3 formas de blindar tu credibilidad

Hace unas semanas asistí a la boda de dos buenos amigos. Fue una boda religiosa al aire libre, muy bien preparada, cuidando el más mínimo detalle.

Durante la ceremonia, en el momento del sermón, el cura empezó a dar consejos a los futuros esposos sobre la convivencia, el amor de pareja y un montón de aspectos de la vida conyugal.

 

cura

Foto obtenida en www.forosperu.net

 

Más allá de si los consejos eran válidos o no, en mi cabeza (y en la de más de uno) resonó una pregunta: “¿Y tú qué sabrás de esto?”

Como después de 8 años de matrimonio, los consejos para sobrevivir en pareja ya los he ido descubriendo yo mismo, desconecté de lo que decía el cura y empecé a darle vueltas al tema de la credibilidad.

Si uno pierde su credibilidad, ya puede gastar toda la saliva habida y por haber que nunca conseguirá que sus palabras surjan efecto. Como en el caso del cura.

¿¿¿Cómo alguien que, en principio, nunca ha estado con una mujer ni ha tenido que convivir con ella, va a decirme a mi lo que tengo que hacer para tener éxito con mi pareja???

Por lo tanto, como presentadores, necesitamos asegurarnos de que nuestra credibilidad queda intacta. Así que…

¿Cómo podemos blindar nuestra credibilidad?

 

 

He aquí 3 ideas para fortalecer tu credibilidad durante tu presentación

 

1.- Haz uso del lenguaje técnico (con mesura)

Lo vimos la semana pasada al hablar sobre si es mejor utilizar un lenguaje técnico o un lenguaje llano. El uso de un lenguaje técnico en ciertos momentos y alternándolo siempre con una buena combinación VAK de palabras visuales, auditivas y kinestésicas, refuerza la credibilidad del ponente.

De un científico se espera que sepa hablar como un científico. Así que en determinados momentos debe mostrar ese conocimiento para generar confianza. Lo mismo le ocurre a un médico, a un informático, a un abogado…

Como dijimos, no conviene abusar de tecnicismos, ya que esas palabras digitales no consiguen conectar con la audiencia.

 

2.- Cuenta tu historia personal

No se trata de soltarles tu currículum. Lo que funciona es que les cuentes tu historia: la historia de tu relación con el tema que vas a tratar.

Muchas veces, aquello de lo que hablas está alejado de tu formación. Cuando me presentan como químico, es difícil que les pueda hablar sobre comunicación sin antes explicarles mi relación con el tema. En cambio, tras contarles por qué mi vida me ha llevado hasta el mundo de las presentaciones, mi credibilidad como orador sobre la materia se ve reforzada.

Dicho de otro modo. No necesitas tener mil títulos y certificados que te acrediten como experto sobre un tema. Te basta con una buena historia personal que te acerque al tema del que vas a hablar para que tu presencia allí quede plenamente justificada. Si no la tienes, plantéate si realmente deberías dar tu esa ponencia.

 

3.- Haz una demostración insitu

A veces tenemos que hacer afirmaciones contundentes que pueden generar dudas en el público.

Recuerdo una presentación en las que, tras preguntar al público cuántos de ellos se consideraban creativos (a lo que aproximada el 35% respondió afirmativamente), yo les aseguré qué todos lo eran.

Lo lógico era pensar que aquellos que habían respondido que ellos no lo son se preguntaran “¿y tu qué sabrás?” Así que para convencerles y fortalecer mi credibilidad, les hice hacer una dinámica participativa tras la cual se convencieron que el problema no era serlo o no sino dedicarle el tiempo necesario a serlo.

Hacer una demostración en directo o bien mostrar un vídeo con una demostración puede ayudarte a que el público te crea.

 

¿Se te ocurren más formas de blindar tu credibilidad? Gracias por dejar tu comentario.

 

En el próximo artículo veremos 3 errores de las presentaciones que naufragan. Si no quieres perdértelo, puedes suscribirte aquí y recibirás los próximos artículos en tu correo electrónico.

Entradas Relacionadas:

¿Te gusta el contenido?
Suscríbete a la Newsletter para no perderte ni un detalle

Y además, con la inscripción a la Newsletter, un curso online de presentaciones GRATIS!!!

Comentarios

  1. Gualberto Diaz dice

    Se me ocurren dos maneras:

    1.- referenciar aquello que dices. En particular al hablar a un auditorio de corte cientifico, contarlo todo como si fuera de creacion propia resta credibilidad, y en cambio apoyarte en lo que otros han estudiado (y darles el credito) te situa como conocedor de todos esos desarrollos: tu valor esta en filtrar y fusionar adecuadamente, y crecer desde ahi.

    2.- responder adecuadamente a las preguntas. Una pregunta es la oportunidad de mostrar que sabes aun mas de lo que cuentas, y que lo has omitido para ser mas claro y no porque lo desconozcas. A veces consigo construir los mensajes de modo que es altamente probable que me hagan la pregunta que espero. Ademas, suelo llegar antes al lugar y eso me da oportunidad de charlar con los asistentes que tambien llegan pronto. En esa interaccion, entre las diferentes ventajas que se podemos construir (ese es otro post!) podemos proponerles que se animen a preguntar algo en relacion con esa conversacion pre-presentacion que hayamos juzgado interesante y que sabemos que dominamos.

    Gracias por el blog! Saludos

  2. dice

    Muy interesante el articulo como siempre Roger.
    Personalmente pienso que se puede hacer lo siguiente:
    1. Referenciar y sustentar con citas de expertos en el tema. Eso aporta profesionalismo a la presentacion y sugiere conocimiento del ponente y estar documentado.
    2. La interaccion es importante y que los participantes puedan hacer por si mismo es lo mas eficaz en materia pedagogica, pues el 80% de lo que aprendemos lo hacemos cuando a nuestra vez enseñamos a otros por la experiencia.
    3. Las imagenes valen mas que mil palabras y que sean actuales, y sin errores ortograficos pues eso si que demuestra poca credibilidad y seriedad.
    Un saludo ahora desde Peru

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *