3 ingredientes para evitar las presentaciones monótonas

Gran parte de la gente odia la monotonía.

Cuando algo se repite sin prácticamente matices durante un buen rato, pierde el interés y te desespera. Ocurre en un partido de fútbol en los que los equipos se dedican a tocar el balón pero no crean ocasiones, ocurre cuando te encuentras parado en medio de un atasco… y por supuesto, ocurre cuando asistes a según que tipo de presentación.

Un recurso muy útil para evitar el aburrimiento, como ponente, es saber adelgazar tu presentación. Quitar todas aquellas informaciones que no vienen al caso reduce notablemente la monotonía de nuestro discurso.

Pero a veces, no hay más remedio que explicar algo que sabemos que tiene muchos números de ser aburrido. Y por lo tanto, hay un riesgo muy elevado de que dejen de escucharnos.

¿Cómo hacer lo aburrido un poco más digerible?

Hace tiempo descubrí esta brillante campaña publicitaria:

semaforo en rojo

Foto obtenida en www.chasqueante.com

Es evidente que, entre esas cosas monótonas que tanto nos fastidian, esperar es una de ellas. Y tener que pararse en un semáforo, salvo que sea evidente que el tráfico impide cruzar la calle, nos molesta. Hasta tal punto que muchos peatones cruzan con la luz en rojo.

Lo genial de la iniciativa del vídeo es que logra convertir algo tan tedioso como esperar en un acto divertido.

¿Cómo? Con una combinación de 3 ingredientes.

La sorpresa

Lo primero es llamar la atención de los peatones. Algo que se salga de lo normal. En este caso, la figurita del semáforo que baila.

Al tratarse de algo completamente nuevo e inesperado es imposible no prestarle atención por un instante.

¿Cómo de previsibles son tus presentaciones? ¿Usas el factor sorpresa para captar la atención de tu audiencia?

El interés

Una vez el semáforo ha logrado captar su atención, el siguiente paso es ofrecer al peatón algo que le sea lo suficientemente interesante como para seguir mirando en lugar de cruzar en rojo.

En este caso juegan con la la intriga de saber qué demonios significa aquel muñequito bailando. El peatón se queda mirando hasta que vuelve a ponerse en verde. Puede que alguno incluso empalme dos semáforos rojos seguidos para ver si el baile es el mismo o no.

¿Cómo mantienes a tu audiencia intrigada durante tu presentación? ¿Juegas con el misterio como forma de retener su interés?

La participación

Finalmente, lo genial del caso es que, una vez han descubierto el origen de tal sorprendente fenómeno, se dan cuenta de que ellos pueden también hacer bailar al muñequito y, de una forma inconsciente y divertida, se implican todavía más en la campaña. Cada vez que uno baila, hace que otros se paren en el semáforo a mirarlo.

Además, esa participación se convierte en una experiencia emocional que fomenta su recuerdo. Y los participantes se sorprenden a sí mismos propagando el mensaje a los cuatro vientos.

¿Haces participar a la audiencia en tus presentaciones? ¿Facilitas que el público se sienta parte activa de tu charla?

El resultado de esta campaña no deja de ser tan impresionante como la campaña en sí. Con esa combinación de ingredientes se ha conseguido que un 81% más de gente se parara en el semáforo por voluntad propia.

¿Te atreves a usar esos ingredientes en tus próximas presentaciones? Gracias por dejar tu comentario.

En el próximo artículo …. Si no quieres perdértelo, puedes suscribirte aquí y recibirás los próximos artículos en tu correo electrónico.

Entradas Relacionadas:

¿Te gusta el contenido?
Suscríbete a la Newsletter para no perderte ni un detalle

Y además, con la inscripción a la Newsletter, un curso online de presentaciones GRATIS!!!

Comentarios

  1. dice

    Roger. excelente!
    Yo suelo usar en mis capacitaciones lo siguiente:
    1. Una historia basada en una biografia, un elemento cosmologico ( animal, vegetal, mineral etc) o una pregunta kinestesica: Que sientes cuando…. alguna ves te ha pasado que…. Aqui veo como la atencion y la participacion de la gente es de por si fluida.
    2. Otras veces uso un corto de una pelicula, una melodia, una imagen relflexiva ( me encanta mafalta para pensar) ademas de usar el sentido de humos.
    3. Un testimonio personal ( que casi siempre es muy eficaz)
    4. Un ejercicio de gimnacia cerebral etc.
    Considero que es muy importante captar la atencion de la audiencia y no aburrir, la monotonia engendra la muerte en cambio en la variedad esta el gusto.
    Pero invariablemente siempre pregunto que tipo de audiencia tengo, su edad, su formacion, su grado cultural, economico etc
    Un abrazo
    Pavlov

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *