedo. Y obtener una buena imagen que ilustre tales conceptos no es cosa fácil.

Existen varios lugares en los que podemos buscar imágenes, pero a menudo el problema es que no tenemos ni idea de qué foto queremos buscar. Y la búsqueda directa en Google Images del concepto en sí no siempre ofrece una foto que encaje exactamente con la idea que queremos transmitir.

Así pues… ¿Cómo podemos saber cuál es la foto que debemos buscar?

Para encontrar o diseñar la foto idónea para cada slide yo sigo los siguientes 5 pasos:

1.- DEFINIR BIEN EL CONCEPTO

Parece obvio, pero eso implica tener claro cuál es el mensaje (en singular) que queremos transmitir en cada diapositiva. Y eso no siempre ocurre.

En ocasiones las slides no se conciben pensando en micromensajes sino en apartados de una memoria escrita. Una slide para la introducción, otra slide para hablar de las oportunidades, otra para presentar los datos de las ventas…  Y me pregunto yo…¿A caso no se puede obtener más de un mensaje de las ventas? Entonces… ¿Por qué no separarlas en más de una slide?

¿Cómo podemos ilustrar con una imagen más de un mensaje al mismo tiempo? Si queremos hacerlo de forma efectiva, simplemente no se puede. Así que, divide y vencerás.

Pongamos, como ejemplo, que queremos ilustrar la confianza.

2.- ESCOGER EL MESAJE

Una vez tienes claro el concepto, debemos pensar qué mensaje queremos que transmita la imagen. Es posible transmitir distintos mensajes sobre un mismo concepto, así que debemos tener claro cuál es el que nos interesa. Si hablamos de la confianza, esta puede ser confianza hacia los demás o hacia nosotros mismos. Además, podemos hablar en positivo sobre la confianza o dar el mensaje de no fiarse de nadie. Evidentemente, en cada caso, nos convendrá una imagen distinta.

Supongamos que, en nuestro ejemplo, queremos transmitir el mensaje que para superar los retos que nos encontramos en la vida debemos confiar en nosotros mismos.

3.- BRAINSTORMING

Una vez claros el concepto y el mensaje, debemos realizar un Brainstorming respondiendo a la siguiente pregunta:

¿Qué cosas asociamos con ese concepto? ¿Qué adjetivos? ¿Qué situaciones? ¿Qué expresiones de nuestro vocabulario? ¿Qué personajes?…

Hagamos un listado siguiendo nuestro ejemplo: ¿Qué asociamos con la confianza en uno mismo para superar retos?

Personas a las que les gustan los retos y las aventuras

  • Un funambulista encima de la cuerda floja y sin red
  • Un domador metiendo la cabeza en la boca de un león
  • Un esquiador haciendo esquí en medio de una alud

Deportistas que lo ganan todo por tener mucha confianza en su juego

  • Un tenista golpeando la pelota de espaldas
  • Un futbolista a punto de lanzar un penalti

Otros oficios que requieren de confianza en uno mismo

  • Un cirujano que empuña un bisturí

Un personaje que deba superar adversidades que la vida le ha impuesto

  • Nick Vujicic – sin manos y sin piernas
  • Un atleta paralímpico

Podríamos seguir… pero ya tenemos unas cuantas ideas para empezar a buscar el tipo de fotografía que mejor puede ilustrar nuestro concepto en el caso que nos ocupa.

4.- TENER EN CUENTA EL ÁMBITO COMÚN DEL PÚBLICO OBJETIVO

Todas las ideas que han salido son válidas. Sin embargo, han sido pensadas sin tener en cuenta a quien debe ir dirigida la presentación.

Cuando analizamos el tipo de audiencia que tendremos delante (link), debemos fijarnos en los elementos que el público tiene en común: pertenecen a una misma empresa, todos tienen la misma formación, viven todos en la misma ciudad, tienen la misma edad… Ese aspecto homogenizador del público será su ámbito común.

¿Podemos encontrar algún otro ejemplo para nuestro concepto y mensaje que pertenezca al ámbito común de nuestro público?

Supongamos que debemos realizar una presentación para la academia de policía.

¿Qué situaciones del ámbito policial podemos relacionar con el mensaje de nuestra slide sobre la confianza en uno mismo a la hora de afrontar retos?

  • Un policía delante de un grupo de manifestantes
  • Un policía que debe desactivar una bomba y debe elegir el cable rojo o el cable azul
  • Un policía que debe regular el tráfico

Seguramente, cualquiera de estas servirá para empatizar con la audiencia mucho más que cualquiera de las otras.

5.- A POR LA FOTO!!!

Una vez que ya tenemos dos o tres ideas que nos convencen es el momento de ir a por la foto.

¿La buscamos o la creamos?

No hay una respuesta buena. Depende de tu creatividad, de los recursos, del tiempo que dispones y, sobretodo, de lo mucho o poco que te guste a ti la fotografía.

Para aquellos que prefieren utilizar un buscador o una biblioteca de imágenes, os aconsejo el último artículo de Carles Caño en Presentástico: Cómo busco imágenes para mis presentaciones. Ha sido una estupenda casualidad que se haya decidido a escribir sobre el tema al mismo tiempo.

Para los que nos gusta la fotografía, os enlazo al blog de Albert Almeyda, en el cuál he escrito un artículo sobre la fotografía conceptual.

Entradas Relacionadas:

Comentarios

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *