4 trucos para hacer un PechaKucha y no morir en el intento

El pasado 18 de octubre, aprovechando el paso de Mónica López por Barcelona con motivo de su participación en Videos y Salud, tuve la ocasión y el placer de conocerla personalmente.

Si todavía no la conoces, no deberías perderte su blog Salud Creativa. Soy fan de su trabajo. Me encanta su forma de resumir las cosas con unos dibujos sencillos pero muy ilustrativos.

El caso es que durante la charla que mantuvimos, me confesó que acudió a mi blog para preparar su presentación pero que no encontró ninguna indicación sobre cómo hacer una presentación corta, como un PechaKucha.

Aprovechando que, precisamente para Videos y Salud, ayudé a dos de los ponentes a preparar sus respectivos PechaKuchas, me he decidido ahora a escribir este artículo. Para Mónica llega tarde, pero espero que llegue a tiempo para muchos otros futuros pechakucheros ;-)

pecha kucha

 

¿Qué es un PechaKucha?

Por si alguien desconoce este formato de presentación, permíteme que escriba 4 líneas sobre ello.

pechakuchaUn PechaKucha es una presentación compuesta por 20 diapositivas de 20 segundos cada una. Por lo tanto hablamos de 6 minutos y 40 segundos de presentación en la que cada 20 segundos debemos pasar a la diapositiva siguiente.

La dificultad que añade este formato a una presentación corta normal es la limitación de los 20 segundos por diapositiva, la cual dificulta enormemente el trabajo del presentador.

Luego…

¿Cómo puedes hacer un PechaKucha y no morir en el intento?

Te dejo 4 trucos que pueden ayudarte.

1.- La presentación tiene que fluir

Como imagino que ya debes haber pensado, el principal problema de un Pechacucha es hacer cuadrar tu discurso con las diapositivas, ya que al durar estas 20 segundos, cualquier retraso en tu oratoria (basta con que te entre tos para ello) puede provocar un desfase entre lo que el público ve y lo que oye.

Y si tu problema es que hablas demasiado rápido, entonces debes esperar a la siguiente diapositiva. Y eso no es muy elegante.

Eso es especialmente crítico si cada diapositiva es independiente de la anterior y de la siguiente.

Si lo que quieres es poder seguir hablando sin problemas en caso de retrasarte un poco respecto de las slides, lo mejor es contar una historia. Lo mejor es que todos tus argumentos estén correctamente enlazados. Tienes que construir un relato.

Eso hará que aunque cambie la diapositiva antes de terminar el texto que debías pronunciar, tu discurso pueda seguir adelante sin interrupciones.

2.- Las dispositivas deben ser muy visuales

Lo dicho anteriormente implica también que, en el fondo, las diapositivas actúan méramente como un decorado. Siempre ocupan un papel secundario respecto de tu discurso.

Para ello es importante aligerar de texto tus diapositivas tanto como te sea posible. Cuanto más texto haya escrito, más fácil será que el público se de cuenta de que no te dió tiempo de decirlo cuando tocaba.

Por eso es fundamental, más que nunca, que tus diapositivas sean lo más visuales posible.

De hecho, deberías poder hacer tu PechaKucha sin ellas.

3.- Utiliza el pase automático de diapositivas

Precisamente porque las diapositivas juegan un papel secundario, lo mejor es olvidarse de ellas durante la presentación.

Aunque pueda parecer evidente, este consejo le resulta nuevo a algunas personas poco acostumbradas al uso de estas herramientas.

PowerPoint y otros progranas similares permiten automatizar la transición entre diapositivas fijando el intervalo de tiempo para cada una. Así que lo mejor es programar todas las transiciones al cabo de 20 segundos para que no tengas que preocuparte de ello.

Eso no significa que, si en algún momento corriste demasiado, debas esperar siempre a la próxima diapositiva. Aunque la transición esté programada, tu podrás pasar de diapositiva manualmente en cualquier momento.

4.- Haz la presentación de memoria

Como ya hemos dicho, una de las dificultades con la que deberás lidiar es coordinar tu discurso con las diapositivas.

La opción de mirar la pantalla para saber cuándo pasa de diapositiva es muy poco elegante, ya que puede dar la impresión de que te lo has preparado muy poco. Así que la improvisación no tiene cabida en este formato.

No sólo vas a tener que elegir las palabras exactas a pronunciar para ocupar justo el tiempo necesario, sino que deberás controlar también el ritmo de exposición. Y sólo hay una forma de hacerlo: practicar, practicar y practicar.

Apréndete el texto de memoria (sólo són 6 minutos) y repítelo una y otra vez para interiorizar tanto las palabras como los distintos ritmos y pausas que te conviene usar.

¿Has realizado alguna vez un Pechacucha? ¿Seguiste alguno de estos consejos? ¿Qué otro consejo añadirías? Gracias por compartir tu experiencia en un comentario.

En el próximo artículo te presentaré el próximo Hangout en directo que ofreceré en breve. Si no quieres perdértelo, puedes suscribirte aquí y recibirás los próximos artículos en tu correo electrónico.

Entradas Relacionadas:

¿Te gusta el contenido?
Suscríbete a la Newsletter para no perderte ni un detalle

Y además, con la inscripción a la Newsletter, un curso online de presentaciones GRATIS!!!

Comentarios

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *