5 lecciones que aprendí de Les Luthiers sobre cómo usar el humor en tus presentaciones

Regresamos de las vacaciones de verano con una triste noticia.

El pasado 21 de Agosto nos dejó Daniel Rabinovich, uno de los 5 integrantes del grupo humorístico argentinoLes Luthiers. DEP.

Daniel Rabinovich

Todos tenemos referentes que nos inspiran y a los que, de algún modo, intentamos imitar. Y sin lugar a dudas, ellos son mi principal referencia cuando de humor se trata.

Por eso hoy quiero escribir un post en su memoria, recogiendo algunas de sus ideas sobre cómo hacer reír a los demás que nos regaló en algunas de las muchas entrevistas que concedió a lo largo de sus 71 años.

Si ya les conoces estarás de acuerdo conmigo de que la muerte de Rabinovich representa una pérdida inmensa para el mundo del espectáculo. Si no los conoces todavía, espero que este artículo te descubra una verdaderos genios del sentido del humor.

5 lecciones que aprendí de Les Luthiers sobre cómo usar el humor en tus presentaciones

1.- Atrévete a jugar

El juego es una actitud fundamental para poder ser creativos, ya que nos invita a explorar nuevas posibilidades. Y el sentido del humor necesita de esa creatividad para generar nuevas ideas, nuevos chistes, nuevas bromas.

Les Luthiers son expertos en jugar. Lo hacen de muchas maneras, aunque los juegos de palabras y las frases alocadas sin sentido eran, sin duda, uno de los mejores recursos que tenía Daniel Rabinovich.

Daniel tenía la capacidad de jugar sobre el escenario y divertirse yendo más allá del estricto guión. Varias veces han explicado que ciertos números como el que os muestro a continuación tienen grandes dosis de improvisación (siempre siguiendo lo pactado en el texto).

Si quieres potenciar tu sentido del humor, lo primero que debes hacer es adoptar una actitud juguetona que te permita explorar nuevas posibilidades más allá de lo convencional.

2.- Ríete de todo, menos de aquello que realmente duela

Una de las dudas que le salen a uno cuando quiere aplicar el sentido del humor en cualquier ámbito es saber de qué puede uno reírse y de qué no.

En una entrevista, Rabinovich respondió a esa pregunta alegando que uno puede reírse absolutamente de todo, excepto de aquello que realmente les duela a los demás. Dicho de otra manera, no está bien reírse de aquello que hace sufrir a las personas.

Aunque lo mejor, lo que casi siempre funciona, es reírse de uno mismo.

Rabinovich era un experto en eso. En la mayoría de los espectáculos de Les Luthiers, él siempre hace el papel de tonto. Como en el número que te muestro a continuación.

Reirte de ti mismo te permitirá conectar mejor con el público, ya que te vas a mostrar vulnerable como ellos (en lugar de pretender pasar por el presentador perfecto). Y, en cualquier caso, se respetuoso con el sufrimiento de los demás para no herir susceptibilidades entre tus oyentes.

3.- El humor debe sorprender y conmover

Dicen Les Luthiers que el humor debe sorprender y conmover.

Conmover desde el punto de vista de que la broma o el gag está bien hecho. No hay nada mejor que algo que nos ha hecho reír y que se aprecia un buen trabajo detrás, ya que demuestra que esa persona puso su empeño para lograr hacernos pasar un buen rato.

Las bromas fáciles pueden hacernos reír, pero el humor inteligente, además, merece toda nuestra admiración.

Y Les Luthiers saben cómo hacer humor inteligente. Y para muestra, este divertido y elaborado monólogo de Rabinovich, una vez más, en el papel de tonto.

Pero además e humor tiene que sorprender. Cuando uno no intuye el desenlace, el momento resulta todavía más hilarante. Y, de nuevo, Les Luthiers son expertos en crear cambios de óptica repentinos que nos sorprenden y nos hacen reír a carcajadas.

Un claro ejemplo es el vídeo que os muestro a continuación. Una pieza musical aparentemente inofensiva, hasta que uno de los cantantes pierde literalmente los papeles y el sentido de la canción da un giro radical.

No recurras al chiste fácil en tus presentaciones. Exprime tu cerebro para lograr bromas elaboradas cuyo desenlace sea impredecible para el público logrando así el efecto sorpresa deseado.

4.- El público quiere cada vez más que el humor vaya ligado a la realidad

Eso implica no sólo hacer bromas sobre cosas reales (aunque distorsionadas por la exageración), sino también buscar temas de actualidad sobre las que poder hacer las bromas.

La clave es conseguir que el espectador pueda decir eso de “también me podría haber pasado a mi”. Que se identifique con esa misma realidad.

El siguiente número de Les Luthiers fue ideado en 1998 pero, por desgracia, se mantiene vigente pese al transcurso de los años. La corrupción política es un tema de constante actualidad, por lo que el gag resulta divertidísimo a pesar del paso del tiempo.

Busca la forma de introducir bromas actuales en tu discurso. Bromas que encajen en la realidad que vive tu audiencia.

5.- Prueba los gags antes de hacerlos en público

Les Luthiers han explicado en más de una ocasión que su forma de crear espectáculos incluye un test de los nuevos gags en otros espectáculos que ya están funcionando. Introducen uno o dos números nuevos en el espectáculo en curso para ver cuál es la reacción del público y poder hacer los ajustes necesarios antes de programarlos en el nuevo espectáculo.

De esta forma se aseguran que cuando salen a escena las bromas pueden funcionar.

Del mismo modo, te recomiendo que pongas a prueba tus chistes antes de tu presentación. Reúne un grupo de amigos y cuentaselos. Estudia cuál es su reacción y haz los retoques que consideres oportunos (o descarta el chiste directamente, si es necesario).

Hacer este tipo de test no sólo es recomendable para los chistes sino para toda la presentación en general.

Haz una “preestrena” con gente de confianza para recibir su feedback y comprobar si tu presentación funciona correctamente.

Si no dispones de esta posibilidad, recuerda las 10 preguntas que debes hacerte para que tus bromas hagan reír al público.

¿Conocías a Les Luthiers? ¿Qué otro aspecto de su forma de hacer humor destacarías? Gracias por dejar tu comentario.

En el próximo artículo mucho más. Si no quieres perdértelo, puedes suscribirte aquí y recibirás los próximos artículos en tu correo electrónico.

Entradas Relacionadas:

¿Te gusta el contenido?
Suscríbete a la Newsletter para no perderte ni un detalle

Y además, con la inscripción a la Newsletter, un curso online de presentaciones GRATIS!!!

Comentarios

  1. Alejandro dice

    ¡Ésta si que es una pérdida! Quireo destacar que detrás de su humor enorme hubo sin duda trabajo, trabajo y trabajo; está detrás de la coordinada descordinación de “la bella y graciosa moza…” o en el incríble monólogo. Por cierto, este ultimo tuve la suerte de verlo en directo en tres ocasiones y siempre consiguió ser una pieza inolvidable.

    Ánimo, todavía nos quedan Marcos Mundstock y los demás, para darnos unos pocos años más de alegría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *